Gastronomía. El pan, la inesperada vedette en la mesa