Elie Saab. Nos guía por las ruinas de su casa, tras la explosión en Beirut

El genial diseñador Elie Saab, en el centro de la imagen con anteojos oscuros, junto a su hijo Elie Junior, de remera negra, y su asistente Johnny Zeitoun recorren la casa que prometen reconstruir pronto.
El genial diseñador Elie Saab, en el centro de la imagen con anteojos oscuros, junto a su hijo Elie Junior, de remera negra, y su asistente Johnny Zeitoun recorren la casa que prometen reconstruir pronto. Fuente: AFP
(0)
25 de agosto de 2020  

En abril de 2009, el diseñador Elie Saab nos recibió en su casa de Beirut. Ya nos había abierto las puertas de su espectacular piso parisino, donde alguna vez presentó sus colecciones, pero en esta oportunidad estaba muy orgulloso de recibirnos en su ciudad natal.

La propiedad, de seis habitaciones, conservaba el viejo estilo local de ventanas y puertas arqueadas, techos altos y piedra alisada. "Es una casa libanesa antigua, de principios del siglo XX, que ha sobrevivido todo el período de guerras que asolaron el país", le contó a Naty Abascal.

Ahora, desde el trágico martes 4 de agosto, la casa de Saab presenta una de las imágenes emblemáticas de la capital libanesa devastada por una explosión que dejó 170 muertos y más de seis mil quinientos heridos. La explicación oficial es que el estallido fue provocado por el incendio de un depósito, en el puerto, donde habían estoqueado una enorme cantidad de nitrato de amonio. Como todo a su alrededor en el barrio Gemmayzé, la mansión quedó en ruinas.

"Gracias a Dios, acá todos están bien", dice Elie Saab apenas pone un pie en lo que fuera su pequeño palacio estilo Las mil y una noches. Cada paso está acompañado por el ruido de los pedazos de vidrios que cubren el piso. Lo sigue de cerca su hijo mayor, Elie Junior. Estaban trabajando juntos en su taller, muy cerca de aquí, en el momento de la explosión. "Vi a mi hijo cubierto de sangre y no lo podía creer. Pensé: 'OK, está herido, pero está bien, sólo está cortado en su cabeza y en sus brazos'.

Fueron quince minutos que se sintieron como dos días. No era sólo un tema padre e hijo, estaba preocupado por todos en el atelier, siempre trabajamos como una familia, todos bajo un mismo techo", recuerda Saab. Algunas columnas del salón principal están caídas y del balcón que coronaba el frente de la casa no queda prácticamente nada.

"Vamos a empezar de nuevo", dice el diseñador con voz firme. La zona más afectada por la explosión concentraba una importante cantidad de galerías de arte y boutiques, como también bares y restaurantes. Los que habían logrado mantener sus puertas abiertas y sobrevivir a la peor crisis económica en la historia de Beirut recibieron la explosión como un tiro de gracia.

La imagen de 2009, tomada por Ricardo Labougle para ¡HOLA!, mostraba el salón principal en todo su esplendor, con el viejo estilo libanés.
La imagen de 2009, tomada por Ricardo Labougle para ¡HOLA!, mostraba el salón principal en todo su esplendor, con el viejo estilo libanés. Fuente: HOLA - Crédito: Ricardo Labougle

Así quedó la sala luego de la explosión
Así quedó la sala luego de la explosión Fuente: AFP

La casa, de principios de siglo XX, que sobrevivió a todas las guerras que devastaron el Líbano, quedó en ruinas tras el estallido del 4 de agosto
La casa, de principios de siglo XX, que sobrevivió a todas las guerras que devastaron el Líbano, quedó en ruinas tras el estallido del 4 de agosto Fuente: AFP

GOLPE A LA MODA

El sector creativo libanés, con gran reconocimiento en el mundo de la moda, está arrasado. La boutique principal de Zuhair Murad, otro de los gigantes de la moda nacido en este país, estaba ubicada a metros del puerto. El edificio, de varios pisos, con su nombre grabado en el frente, quedó en ruinas. "El esfuerzo de muchos años se hizo humo en un instante", escribió el premiado diseñador en redes sociales.

E inmediatamente después compartió su alegría de saber que todo su equipo había logrado salir del edificio antes de la explosión. En una entrevista con Vogue, contó: "Vimos que había fuego en el puerto, pero no pensamos que sería tan serio. Nos fuimos del edificio y después se produjeron las dos explosiones. Todo desapareció en un minuto. Gracias a Dios no perdimos a nadie, pero aún no podemos calcular el daño". Todo su archivo fue reducido a cenizas, junto con gran parte de su trabajo para las próximas colecciones ready-to-wear y couture. Sólo se salvó lo que estaba en su atelier de París, por supuesto.

Otro genio creativo que padeció la explosión fue Rabih Kayrouz, uno de los diseñadores preferidos de Céline Dion, con maison en París. Kayrouz tenía su taller en el Palacio Dagher, un edificio espectacular del siglo XIX, con arcadas y molduras, que ha quedado arruinado. Sin embargo, el diseñador no tiene dudas: "Esta bella dama se va a recuperar, estaremos de regreso rápidamente", asegura.

Durante la recorrida por la casa -que compró en 2006 y remodeló-, Saab fue encontrando fragmentos de su vida. Él y su hijo estaban en la ciudad cuando ocurrió la explosión, pero no en la casa: trabajaban en un taller cercano que también quedó destruido.
Durante la recorrida por la casa -que compró en 2006 y remodeló-, Saab fue encontrando fragmentos de su vida. Él y su hijo estaban en la ciudad cuando ocurrió la explosión, pero no en la casa: trabajaban en un taller cercano que también quedó destruido. Fuente: AFP

La explosión arrasó la casa de Elie Saab, pero también los talleres de otros dos talentos de la moda libanesa: Zuhair Murad y Rabih Kayrouz
La explosión arrasó la casa de Elie Saab, pero también los talleres de otros dos talentos de la moda libanesa: Zuhair Murad y Rabih Kayrouz Fuente: HOLA

La boutique más importante de Zuhair Murad, de varios pisos, que encierra también su principal taller, quedó en ruinas. Nadie salió lastimado ya que pudieron abandonar el lugar cuando vieron fuego en el puerto, antes de las explosiones
La boutique más importante de Zuhair Murad, de varios pisos, que encierra también su principal taller, quedó en ruinas. Nadie salió lastimado ya que pudieron abandonar el lugar cuando vieron fuego en el puerto, antes de las explosiones Fuente: HOLA

Rabih Kayrouz había radicado su taller en un edificio histórico: el Palacio Dagher, un edificio del siglo XIX vecino al puerto. "Vamos a resurgir", dijo el diseñador tras el estallido.
Rabih Kayrouz había radicado su taller en un edificio histórico: el Palacio Dagher, un edificio del siglo XIX vecino al puerto. "Vamos a resurgir", dijo el diseñador tras el estallido. Fuente: HOLA

Lo que quedó del lugar tras la explosión
Lo que quedó del lugar tras la explosión Fuente: HOLA

La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana
La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana Fuente: HOLA - Crédito: Grosby

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.