srcset

Casas de campo

En Ascochinga. Una vuelta por los detalles más puros de la elegancia criolla

Silvina Bidabehere
(0)
31 de marzo de 2020  

Es cierto que por ahora los únicos viajes que podemos hacer son imaginarios o virtuales. Sin embargo, viene bien hacer un recorrido online por sitios únicos como este que rescatamos de nuestro archivo tan rico como federal. A pocos kilómetros de Córdoba , en Ascochinga , visitamos la estancia La Carolina una de las más antiguas de la zona, con más de un siglo de historia a cuestas.

Los techos de casi cuatro metros y el notable espesor de los muros mitigan el calor en verano y convierten los ambientes en frescos refugios a la hora de la siesta.
Los techos de casi cuatro metros y el notable espesor de los muros mitigan el calor en verano y convierten los ambientes en frescos refugios a la hora de la siesta. Crédito: Santiago Ciuffo

Mirar el sol que cae sobre las sierras es uno de los placeres más gratos que, desde 1895 , La Carolina le depara a todos los que la visitan. Sus galerías , que rodean todo el frente de esta casona de líneas coloniales , tienen arcadas que enmarcan las magníficas vistas hacia las Sierras Chicas .

Sus galerías, que rodean todo el frente de esta casona de líneas coloniales, tienen arcadas que enmarcan las magníficas vistas hacia las Sierras Chicas.
Sus galerías, que rodean todo el frente de esta casona de líneas coloniales, tienen arcadas que enmarcan las magníficas vistas hacia las Sierras Chicas. Crédito: Santiago Ciuffo

Escondido en un antiguo camino de curvas y vados, en un pequeño cruce donde el asfalto se convierte en tierra y muchos pasan de largo hacia Jesús María o La Cumbre , se encuentra el pueblo de Ascochinga . Destino mágico de veranos de días de campo, asados a la cruz y cabalgatas, esta pequeña región del norte cordobés ha enamorado a familias que se afincaron en sus estancias históricas y cuyos hijos y nietos continúan volviendo año tras año.

El color ocre de una mañana de invierno en la que reinan el silencio y la calma serrana tiñe los corrales de un encanto sumamente especial .
El color ocre de una mañana de invierno en la que reinan el silencio y la calma serrana tiñe los corrales de un encanto sumamente especial . Crédito: Santiago Ciuffo

Un muro de pirca y una vieja tranquera junto a la ruta que llega desde La Granja y Salsipuedes, dejan adivinar que allí comienzan las tierras que en sus orígenes fueron parte de la Estancia Jesuítica Santa Catalina. Allí, una inscripción anuncia "La Carolina, 1895". Ese fue el año en que la familia de Julián Martínez decidió comprar estas tierras y ponerle el nombre de su mujer, Carolina Estrada de Martínez. Ellos habían llegado a esta región, asesorados por su amigo Julio Argentino Roca, quien había luchado con Martínez en la Guerra del Paraguay y, años más tarde se había casado con Clara Funes, heredera de la estancia La Paz, ubicada a muy pocos kilómetros de La Carolina. Según Roca, las bondades del clima serrano ayudarían a mejorar la salud de Alberto Martínez, hijo de Julián, que padecía asma.

A pocos kilómetros de Córdoba, en Ascochinga, visitamos la estancia La Carolina una de las más antiguas de la zona, con más de un siglo de historia a cuestas.
A pocos kilómetros de Córdoba, en Ascochinga, visitamos la estancia La Carolina una de las más antiguas de la zona, con más de un siglo de historia a cuestas. Crédito: Santiago Ciuffo

Con la familia Martínez Estrada como anfitriones, La Carolina se convirtió en el lugar de encuentros culturales de la época, con invitados como Carlos Pellegrini, Roque Saénz Peña y el mismo Roca , todos amigos de la familia, quienes pasaban la temporada de verano en estos pagos. Hasta hoy, la estancia sigue perteneciendo a los herederos de la familia Martínez Estrada, quienes mantienen intacto el estilo neoclásico característico de la casa, con sus amplias galerías, los rejados en hierro, los techos de tejas españoles y el uso de molduras decorativas .

Banderas de batallas, daguerrotipos, cartas y libros son fiel testimonio de un pasado que pareciera intacto tras los muros de La Carolina.
Banderas de batallas, daguerrotipos, cartas y libros son fiel testimonio de un pasado que pareciera intacto tras los muros de La Carolina. Crédito: Santiago Ciuffo

El espíritu de anfitriones de los descendientes de familia Martínez Estrada y su pasión por los caballos, hicieron que en 1950 se fundara el Ascochinga Polo Club , con Heriberto "Pepe Duggan", emblemático jugador del Abierto de Palermo, como primer presidente. Fue así como La Carolina se convirtió en epicentro del añorado polo de estancias , y sus torneos de verano, unos de los más importantes del interior del país. La Carolina y Ascochinga son de los destinos más pintorescos por su bucólico entorno.

El mobiliario original es de neto estilo colonial.
El mobiliario original es de neto estilo colonial. Crédito: Santiago Ciuffo

En sus interiores, poblados por recuerdos, pareciera como si el tiempo se hubiese detenido.

Desde las galerías y a través de antiguas puertas-ventana de madera con vidrio repartido se accede al living , con bibliotecas añosas y banderas que cuelgan en las paredes, provenientes de batallas libradas por miembros de la familia en siglos pasados. El ambiente está comunicado por medio de una arcada con el comedor .

Desde el comedor se accede a uno de los dormitorios, que da a la galería del frente de la casa.
Desde el comedor se accede a uno de los dormitorios, que da a la galería del frente de la casa. Crédito: Santiago Ciuffo

El comedor se distingue por su elegante sobriedad. La antigua mesa de caoba lustrada está iluminada por una araña de cristal que trajo la familia Martínez desde su casa de Buenos Aires -hoy embajada de Rusia- a principios de siglo XX. Sobre la pared cuelga un tapiz de seda español con el escudo de Castilla y León.

En un rincón del living se ubicó una antigua mesa de cartas, rodeada de fotos y libros que cuentan la historia de la estancia.
En un rincón del living se ubicó una antigua mesa de cartas, rodeada de fotos y libros que cuentan la historia de la estancia. Crédito: Santiago Ciuffo

Una elegancia criolla y austera reina en la decoración de todos los ambientes de la casa.

Como en la mayoría de los ambientes de la casa, los dormitorios principales se comunican con la galería a través de puertas ventana.
Como en la mayoría de los ambientes de la casa, los dormitorios principales se comunican con la galería a través de puertas ventana. Crédito: Santiago Ciuffo

En todos los cuartos de descanso , fantásticas camas de bronce acompañadas de un dressoir y roperos de caoba.

La antigua balanza funciona a la perfección.
La antigua balanza funciona a la perfección. Crédito: Santiago Ciuffo

El baño , que pareciera inmune al paso de los años, aún conserva sus pisos y cerámicos originales y la tina con patas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.