¿Hasta qué edad deberían creer en Papá Noel y los Reyes Magos los chicos?

Crédito: Pixabay
Daniela Chueke Perles
(0)
23 de diciembre de 2019  • 10:41

La edad promedio en la que un niño deja de creer en Papá Noel es alrededor de los 8 años, según la primera encuesta académica internacional "Santa" que se hizo el año pasado en el Reino Unido.

En dicho estudio, realizado por el psicólogo Profesor Chris Boyle, de la Universidad de Exeter, se preguntó a personas de todo el mundo cual fue la situación que los llevó a cambiar de opinión sobre la existencia de Santa Claus (el nombre europeo para Papá Noel), y cómo se sintieron cuando se dieron cuenta de que él no existía.

Boyle recibió 1200 respuestas de todo el mundo y sus conclusiones fueron que la edad promedio en que los niños dejaron de creer en Papá Noel era de ocho años.

Un tercio de los encuestados también informaron sentirse molestos cuando descubrieron que Santa no era real, mientras que el 15% se había sentido traicionado por sus padres y el 10% se sintió enojado. Alrededor de un tercio (30%) también dijo que su confianza en los adultos se había visto afectada por su creencia en Papá Noel.

Efectivamente, en todas las familias que celebran la Navidad, la pregunta acerca de la creencia en Papá Noel y los Reyes Magos cómo se desarrollará su presencia en los festejos es un tema de conversación que se plantea cada año.

Crédito: Gentileza

¿Vamos a escribirles una carta? ¿Prepararemos su bienvenida con el pasto para los animales, el vaso de agua y la chimenea o los zapatos para que estos personajes tan significativos para la fantasía de nuestros niños dejen sus presentes? ¿Iremos a saludarlo a alguna plaza o algún shopping? Y, la gran pregunta... ¿Hasta cuándo los niños deberían creer en Papá Noel y los Reyes Magos?

¿Estamos haciendo lo correcto al sostener la fantasía?

Según la licenciada Claudia Messing, psicóloga y socióloga, presidenta de la Asociación Argentina de Terapia Familiar y autora de Cómo sienten y piensan los niños de hoy y directora del curso Escuela para Madres y Padres, la respuesta a todas esas preguntas es una: depende de cada familia, de cómo se festeje la Navidad, de las creencias, de las costumbres y tradiciones de cada familia.

"En realidad, los chicos son los que sostienen la creencia y los padres se van adaptando a la percepción que tienen los chicos, acompañando, sin se ellos como padres los que tienen la responsabilidad de desarmar esa fantasía", explica Messing. "Habitualmente, esa fantasía suele caer a través de comentarios de los primos, los amigos y compañeros de la escuela, otros pares, tal vez unos años mayores que los desafían: ¡sos chiquito, todavía creés en Papá Noel!".

En esos momentos en general es cuando los padres resuelven dejar de sostenerles la fantasía o al contrario, refundarla, todo depende de las creencias y de la angustia que manifiesta el niño cuando recibe esta información de los amigos y les hace la pregunta a sus padres.

Cuándo preocuparse

Respecto a lo bueno de cuidar las fantasías, Messing subraya que todos sabemos que hay un mundo mágico en los niños que hay que cuidar. "La tradición de Papá Noel y los Reyes Magos tiene algo muy lindo para la mente de los chicos, la costumbre de dejarles el pastito, el vasito, los zapatos para recibirlos, deja en los niños los más hermosos recuerdos de la infancia. Considero que es buenos que los padres prolonguen esto hasta que los chicos quieran sostenerlo, hasta que los propios chicos ya necesiten dejar de lado esta fantasía. No hay una edad adecuada para ello.", recomienda.

Con respecto al impacto que provoca en los niños el enterarse que "los reyes son los padres", Messing subraya que generalmente se da en forma fluida, a los 6, 7 u 8 años en que los chicos van sacando sus propias conclusiones. "Hay un pasaje, una transición en la que los chicos hacen como que todavía creen, es una complicidad mutua entre los padres y el chico donde va cayendo la fantasía, pero se prolonga en pos de los festejos y de las costumbres".

Solo habría razones para preocuparse si los chicos manifiestan excesiva angustia, obsesividad, enojo hacia los padres. "En esas circunstancias puede estar pasando otra cosa y una consulta con un profesional podría ayudar", concluye Messing.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.