Estudios culturales. Historias de cultos y religiones extremas, la última obsesión de la cultura pop