Martín Garabal. "Hacer chistes es una forma de sobrevivir"

Es dibujante, humorista, genera contenidos de ficción para web y tevé, y conduce el programa de radio Últimos cartuchos junto a Migue Granados
Es dibujante, humorista, genera contenidos de ficción para web y tevé, y conduce el programa de radio Últimos cartuchos junto a Migue Granados Fuente: LA NACION
José Totah
(0)
9 de mayo de 2020  

Hay un cliché muy grande en pensar que el solo hecho de estar aislados por el coronavirus debería generar un estado creativo: cocinar, dibujar, escribir, hacer yoga por Zoom o redescubrir pasiones y hobbies que, antes de la pandemia, ni siquiera estaban ahí.

"No sabemos cómo va a ser el mundo después de esto y nuestro cerebro no se acostumbra a tener que estar encerrados; ya es demasiado trabajo como para que encima se nos ocurra algo creativo", entiende Martín Garabal, dibujante, humorista, productor de contenidos de ficción para web y tevé, y conductor del programa Últimos cartuchos, por Vorterix, junto a Migue Granados.

"No me estoy haciendo el sexy", se ríe Garabal, echado en su cama cuando atiende la videollamada de la nacion. "Es que tengo el cargador en el cuarto", avisa el productor, que entre sus muchas facetas actuó en películas, fue chef antigourmet de un programa de cocina, trabajó en un magazine de la televisión pública y en Peligro sin codificar, con Diego Korol. También fue conductor de Periodismo total, una parodia fabulosa a los noticieros de acá. En los contenidos que genera, siempre hay una veta incómoda en la interpretación de sus personajes, que oscilan entre el cuelgue atómico y la desesperación de gustar al otro, aunque el otro no quiera saber nada. No saber encajar nunca esa es la cuestión.

La semana que se declaró el aislamiento social y preventivo, Garabal estaba a punto de lanzar la tercera temporada de Famoso, una serie de entrevistas con actores y luminarias locales. "Las primeras dos temporadas se emitieron por las plataformas digitales de I.Sat y la tercera fue adquirida y coproducida por UN3 -el canal de tevé de la Universidad de Tres de Febrero-, para ser estrenada en Flow; está en un 95% hecha y quedó en stand-by hasta que se levante la cuarentena", cuenta. Se trata de reportajes de entre cinco y siete minutos a figuras consagradas, desde Adrián Suar hasta Lali Espósito, Leonardo Sbaraglia o Juan Minujín. "El personaje que interpreto trata de convencerlos de que participen en una ficción pésima que yo mismo escribí. A lo último aparece el corto, que está mal actuado y mal escrito pero bien hecho, y aparecen todas estas figuras. Es una sorpresa tras otra", adelanta, muy entusiasmado.

-¿La radio sigue siendo tu terreno firme?

-El programa de radio va por el cuarto año y es un eje troncal de mi vida, que complemento con cuestiones de mi profesión para las que me formé, que tienen que ver con generar contenidos de ficción para la web y para el formato televisivo, además de mi actividad vinculada al dibujo (en 2018 presentó un libro, La vida real, una recopilación con dibujos que hizo durante más de una década).

-¿Cómo te pegó la cuarentena a nivel creativo y en tu estado de ánimo?

-De ánimo estoy bien, no tengo mayores inconvenientes. La primera semana quizás fue un poco más maníaca y sentía la presión de aprovechar esto de alguna manera. Nunca estuvimos en un escenario tan incierto, sin saber cómo va a ser el mundo en los próximos meses. A nivel creativo, no me estoy inspirando para pensar en nada más profundo que esto, que es un montón.

-¿Cuál es el humor que te interesa hacer en radio y en las series que producís?

-En radio lo que hacemos es como un "tercer humor", que tiene cosas de Migue, un exceso más propio de él, una búsqueda de eficacia o remate, y cosas mías, más desconcertantes o con cierta mirada crítica y de incomodidad. Nos fuimos tiñendo mutuamente. Es un humor que no se preocupa demasiado por dar explicaciones. Pero estamos en una era en la que los contextos no existen y gran parte de los conflictos se generan sacando las cosas de contexto.

-¿Generar incomodidad es un gran recurso para ser divertido?

-La incomodidad me gusta dentro de un código; cuando me genera un dolor de cabeza entro a padecerlo. Si yo coincido con alguien en una idea y estoy haciendo una propuesta irónica y el otro no entiende la ironía y se ofende, entonces ya no es divertido tener que aclarar. En el humor no se trata solo de hacer reír sino que también se cuela una línea de lo que pensás. Siempre trato de estar con un pie afuera para entender lo que está pasando y, de alguna manera, parodiarlo. Estar un poco afuera es una zona segura porque nunca te terminás de embarrar del todo.

-Pero seguramente te habrás embarrado más de una vez .

-El comediante Ricky Gervais habla mucho del error de confundir el "objeto del chiste". Hay gente que se escandaliza antes de tiempo porque algo de eso la paraliza. No es lo mismo hacer un chiste con el tema del cáncer, que quizás tenga que ver con procesar la angustia que produce la enfermedad, que reírte de un tipo que tiene cáncer. Cuando alguien se ríe porque lee que el tío del marido de Pampita tiene coronavirus, en realidad no se está burlando de esa persona que no conoce, y ojalá no le pase nada, sino más bien de los medios que titulan esas cosas.

-¿Es difícil hacer reír?

-En principio te diría que no soy un tipo que se ría tanto. La que más me hace reír es mi hermana Victoria; es muy graciosa y ácida. En el humor defiendo mucho la autenticidad. Ser original ya no es una posibilidad porque estamos en una era en la que se hizo todo. Entonces solo queda que la propuesta sea propia, genuina, personal. Estoy totalmente en contra de la idea de que no se pueden hacer chistes con tal o cual tema. Si te apasiona hacer chistes, vas a encontrar temas nuevos, siempre. Si te quejás de eso, estás haciendo mal tu trabajo y no querés evolucionar. Lo único que te mantiene joven es escuchar a las nuevas generaciones, tratar de ir mejorando y cambiando el chip.

-De todos los memes y chistes que te habrán llegado sobre la pandemia, ¿cuál te hizo reír a carcajadas?

-Me gustan mucho esos videos de los funerales africanos, porque en un punto sentís esa parodia que sobrevuela al hecho de que la muerte está flotando. Y también esos chistes del tipo que está brindando en Año Nuevo y dice: "En el 2020 la rompo". Hacer chistes es una forma de sobrevivir.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.