Mental, el entrenamiento tan esencial como el físico

La fortaleza mental es fundamental para entrentar la presión y está vinculada con el rendimiento deportivo
La fortaleza mental es fundamental para entrentar la presión y está vinculada con el rendimiento deportivo
Malú Pandolfo
(0)
11 de noviembre de 2019  • 19:05

No hace falta enumerar los casos de deportistas de alto rendimiento que en algunas ocasiones brillan y, en otras, les es imposible alcanzar el éxito. Parecería que el entrenamiento físico está en su máximo nivel y, en cambio, el mental está desatendido.

En toda competencia deportiva la cuestión pasa tanto por lo físico como por lo mental. "La fortaleza mental es fundamental para la respuesta frente a la presión y está vinculada al rendimiento elevado de todo deportista", señalan Ricardo Labrone y Malvina Mierez, coachings ontológicos profesionales formados en PNL (programación neurolingüística) y reprocesamiento emocional asistido, y directores del Centro Ciemec (Centro de Alto Rendimiento Mental).

Los músculos se entrenan y con el tiempo mejoran su rendimiento. Lo mismo sucede con la mente. Para potenciar las habilidades físicas "es tan necesario entrenar los músculos como la mente: ella es quien domina las pasiones y maneja las facultades que conducen a obtener resultados físicos. El rendimiento del cuerpo es, además de físico, el resultado de lo que cada uno piensa y siente", añaden.

Es tan necesario entrenar los músculos como la mente
Es tan necesario entrenar los músculos como la mente

Algo más que músculos

  • ¿Cómo se entrena? Con un entrenador mental, mediante conversaciones, en las sesiones se identifica aquello que se quiere lograr o modificar. Luego, se planifican entrenamientos que atienden lo objetivos a desarrollar. En su entrenamiento, el deportista detecta y modifica acciones, pensamientos o emociones con el fin de llegar al resultado esperado.
  • Un proceso. El entrenamiento mental es un proceso en el que se entrenan pensamientos, emociones y la adaptación del cuerpo: el desarrollo del cerebro está relacionado con el movimiento.
  • Objetivos. Los coachs mentales trabajan los objetivos de los deportistas: ellos deben conocer su meta y ser conscientes de los progresos obtenidos.
  • En acción. Se trabaja la resolución de conflictos mentales y emocionales, la falta de motivación, la baja autoestima, la tolerancia a la frustración, los miedos y ansiedades, la confianza, la autoexigencia, los bloqueos y el estrés en competencia. Así, el deportista optimiza sus recursos y mejora su rendimiento, dado que bloquea las interferencias mentales o emocionales que surgen en la competencia.
  • ¿Habilidades y cualidades necesarias para la excelencia deportiva? Son la confianza en sí mismo, la autoestima, la motivación, el compromiso y la actitud correcta frente al desafío. El entrenamiento mental apunta a contar con dichas herramientas.
  • Las emociones, claves. Se dice que los pensamientos afectan a las emociones y que éstas influyen en el comportamiento. Aplicado al deporte, se diría que las emociones pueden modificar la percepción y, en consecuencia, la toma de decisiones.
  • Diferencial. En alto rendimiento el aspecto psicoemocional es el que, justamente, marcará la diferencia frente a cuestiones físicas, técnicas y tácticas, si éstas se encuentran alineadas.

Es importante evitar poner el foco en errores anteriores y, en cambio, atender el presente
Es importante evitar poner el foco en errores anteriores y, en cambio, atender el presente

En la práctica

  • Ser positivo. Para poder dar todo de sí, es clave que la atención y la intención estén concentradas en pensamientos positivos, que en ese momento son los objetivos que se quiere lograr. Por eso, apuntar a la acción y no al resultado. Además, una actitud positiva va a contribuir a disfrutar el deporte elegido.
  • Tener confianza. En todo momento es fundamental creer en que se puede. Ayuda en esto recordar fortalezas y éxitos alcanzados.
  • Contar con un objetivo claro. Si además es específico, el fin justifica la tarea.
  • Motivación, siempre. Es imprescindible saber cuál es el motivo interno que empuja la actividad.
  • Disciplina, ante todo. Dieta o entrenamiento físico pueden no resultar atractivos. Por eso es tan importante tener la constancia suficiente para realizarlos de la mejor forma posible.

Descartar

  • No a los pensamientos negativos, del tipo de no puedo o no soy bueno para esto.
  • Tampoco suman las preocupaciones del futuro, con pensamientos centrados en lo que no está pasando todavía.
  • Evitar poner el foco en errores anteriores y, en cambio, atender el presente.
  • No usar la palabra derrota sino aprendizaje; reemplazar problema por desafío.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.