Pensó que era dueño de una pintura millonaria, pero se llevó una ingrata sorpresa

El hombre llevó una obra de arte de la que su familia era poseedora hacía décadas a un programa de televisión, y ahí un especialista le reveló la cruda verdad que escondía ese cuadro
El hombre llevó una obra de arte de la que su familia era poseedora hacía décadas a un programa de televisión, y ahí un especialista le reveló la cruda verdad que escondía ese cuadro Crédito: Captura de video
(0)
28 de julio de 2020  • 20:15

El mundo del arte es un misterio que, a veces, solo saben decodificar los expertos. En Inglaterra, un hombre pensaba que era poseedor de una pintura valiosísima, por quien se suponía era su autor y por su antigüedad. Pero resultó que esa obra, que estaba en su familia desde hacía generaciones, no era tan valiosa como él suponía. Y descubrir ese fiasco dejó al hombre totalmente decepcionado.

Todo ocurrió esta semana al aire en el programa televisivo de la cadena BBC, Antiques Roadshow, donde la gente lleva diversas antigüedades familiares para que un experto en arte las evalúe y cotice.

Un hombre que creía poseer una pintura valiosísima se lleva una terrible decepción

00:50
Video

En este caso, un invitado que llegó a la emisión llevaba una pintura enmarcada en oro con un catálogo de la subasta donde lo había adquirido algún miembro de su familia decenas de años atrás. Se trataba, según lo que el hombre había creído, de una obra del retratista británico Peter Lely, que desarrolló su trabajo artístico en el siglo XVII.

Esos datos fueron transmitidos tal cual por el invitado al citado programa a Rupert Maas, que es el especialista en arte que evalúa cada obra que llega ante sus ojos. El portador de la obra estaba convencido de que el precio de la misma, de acuerdo a sus cálculos, no bajaría del millón de libras (US$1.280.000). Pero la verdad lo sorprendería.

La primera desilusión que se llevó el hombre fue la que llegó cuando el experto le dijo que la pintura que tenía no era original de Lely, sino una copia pintada siglos después.

Maas dijo que el catálogo de 1845 que había llevado el participante del programa indicaba que la pintura era una de las de Lely, pero allí había una descripción muy imprecisa del acto de descripción comercial, del momento de la adquisición.

La obra del retratista Lely, que se suponía era del Siglo XVII, no era ni de Lely, ni del siglo XVII
La obra del retratista Lely, que se suponía era del Siglo XVII, no era ni de Lely, ni del siglo XVII Crédito: Captura de video

"Lo que pasaba con Lely, que era un gran retratista, es que cuando murió dejó cientos de retratos y versiones a medio hacer de otras obras", le dijo el experto al invitado.

"Sus estudiantes y asistentes de estudio terminaron esos cuadros muy rápido, y los vendieron a todos, de modo que su patrimonio completo generó algo así como £30.000 (US$ 38.000), que en el siglo XVII que era una cantidad importante de dinero. Era un autor muy popular", agregó el especialista.

Pero el experto asestaría otro golpe a la ilusión del invitado cuando le dijo que la obra que había llevado no respondía siquiera a una de las que hicieron sus estudiantes.

El valor de la obra: la decepción final

"El secreto aquí es no mirar demasiado de cerca -señaló Maas. Lo siento, pero creo que me temo que es la sombra de un sueño. Ni siquiera este cuadro es de un asistente de estudio. Creo que es una copia de mucho tiempo más tarde".

Luego, el especialista en arte y antigüedades siguió dando detalles sobre la falsedad de la obra. Habló de que tenía una "escala reducida", señaló que el marco también "había sido copiado" y que los colores "son un poco más llamativos de lo que cabría esperar".

Aseguró que, por lo que se veía, la copia era del siglo XIX.

El participante oculta en una sonrisa su rotunda decepción: el cuadro pasó de valer un millón de libras a tan solo seiscientas en un segundo
El participante oculta en una sonrisa su rotunda decepción: el cuadro pasó de valer un millón de libras a tan solo seiscientas en un segundo Crédito: Captura de video

Sobre el final, el especialista Maas sentenció la peor noticia para el crédulo invitado a su programa: "Si se tratara de un Lely original, estaría bastante cerca del millón de libras. Pero tal como está, probablemente valga, no sé, unas £600 (US$775)".

Las dos últimas palabras del experto en arte fueron una clara descripción de la sensación que se traslucía en la cara del hombre que llevó la obra. "Lamento decepcionante", dijo sobre el final Maas, a lo que el hombre, con una sonrisa que era para no llorar, le agradeció igual su honestidad experta y brutal.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.