Polémica en las redes: #HijabDay versus #NoHijabDay

Gustavo Noriega
Gustavo Noriega PARA LA NACION
Crédito: TT
(0)
5 de febrero de 2020  • 00:59

El sábado fue un día de discusiones intensas en las redes. Sin embargo, eso no se reflejó en la Argentina, porque la disputa tenía que ver con la modernidad y la globalización y su lucha contra la opresión de origen religioso, y nosotros preferimos cocinarnos en nuestros propios mediocres conflictos internos. Ese día se celebraba en el mundo digital musulmán el #HijabDay, es decir, la reivindicación del velo que las mujeres de esa religión deben llevar sobre su cabeza y cuerpo porque Allah así se los pidió. La discusión se produce porque aquellas mujeres que viven o fueron educadas en países predominantemente musulmanes y que rechazan el uso obligatorio del velo proponían el #NoHijabDay, un gesto de rebeldía que en Irán es castigado severísimamente.

El hijab es un tipo particular de velo, el pañuelo simple usado sobre la cabeza que deja la cara libre pero el término se extiende vulgarmente a otro tipo de recubrimientos, como el chador, el niqab y el burka. Estos dos últimos en particular recubren totalmente el cuerpo de la mujer musulmana y dejan apenas una abertura rectangular mínima para los ojos.

¿Cómo explican los musulmanes el uso de esta prenda? (cito textualmente a la página Religión del Islam): "¿Por qué las mujeres musulmanas cubren sus cabezas?".. La respuesta es muy sencilla, las mujeres musulmanas cubren sus cabezas porque de esta manera Allah se los ha mandado". Y cita:

"¡Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran con el manto. Es lo mejor para que se las distinga y no sean molestadas. Allah es indulgente, misericordioso. [Noble Corán 33:59]"

Las feministas argentinas de formación progresista no sintieron la necesidad de expresarse en las redes al respecto: ni las escritoras ni las versadas en temas internacionales sintieron que las mujeres iraníes, obligadas al uso de hijab por ley y en una condición de sometimiento abrumadora, eran merecedoras de compasión. Mucho menos el saludo a las valientes que desafían la obligatoriedad exponiéndose a posibles represalias, incluso cuando ya se han exiliado a países en donde la mujer tiene una situación enormemente más equilibrada (es decir, a democracias liberales, aquellas en donde las feministas radicales denuncian represión y sometimiento).

Yasmine Mohammed, activista en el movimiento libre de Hijab, en redes sociales contra el #HijabDay

00:28
Video

La activista Yasmine Mohammed ha impulsado el #NoHijabDay. Yasmine nació en Canadá en el seno de una familia fundamentalista islámica. Su experiencia indica que, en sus propias palabras, a los nueve años "su infancia terminó". Al comenzar a usar el hijab que recubría su cuerpo hasta el piso "ya no podía andar en bicicleta, colgarse de las barras o nadar porque no podía mostrar nada de mi piel". Dice que de niña le inculcaron la idea de que si no se cubría, los hombres la iban a violar, que Allah estaba orgulloso de ella al usarla y, que de no hacerlo, ardería en el infierno por la eternidad. Yasmine alerta que el peligro de no usar el hijab dentro de una comunidad musulmana no disminuye por vivir en otro páis, más abierto, y cita el caso de Aqsa Parvez, asesinada en 2007 por su padre musulmán candiense para "salvar el honor familiar".

El progresismo contemporáneo tiene una contradicción de base que no quiere ni siquiera reconocer. Dentro de las democracias donde militan, apelan a valores eternos e inmutables, resumidos en la expresión "derechos humanos". Cuando se trata de países con otras costumbres pero internacionalmente alineados en contra de los EEUU, apelan al "relativismo cultural" para justificar lo que en su propia casa encontrarían repugnante e inaceptable.

Imaginemos que un machista argentino bajo amenaza violenta obligue a su mujer a vestirse de una determinada manera y se defendiera diciendo que se trata de una tradición latina que debe ser respetada. Nadie en su sano juicio aceptaría semejante argumentación. Pues bien, por acción u omisión eso es lo que el feminismo progresista está haciendo con las mujeres de formación musulmana

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.