Por qué nos quedamos en una relación infeliz

Cuando las personas perciben que sus parejas están muy comprometidas con la relación, son menos propensas a iniciar una ruptura
Cuando las personas perciben que sus parejas están muy comprometidas con la relación, son menos propensas a iniciar una ruptura Crédito: Unsplash
Mariana Israel
(0)
23 de diciembre de 2018  • 11:39

"¿Por qué no cortan de una vez?", solemos preguntarnos ante parejas donde la insatisfacción es evidente. Y esa pregunta, también nos interpela: ¿Qué es lo que hace que nos quedemos con alguien, a pesar de ser infelices?

¿Un motivo altruista?

Más que por egoísmo o inseguridad, muchas personas permanecerían en una relación insatisfactoria para evitarles un mal a sus parejas, sostiene una nueva investigación publicada en la revista científica Journal of Personality and Social Psychology.

Según los expertos, al decidir si terminar o no, tendríamos en cuenta no solo nuestros deseos, sino también cuánto creemos que el otro quiere y necesita el vínculo , explica un comunicado de la Universidad de Utah.

"Cuando las personas perciben que sus parejas están muy comprometidas con la relación, son menos propensas a iniciar una ruptura", explicó Samantha Joel, profesora asistente de psicología y autora principal del estudio.

"Al sentir que el otro depende demasiado de ella o de él, se sienten incapaces de alejarse", comentó al respecto Rosalía Beatriz Álvarez, psicoanalista y coordinadora del Departamento de Parejas y Familias de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA).

El propósito puede parecer bueno. El problema es que, ¿a quién le gustaría estar en pareja con alguien que en realidad quiere cortar?

Más vale malo conocido…

Para el Dr. Juan Eduardo Tesone, psiquiatra y miembro titular de APA, muchas parejas infelices perduran por miedo a la incertidumbre de un cambio. El psiquismo humano es conservador: teme a lo nuevo y a la sorpresa. Su inercia podría resumirse como "más vale malo conocido que bueno por conocer", explicó.

A veces, también, las personas repiten con sus parejas vivencias traumáticas previas o tienen estructuras de personalidad muy rígidas. "Son personas negativas, que piensan que hagan lo que hagan serán siempre infelices, entonces para qué cambiar", sugirió Álvarez.

Aprender a aceptar el caos

Los cambios provocan inquietud y desconfianza, añadió el psiquiatra. "Para que puedan tener lugar, es necesario aceptar un cierto grado de caos psíquico movilizador". Confrontarse con el dolor, el fracaso, la depresión y la desesperanza de terminar una relación. Lo dijo Nietzsche: "Hay que tener caos dentro de uno mismo para dar a luz a una estrella que danza".

Consejos para animarse

El Dr. Tesone brindó algunas recomendaciones para el momento de tomar la decisión de terminar una relación:

  1. Preguntarse si se desea un cambio e intentar delimitar de qué se trata, sin restringirse. Un cambio puede ser el inicio de otros.
  2. Advertir que no existen cambios aislados y aceptar sin culpa las consecuencias personales y en el entorno que estos puedan producir.
  3. Pensar que el cambio puede permitir otra forma de vida, más acorde a nuestra personalidad, deseo inconsciente y expectativas conscientes.
  4. No angustiarse por el caos transitorio.
  5. Descartar que todo tiempo pasado fue mejor.
  6. Confiar en la propia capacidad creativa de generar nuevos estados.
  7. Aceptar la fragilidad que nos hace humanos y pedir eventualmente ayuda profesional.
  8. No culpabilizarse por el efecto que el deseo de separación pueda tener en el otro. Es peor una inercia mortífera que un relativo caos que genere un proyecto vital.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.