Qué se lee en Yom Kipur

Las lecturas sagradas que se leen en Yom Kipur, el Día del Perdón
Las lecturas sagradas que se leen en Yom Kipur, el Día del Perdón Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
(0)
28 de septiembre de 2020  • 11:14

El Yom Kipur es una celebración judía también conocida como el Día del Perdón o la Expiación. Pertenece a una serie de días sagrados entre los que está comprendido el año nuevo judío o "Rosh Hashana".

Durante el Yom Kipur existe una serie de tradiciones y costumbres muy estrictas y populares para desarrollar durante la celebración de la fecha. Entre las más conocidas se encuentra:

  • Prohibición de ingesta de alimentos y bebida.
  • Restricciones en la vestimenta: no se pueden usar prendas de cuero ni joyas.
  • Prohibición de los hábitos de aseo corporal, lavado de dientes y utilización de cremas y bálsamos.

Pero otra de las características de esta festividad es la serie de oraciones que se leen en Yom Kipur y sus profundos significados vinculados al perdón, la reflexión y el arrepentimiento.

"Kol Nidre", la oración más simbólica del Yom Kipur

Dentro de las oraciones más características del Yom Kipur se encuentra el "Kol Nidre", el nombre en arameo de la declaración recitada en la sinagoga antes del servicio vespertino del día de la expiación.

El Kol Nidre es una expresión religiosa en la cual se revisan los votos de buenas acciones que se han respetado durante el año transcurrido, para abogar por el perdón divino de Dios.

La tradición implica que, antes de la puesta de sol, se abra el "hejal" (arca) en la sinagoga y los dos rollos de la Torá (texto que manifiesta la identidad religiosa del pueblo judío), sostenidos por dos rabinos o miembros elegidos de la comunidad.

Liturgia del Kol Nidre

La oración de apertura que da comienzo a la ceremonia con el ritual anteriormente mencionado recita lo siguiente:

"En el tribunal de los cielos y en el tribunal de la tierra, por el permiso de Dios, alabado sea, y con el permiso de su santa congregación, nosotros mantenemos que está permitido rezar junto con los transgresores de la ley".

Luego de esa oración inicial, la figura del "jazán" (cantor), entona una oración en arameo que se titula bajo el nombre de "Kol Nidre" (su significado es "todos los votos"). La melodía va en crescendo y repite por tres veces la siguiente oración:

"Todos los votos, obligaciones, juramentos y anatemas [...] que nos atan desde este Yom Kipur hasta el siguiente (cuya feliz llegada esperamos) quedan anulados. Quiera Dios redimir, absolver, perdonar, anular e invalidar y dejar sin efecto esos votos, que no nos aten ni tengan poder sobre nosotros, los votos no serán eficaces ni obligatorios, ni las promesas o juramentos".

Como siguiente instancia, el oficiante de la oración y la congregación completa recitan al unísono y repitiendo por tres veces:

"Y será perdonada toda la congregación de los hijos de Israel, y el extranjero que vive en medio de ellos, viendo que todo el pueblo estaba en la ignorancia".

Finalmente, el cierre del Kol Nidre a cargo del jazán recita:

"Bendito seas, oh Señor nuestro Dios, rey del universo, que nos ha preservado y mantenido con vida para esta celebración".

Dependiendo de la congregación en particular, podrían existir algunas alteraciones en esta versión de la típica oración. Por ejemplo, en muchos casos el versículo número XIV (19-20) se recita previo a la bendición.

El cierre de la oración se representa con la devolución de los rollos de la Torá al "hejal" y la continuación del servicio religioso.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.