srcset

Casas de campo

Ranchito en Entre Ríos. Rescatado del olvido hoy es un cálido refugio familiar

Viviana Alvarez
Magalí Saberian
(0)
14 de octubre de 2019  

"Nuestra ilusión es que en este lugar nuestros hijos construyan recuerdos entrañables de su infancia". Con este deseo amoroso, Maica Bruzzo define la razón de su refugio rural en la provincia de Entre Ríos. La construcción típicamente inglesa de principios de siglo XX estaba abandonada en los terrenos de un campo familiar. Cuando abrieron las puertas, comprobaron con alegría que tanto la estructura como los materiales se mantenían en buenas condiciones y decidieron rendir tributo a tanta nobleza dejando intactas las paredes de ladrillo a la vista (solo las pintaron de blanco), los tirantes de pino tea, la escalera y el piso de madera de pino Brasil de la planta alta.

Mesa con base de petiribí y tapa de mármol de Carrara y lámpara 'Viento' (todo de Mesopotamia BA). Manta de lana merino (Peonía). Perchero de asta traído de un viaje.
Mesa con base de petiribí y tapa de mármol de Carrara y lámpara 'Viento' (todo de Mesopotamia BA). Manta de lana merino (Peonía). Perchero de asta traído de un viaje. Crédito: Magalí Saberian

En la planta baja se encuentran el living comedor, la c ocina y el baño. Sobre esta base, Maica, una de las artífices de la marca Mesopotamia BA, planteó una decoración que invita a amucharse cuando cae el sol, y a disfrutar del paisaje, los juegos y los trabajos de campo no bien despunta la mañana.

El piso de calcáreos es nuevo, y se complementa a la perfección con el estilo del ranchito.
El piso de calcáreos es nuevo, y se complementa a la perfección con el estilo del ranchito. Crédito: Magalí Saberian

Maica y su marido, Ignacio Ruiz Orrico, que es arquitecto y ahora trabaja en el campo, tienen cuatro hijos: Santos, de 11 años; Isabel, de 9; Alfonso, de 4 y Silvestre, de 11 meses. Para ellos, la escalera es un juego más dentro de la casa.

"La escalera fue lo único que nos pareció polémico por los chicos. Pero decidimos dejarla y se adaptaron enseguida", cuenta Maica.

Encontraron tiradas las estructuras de las sillas y las mandaron a tejer nuevamente en mimbre.
Encontraron tiradas las estructuras de las sillas y las mandaron a tejer nuevamente en mimbre. Crédito: Magalí Saberian

"Las ventanas no tienen postigos ni cortinas. No conseguimos quién los hiciera y, la verdad, nos gusta disfrutar de la luz que entra y de las vistas largas desde adentro".

Manta, almohadones, biblioteca 'Percha' banquito de mimbre y florero (todo de Mesopotamia BA).
Manta, almohadones, biblioteca 'Percha' banquito de mimbre y florero (todo de Mesopotamia BA). Crédito: Magalí Saberian

"Somos muy silloneros", proclama Maica y se nota por las dimensiones de este modelo con funda de canvas 'Acacia' hecho a medida (Tienda Mayor), que ocupa los 3 metros de ancho del ambiente.

Mesa baja (Paul French Gallery). Canastas compradas en una feria de artesanos de Resistencia. Alfombra de cuero comprada en un puesto de la ruta 14. Apliques de pared (Juan Brie).
Mesa baja (Paul French Gallery). Canastas compradas en una feria de artesanos de Resistencia. Alfombra de cuero comprada en un puesto de la ruta 14. Apliques de pared (Juan Brie). Crédito: Magalí Saberian

"Durante el día, la casa es pura claridad. A la noche la iluminación es muy tenue: con los dos apliques y la lámpara sobre la mesa, alcanza".

Sillas de hierro pintadas y retapizadas. Mesa 'Saarinen' heredada. Vajillero de hierro pintado de 'Azul Laguna' (Mesopotamia BA).
Sillas de hierro pintadas y retapizadas. Mesa 'Saarinen' heredada. Vajillero de hierro pintado de 'Azul Laguna' (Mesopotamia BA). Crédito: Magalí Saberian

Azul y verde: colores que identifican a las casas de campo y dan la nota en este interior.

Sillones tapizados en lino de arpillera (Mesopotamia BA). Salamandra (Bosca). Canasta para leña (La Urraca). Manta en lana merino (Peonía).
Sillones tapizados en lino de arpillera (Mesopotamia BA). Salamandra (Bosca). Canasta para leña (La Urraca). Manta en lana merino (Peonía). Crédito: Magalí Saberian

En la planta alta se encuentra un gran ambiente que es cuarto y playroom. Cuando llueve, los chicos pasan horas jugando y los grandes, mateando al calor de la salamandra.

Sobre la base blanca, los tonos, las vetas y las texturas de las diferentes maderas generan una composición cálida y esencial.

Respaldo con funda de lino pintado a mano. Lámparas colgantes de hoja de palma hechas por artesanos de Chaco (Romero Hecho a Mano). Bandeja (Falabella). Tazas (La Urraca).
Respaldo con funda de lino pintado a mano. Lámparas colgantes de hoja de palma hechas por artesanos de Chaco (Romero Hecho a Mano). Bandeja (Falabella). Tazas (La Urraca). Crédito: Magalí Saberian

Los chicos siempre están con nosotros y nos gusta que sea así. Tanto aquí como en Buenos Aires estamos acostumbrados a pasar mucho tiempo juntos
Maica

Cuna heredada y pintada en verde 'Celadón' de la paleta de Mesopotamia BA para Prestigio. Chichonera, contenedor de juguetes y cómoda 'Corrientes' enchapada en petiribí (todo de Mesopotamia BA).
Cuna heredada y pintada en verde 'Celadón' de la paleta de Mesopotamia BA para Prestigio. Chichonera, contenedor de juguetes y cómoda 'Corrientes' enchapada en petiribí (todo de Mesopotamia BA). Crédito: Magalí Saberian

Las camas de los chicos y el banco largo estaban desde hace años en el campo. El piso de tablones anchos de pino Brasil está intacto.

Alfombra (Kasbah). Para mayor seguridad, la escalera tiene una tapa.
Alfombra (Kasbah). Para mayor seguridad, la escalera tiene una tapa. Crédito: Magalí Saberian

Aprovechados al máximo, estos 60 m2 alcanzaron para tener un espacio cómodo e íntimo dentro del campo, que recibe cada feriado a un familión con varios niños.

En el baño, mueble hecho con una cómoda heredada. Espejo de hierro (Mesopotamia BA).
En el baño, mueble hecho con una cómoda heredada. Espejo de hierro (Mesopotamia BA). Crédito: Magalí Saberian

Arriba, Maica de cara al sol en un alero de la planta alta del rancho. Por ahí subieron todos los muebles. El resto de las puertas son bajas y angostas.

"Aquí no hay pantallas, ni tele, ni Netflix. Cada día, después de desayunar, salimos a disfrutar de la naturaleza. Esta sencillez y tranquilidad es exactamente lo que queríamos".

El frente tiene las señales de las típicas construcciones inglesas.
El frente tiene las señales de las típicas construcciones inglesas. Crédito: Magalí Saberian

"De a poco empezamos a ocuparnos de los caballos, a armar nuestra rutina y nuestro paisaje".

Crédito: Magalí Saberian

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.