srcset

Restaurantes

San Honorato, el restaurante cordobés de autor custodiado por el santo de los panaderos

Gabriela Origlia
(0)
30 de septiembre de 2019  • 13:23

CORDOBA. En 2001, el patrono de los panaderos, San Honorato, tomó posición en una esquina de un antiguo edificio del barrio General Paz que se convirtió en el primer restaurante de cocina de autor de Córdoba. La presencia del santo francés se explica porque en el lugar, construido en 1897, funcionó la tradicional panadería Belgrano; los vecinos más antiguos todavía recuerdan el olor a anís que solía haber.

José Picolotti era comerciante del rubro textil; siempre le había gustado cocinar y solía bromear con que -cuando se jubilara- abriría un "comedor con cinco mesas". La oportunidad llegó antes de lo previsto; pasando por el barrio General Paz (a pocas cuadras del centro cordobés) vio el cartel de alquiler en la vieja esquina. "No había ojos para mirarlo, estaba todo destruido -cuenta a LA NACION-. La 'jefa' (NR: Susana Mijelman, su esposa) me apuró 'vas a poner o no'. Y así nació Honorato".

El exterior de San Honorato
El exterior de San Honorato Crédito: Gentileza

El edificio había sido panadería y casa de familia; ya había tenido obras de ampliación. En la reforma encontraron el viejo horno, el sótano y el espacio donde funcionaba la leñera y la caballeriza. El sótano se convirtió en la cava del restaurante. "Lo primero pensé era que había espacio para tener los vinos a temperatura de sótano; en esos años en casi todos lados lo servían a temperatura de cocina; pero además quise que la gente bajara a conocer entonces ofrecimos tentempiés 'para que no se comieran la panadera'. Terminó siendo un atractivo muy fuerte", apunta Picolotti.

La vieja caballeriza se transformó en El Patio de los Naranjos, donde se sirve tapeo, hamburguesas y fondeau. Conserva el piso original y las argollas donde se ataban los animales. Una espacio de reminiscencias españolas en el centro cordobés.

Cuando lo encontraron, estaba destruido, pero pudieron ver el valor de la construcción
Cuando lo encontraron, estaba destruido, pero pudieron ver el valor de la construcción Crédito: Gentileza

Picolotti, con el asesoramiento de Roal Zuzulich, uno de los mejores chef de Córdoba, eligió a Ricardo Espertino y a Omar Tamargo para la cocina. Idearon una carta de pocos platos, con sugerencias y apuestas innovadoras para aquel 2001. "Abrimos el 5 de noviembre de ese año; al mes el país estaba a los tiros. Logramos atravesar la crisis", dice.

Uno de los atractivos del lugar desde sus inicios es bajar a ver la cava
Uno de los atractivos del lugar desde sus inicios es bajar a ver la cava Crédito: Gentileza

A través de un vidrio los comensales -custodiados por San Honorato- pueden ver los colores, el vapor y el movimiento de los cocineros. En los inicios el menú cambiaba cada dos meses y ahora, cada tres. "Fue la ventaja de trabajar con gente joven, dispuesta a probar, a arriesgar y a aceptar también lo que yo quería. No quería genios", recuerda Picolotti.

Las tapas son uno de los atractivos de la propuesta
Las tapas son uno de los atractivos de la propuesta Crédito: Gentileza

A casi 17 años del inicio, elige como algunos de los platos "símbolos" de San Honorato los limones a la sal que se sirven en la cava; los sorrentinos de salmón a la plancha y el sabayón frío de lemoncello. No se olvida del helado de ajo, como una propuesta con "un toque personal". En el restaurante se hace todo, los fiambres, el pan, las escabeches. "Sólo entra queso y una parte del helado; transformamos todo lo que entra, es parte de nuestra genética", apunta el dueño.

Sus paredes y pisos cuentan la historia de la construcción
Sus paredes y pisos cuentan la historia de la construcción Crédito: Gentileza

Dolli Irigoyen-siempre admirada por Picolotti- fue la primera chef reconocida en cocinar en barrio General Paz; después pasaron todos. "Con participación de bodegas los fuimos trayendo; el nombre del restaurante empezó a ayudar. Una experiencia muy interesante. Ahora, hacemos otras experiencias, como la 'noche del bodegón'", describe. La carta tiene los "especiales" con un toque "diferente"; las sugerencias, que rotan periódicamente y los "de siempre" para los enamorados de algunos platos.

El lugar antes fue una panadería icónica, desde 1897
El lugar antes fue una panadería icónica, desde 1897 Crédito: Gentileza

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.