srcset

Lifestyle

Sándwiches. Cuatro opciones para comer al aire libre con protocolo incluido

Rodolfo Reich
(0)
10 de septiembre de 2020  • 00:37

Emblema de la gran cocina callejera mundial, los sándwiches se abren caminos en tiempos de pandemia gracias a su sabor y su practicidad. Son ideales para sentarse unos minutos en las mesas de las veredas recién estrenadas, donde disfrutarlos junto con una cerveza fría o una copa de vino. Son también fáciles de llevar en una bolsa y comer luego sobre el pasto de una plaza, recibiendo el sol en el rostro, respetando siempre los distanciamientos sociales. Fríos o calientes, no requieren de vajilla sino tan sólo las ganas de darles un buen mordisco. Desde un neoyorquino bagel salmón a una hamburguesa deliciosa, pasando por un querido sánguche de milanesa completo y una bondiolita a la parrilla, la ciudad de Buenos Aires tiene opciones para todos los gustos y en todos los barrios. Aquí, una recorrida por cuatro sándwiches recomendados.

Bagel de salmón

Ocupando una amplia y tranquila esquina, con un frente generoso que le permite colocar varias sillas y mesas al sol, Bourbon Brunch & Beer tiene una de las más bienvenidas propuestas de vereda del barrio de Palermo. Hay buenos cócteles (desde un Old Fashioned a un cuatro opciones de gin tonic), cervezas tiradas, vinos y una cocina repleta de sabores nacidos en el brunch pero que son disfrutables hasta que termina el día. El bagel es uno de los emblemas de la casa: gravlax de salmón casero (curado por más de 30 horas en vodka con sal, azúcar, pimienta, eneldo y granos de enebro y mostaza), queso crema acidificado con yogurt, alcaparras y unas cebollas encurtidas en vinagre de manzana y miel de romero. Sale con papas fritas, en un combo que es pura felicidad.

Sánguche de milanesa

Tras dos años de diseño, con el local ya listo desde marzo, Milanga acaba de abrir sus puertas como templo en honor al sándwich más argentino. "No puede ser que no había ningún local dedicado en exclusiva al sándwich de milanesa", dice Juan Manuel, uno de los socios detrás del proyecto. El lugar es precioso, con azulejos celestes y detalles que recuerdan a las viejas estaciones de tren, si bien está diseñado a modo de fast food para atender la siempre urgida demanda del Microcentro. Carteles luminosos en LCD con el menú a la vista y cajas donde realizar y recibir el pedido. Por ahora solo tienen disponibles unas pocas mesitas en la vereda, además del take away y delivery en un radio de dos kilómetros. Hay opciones de pollo, carne y milanesa de berenjena, también alguna ensalada y varios piqueos. Pero la estrella de la casa es el sándwich completo, que sale en pan tipo ciabatta (costra crocante y poca miga), con una gran milanesa de nalga recién frita, jamón, queso, huevo con la yema semilíquida, lechuga, tomate y un aderezo de la casa, todo en combo con papas fritas (caseras) y gaseosa o cerveza. Una gran idea, bien llevada a cabo.

Hamburguesa de lujo

Entre cientos de hamburgueserías con propuestas similares, hay unos pocos lugares que se destacan por calidad y constancia. Uno de ellos es Dolas, la casa nacida en 2017 en Canning (Ezeiza), que a finales de 2018 abrió una pequeña sucursal (exclusiva de take away y delivery) en Devoto. "Vamos a contramano de la moda, de esas burgers finitas y grasosas que suele ofrecer la mayoría. En nuestro caso elegimos un medallón mas parecido a los clásicos de pub neoyorquino", dice Malcom Lancioni, socio en Devoto y fanático estudioso de las hamburguesas. Uno de los mejores ejemplos para comprobar sus palabras es la Premium, que sale en pan brioche con un medallón de carne de 180 gramos, cebolla pochada, manteca y cheddar, pocos ingredientes que permiten reconocer la calidad de cada uno. Al tener poca grasa (usan un mix de 85% carne, 15% grasa), conviene pedirla entre jugosa y a punto, para disfrutarla al máximo. Para acompañar, las fritas con pulled pork, cheddar y jalapeños son muy buenas (viene la salsa aparte para no perder la textura crocante de las papas).

  • Dirección: Mariano Castex 3285 (Canning) y Av. Beiró 4942 (Devoto) / Instagram

Sándwich de bondiola

"Hace 21 años -yo tenía 28- se me ocurrió una idea gastronómica. Una carencia que había en Microcentro, entre los grandes asadores y las parrillas al paso. Hacer una parrilla a la que pudieran ir oficinistas, turistas, gente del cine y de los teatros. Se llamó Parrilla El Gaucho", recuerda en su cuenta de Twitter el carismático Jorge Ferrari, a modo de festejo por el aniversario de este restaurante que acaba de cumplir su mayoría de edad. Una parrilla bien porteña, en imagen y en propuesta, con todo aquello que se busca en un lugar así. Desde los clásicos cortes salidos de las brasas (bife de chorizo de 300 gramos, provoleta, chorizo de campo, entre muchos más) a bellezas de aires vintage como las costillitas de cerdo a la riojana o los lomitos en salsa de mostaza. Pero para una comida rápida y económica, los sándwiches son un comodín perfecto para comer en una de las mesas de la vereda, mirando una peatonal Lavalle casi desconocida por la poca gente que circula. Choripán, bondiola o lomito, todo con fritas, para condimentar con salsa criolla. Con 21 años de historia, El Gaucho sabe lo que quieren sus clientes

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.