srcset

Sexo a diario

Sexo a diario. Bienvenidos a la comunidad del sofá...

(0)
6 de noviembre de 2019  • 00:37

No han pasado ni dos años desde que empezamos a digerir la idea de compartir la cama con muñecos robotizados, que ya todo eso es obsoleto. Estamos en la era del fast pleasure. La neoliberación femenina y el crecimiento de las redes sociales no paran; y en esa carrera vertiginosa la industria del entretenimiento para adultos sigue reciclando viejos inventos para atender la demanda de una mujer exigente, que ya no tiene tiempo (ni ganas) de invertir en relaciones insatisfechas. Orgasmo o nada, parece ser el lema de las próximas generaciones. Para ellas (y para todos) el mercado se ha ocupado de lanzar una gama de artefactos cada vez más precisos y optimizados, capaces de simplificar la tarea de la masturbación y, fundamentalmente, garantizar el resultado.

En Europa, por ejemplo, ya circula un vibrador que se programa desde una app y que cuando apenas el usuario alcanza el clímax, automáticamente activa un delivery de pizza; pero lo que está causando furor entre las millenials son los nuevos succionadores de clítoris, unos aparatitos milagrosos por su eficacia y que además prometen desterrar para siempre al orgasmo con penetración. La humanidad ha estado cultivando durante siglos la idea del varón como administrador excluyente del goce femenino, pero claramente la tecnología está a punto de terminar con el mito. "Estamos viviendo una auténtica avalancha de pedidos y no damos abasto para empaquetar tanta alegría en tan poco tiempo. Incluso Correos nos dice que no caben más paquetes en sus camiones" decía una empleada de una tienda erótica de Madrid a la cronista del diario El País.

Los succionadores son comercializados por distintas marcas que ofrecen variadas experiencias de estimulación, todas centradas en el contacto directo con su majestad el clítoris. Unos funcionan mediante un "mini aspirador ajustable en ritmos e intensidades, estirando y acariciando en un masaje único; los hay también del tipo 'sónicos', que hacen oscilar una pequeña lengüeta suspendida en el interior de la boquilla masajeadora, y que genera ondas de ultrasonido capaces de hacer 'vibrar' el clítoris muchísimo más allá de su cabeza visible" detallaba otro experto, consultado en el artículo. Tanta potencia, en un cosito tan discreto.... Algunos (Satifayer, el que va primero en las ventas) combinan succión con vibración y tienen hasta 11 velocidades, es decir, son lo que un jet. Según datos a boca de urna, el 83% de quienes ya lo guardan en la mesita de noche alcanzó un orgasmo en solo dos minutos, contra los veinte (de mínima, con las preliminares de rigor y todo) que suele tomar el cuerpo a cuerpo con otro ser vivo.

Las redes sociales como Instagram también se están ocupando de evangelizar sobre el uso de los juguetes como herramienta para mantener una vida sexual activa y gratificante, y como antídoto a la falta de encuentros reales entre las personas; incluso muchas empresas del sector aprovechan sus cuentas oficiales para devenir en sex trainers, ejemplo, las fingerin stories de una conocida marca de condones ofrecen cursos para localizar y aprender a estimular las zonas erógenas. Sin dudas, estamos a punto de ver la caída de una de las "dictaduras" más largas de todos los tiempos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.