Robots que "cucharean" e influencers digitales: innovaciones que solucionan grandes problemas

José Del Rio junto a Sofía Terrile, periodista de LA NACION
José Del Rio junto a Sofía Terrile, periodista de LA NACION Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Malavolta
(0)
19 de junio de 2019  • 15:57

Vinilos con cenizas, robots que "cucharean" y robots influencers: el presente ya se parece bastante a la serie de tecnología distópica Black Mirror. La innovación como solución, puesta al servicio de grandes problemas, da como resultado también grandes negocios. En el evento de Innovación de LA NACION, se mostraron los inventos que están cambiando la manera de dormir, de estar solos y hasta de morir.

"El primer gran problema para la humanidad que se resolvió con creatividad e innovación son. los influencers quejosos", dijo Sofía Terrile, columnista de Comunidad de Negocios por LN+ . En diálogo con José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION, repasó la historia de Miquela Sousa, una imagen generada por computadora que suma 1.600.000 seguidores en Instagram y que ya sedujo a marcas como Coach y Balenciaga.

Luego, el diálogo pasó a temas más serios. Según un estudio Philips, el 64% de los argentinos duerme mal, principalmente por preocupaciones económicas. Además, el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos reveló que entre 2007 y 2016 aumentaron un 53% las ventas de medicamentos para dormir.

Sleep Number 360 es una cama equipada con tecnología biométrica de sensores que monitorea movimientos y ajusta la rigidez del colchón. Se vende a partir de los US$900. Otro caso es la vincha Dreem 2, que promete terminar con la polisomnografía (el estudio de la actividad cardíaca, respiratoria y neuronal durante el sueño). Monitorea actividad cerebral y ritmo cardíaco y cuesta alrededor de 400 euros.

Por 600 euros, también se puede conseguir a Somnox, un "robot" suave en forma de poroto que es apto para abrazos y que guía a sus "dueños" para respirar con calma.

Más adelante, habló del envejecimiento poblacional. Según la ONU, hacia 2050 la población mayor de 60 años será el doble de la que hay hoy. Hay una tendencia que se suma, que se llama "aging in place" o envejecer en el hogar. Según la Universidad de Georgetown, el 91% de los adultos mayores de 50 años prefiere quedarse en casa en su vejez en lugar de ingresar en geriátricos.

Para eso, hay todo un mercado de wearables o "tecnología vestible", como relojes que detectan caídas y envían señales de alerta a familiares o a servicios de emergencia. También hay robots de acompañamiento, como ElliQ, que cuesta unos US$1500 y es un asistente de voz con sensores de calidad de aire y temperatura.

También hay una app especial para combatir la soledad, que no solo se da en la tercera edad sino también en la adolescencia y que tiene un efecto comparable a fumar 15 cigarrillos al día. In Real Life (IRL) ayuda a enviar invitaciones digitales para que los jóvenes se reúnan en la vida real. El diseño permite que la gente invite sin tanta presión: no manda un mensaje particular sino general. Crea un ambiente seguro para reducir la ansiedad social.

Finalmente, Terrile mencionó el cambio en los ritos funerarios. Con la preferencia por la cremación por sobre el entierro, surgieron varios emprendimientos alrededor del mundo. Uno es el británico Andvinyly, que por 900 libras transforma archivos de audio en un vinilo hecho con cenizas del ser querido. Desde US$2500, esas cenizas se pueden encapsular para enviarlas al espacio con la compañía estadounidense Celestis. O se pueden convertir en un diamante por precios que van desde los 1300 euros en la firma española Algordanza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.