¿Spinning sí o no? Las ventajas y desventajas del entrenamiento

Es una actividad sin impacto pero hay que tener algunas otras cosas en cuenta
Es una actividad sin impacto pero hay que tener algunas otras cosas en cuenta Crédito: Shutterstock
Malú Pandolfo
(0)
20 de octubre de 2018  • 17:10

Música motivadora, muchas bicicletas fijas, un entrenador dando las instrucciones, botellitas de agua y toallas ayudan a los alumnos a sobrellevar los 45 minutos que dura una clase de spinning. "Es un programa de entrenamiento que fue creado en Estados Unidos por un ex ciclista que, por varias circunstancias, tuvo que empezar a entrenar en una bicicleta fija. Se fabricó para él una, creando dificultades: un freno, posiciones, mismos pedales, mismas palancas que una bicicleta para la ruta. Así pudo entrenar y planificar sus entrenamientos. Notó que con el tiempo tuvo mejorías", describe Marcelo Alexandre. Él es Master instructor de spinning. Eso quiere decir que está capacitado para formar otros instructores. Algo que solo pueden hacer 140 personas en todo el planeta. Además, es campeón del mundo y entrenador de ciclismo.

La actividad se desarrolla en bicicletas estacionarias, en clases guiadas por un instructor calificado "que antes aprobó un examen que lo calificó para dar las clases enfrente de un grupo", asegura. Cada gimnasio tiene distinta cantidad de bicicletas. "Lo habitual son diez o quince, pero hay lugares que pueden tener cincuenta", añade. Es muy importante que el instructor enseñe cómo sentarse y agarrarse del manubrio para no tener malas posiciones. Debe orientar en cuanto a la resistencia. "El alumno tiene que ir aprendiendo en sus piernas la sensación del trabajo, si está muy liviano o muy pesado. El instructor no puede regular la resistencia, tiene que hacerlo el alumno que tiene sensaciones que le indican si se puede exigir o no", destaca Alexandre. Las bicicletas tienen un piñón fijo y con una perilla que se gira se ponen más o menos pesadas; se frena por medio de una varilla. Tienen una rueda delantera que pesa 20 kilos. Según la altura de cada uno, se acomoda el asiento. El manubrio se sube según la comodidad de cada alumno. Se trabaja la musculatura del tren inferior, de la cintura para abajo. El tren superior puede complementarse con otra actividad. "Spinning no es pedalear a lo loco con música. Hay un control muy importante en lo que se hace", asegura Alexandre. Durante las clases, que son planificadas a diario, se trabaja la fuerza, la resistencia, se mejora la condición física y la calidad de vida.

¿Quién lo puede practicar? "Una persona que puede caminar puede realizar una clase de spinning a una intensidad mínima. El instructor debe saber identificar cada individualidad en la clase. Uno planifica una clase donde hay alumnos con mucha antigüedad, que pueden respetar una intensidad, y alumnos nuevos a los que se les explica día a día la técnica", cuenta el ex campeón del mundo. A medida que el alumno puede, se irá aumentando la intensidad.

¿Una edad para practicar spinning? "No hay límite de edad, si uno respeta la frecuencia cardíaca y las intensidades. Tengo alumnos hasta de 70, 80 años. Si no tienen contraindicación del médico pueden practicarlo. Requiere un apto médico previo", aclara Alexandre. El rol del instructor es clave para el éxito de la actividad. "Hay algunos que pasan música y nada más. Pero lo que marca la diferencia de spinning es que debe haber un control de intensidad, de frecuencia cardíaca y de frecuencia de pedaleo", agrega. Se recomienda practicarlo por lo menos dos a tres veces por semana para advertir cambios en el cuerpo, aunque hay gente que lo hace todos los días. Las clases duran 45 minutos y tienen una entrada en calor, una parte específica, una vuelta a la calma y una elongación.

Ejercitación saludable

En una clase hay períodos anaeróbicos, de máxima intensidad, durante los que las pulsaciones se elevan al máximo permitido para una persona, según el sexo y la edad. En ese momento la energía se obtiene de la glucosa almacenada en el músculo. "Este tipo de esfuerzos no estaría recomendado para pacientes con enfermedades cardiovasculares conocidas", recalca Nicolás Zavaley, médico cardiólogo universitario, del servicio de cardiología intervencionista y Hemodinamia del Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento. Cuando se reduce la intensidad del pedaleo se entra en la zona aeróbica, durante la que la energía proviene de los hidratos y las grasas. En este caso hay menos contraindicaciones. "En una clase depende del profesor que haya intervalos, en los que se alternan pasajes más y menos fuertes, que se suman a los trabajos de fuerza y de resistencia", añade el cardiólogo. Durante su práctica se recomienda beber continuamente agua o bebidas isotónicas; controlar que no aumente en exceso la frecuencia cardíaca: "si percibimos un ritmo excesivo, debemos parar", aconseja Nicolás Zavaley. Para calcular la frecuencia cardíaca, "restarle a 220 la edad del paciente. Durante el entrenamiento, la frecuencia cardíaca debería estar entre el 60 y el 80% de la frecuencia cardíaca máxima", detalla Zavaley.

¿Síntomas que indican que se debe parar? Dolor de pecho, mareos, palpitaciones muy fuertes o latidos irregulares. Para adoptar la actividad con tranquilidad, realizarse un chequeo cardiológico completo antes de empezar, para sumarlo al apto físico.

Los sí

  • Es una actividad física muy completa que en poco tiempo permite quemar muchas calorías, ayudando a bajar de peso.
  • Aumenta el tono muscular.
  • Mejora la salud cardiovascular.
  • Al ser una bicicleta fija, no existen los riesgos de caídas o accidentes, como puede ocurrir en ciclismo.
  • Trabaja la fuerza y la resistencia.
  • Pueden practicarlo personas sedentarias, comenzando en bajas intensidades de ejercicio, para sentirse bien comenzando a realizar actividad física.
  • Pueden adoptarlo deportistas que lo practican para mejorar la resistencia. "Hay jugadores de tenis que así aumentan la resistencia y la posibilidad de jugar más partidos o jugadores de rugby o fútbol que notan que corren más. Los ciclistas lo pueden usar de entrenamiento. Hay triatletas, jugadores de rugby y de hockey que lo usan como entrenamiento", cuenta Marcelo Alexandre.
  • No produce lesiones porque no tiene impacto.
  • Puede favorecer algunas recuperaciones de ciertas lesiones, siempre bajo indicación y control médicos.
  • La parte aeróbica, en la que se consume grasa como energía principal, ayuda a controlar la presión arterial y el colesterol.

Los no

  • No se recomienda durante el embarazo.
  • No practicarlo durante más de 45 minutos.
  • No realizar nunca en un ambiente excesivamente caluroso para evitar peligrosos aumentos de la temperatura corporal.
  • Está contraindicado en pacientes con hipertensión arterial.
  • Está desaconsejado en personas con arritmias.
  • Tampoco deben practicarlo pacientes con antecedentes coronarios.
  • Tiene limitaciones en pacientes con patologías de columna y de cadera. En cada caso el médico especialista indicará la posibilidad de realizarlo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.