Una mujer usó el mismo vestido durante 100 días y juró no comprarse más ropa