Manuscrito. Nadie escuchó gritar a María Schneider