Reseña: El día que Selma soñó con un Okapi, de Mariana Leky

Realismo mágico a la alemana
Realismo mágico a la alemana
Verónica Boix
(0)
14 de julio de 2019  

Pocas tradiciones más alejadas de Macondo y su magia que la literatura alemana. Sin embargo, los habitantes de Westerwald, un pueblito imaginario rodeado de montañas, saben que cada vez que Selma sueña con cierto mamífero africano muere alguien en las siguientes veinticuatro horas. Es solo el primer evento extraño que sucede en El día que Selma soñó con un okapi, novela de la escritora Mariana Leky (Colonia, 1973), que inusualmente obtuvo un triple reconocimiento en su país, el Premio de los Libreros Independientes, el de Mejor Novela y el de Mejor Autora del Año.

Al principio, la historia se centra en el día siguiente de uno de los famosos sueños de Selma. Su nieta de 12 años, Luise, cuenta paso a paso las estrategias de los habitantes del pueblo frente a la amenaza, para ellos cierta, de la muerte. Con una mirada cándida, teje momentos entrañables de sus familiares y amigos hasta llegar al desenlace, que resulta al mismo tiempo anunciado y absolutamente sorpresivo. Hasta allí, un relato simple sobre la fuerza de los vínculos, el amor y la muerte.

Pero la historia continúa en una segunda parte con Luise ya joven, empleada de una librería y enamorada de un monje budista. A pesar del paso del tiempo, el relato mantiene el tono ingenuo que, por momentos, aplana los sucesos, los vuelve ridículamente inocentes y le resta vitalidad a los descubrimientos de su vida adulta.

Más allá de eso, la novela recurre a un punto de vista insólito. Luise puede contar en primera persona eventos que es imposible que conozca, como si los lazos que la unen al pueblo le permitieran saber qué le sucede en todo momento a cada uno de sus habitantes. Westerwald, parece así sugerirse, es el verdadero protagonista de la historia.

El día que Selma soñó con un okapi

Por Mariana Leky

Seix Barral. Trad.: Albert Vitó. 371 págs./ $ 749

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.