Reseña: El tiempo de la improvisación, de Alberto Giordano

Un diario personal y público
Edgardo Scott
(0)
21 de abril de 2019  

Después del poema, tal vez el diario personal sea la forma literaria por excelencia. ¿O qué es más literario que esa periódica escritura de ilusiones y fantasías, comenzando por la imprescindible, la de ser o tener una interioridad, un yo? Nada hay más profundo que la superficie, dijo Oscar Wilde parafraseando a maestros del tono como Michel de Montaigne o Sir Thomas Browne. En El tiempo de la improvisación, nuevos fragmentos de un diario escrito en Facebook entre 2017 y 2018, Alberto Giordano lleva las conquistas de su primer volumen, El tiempo de la convalecencia, más allá, provocando que esa tentativa primera persona del autor se transforme en la inolvidable voz y peripecias de un personaje. La literatura como aritmética simple: el mejor destino de un texto de no ficción es que parezca ficción. Y viceversa.

Las anécdotas y monólogos del profesor universitario que es Giordano se destacan por su emotividad y heterogeneidad (en un post pueden surgir desde Andrés Percivale hasta Jules Renard o, desde luego, su hija, su mujer, o el fantasma del padre de Giordano, entre Roland Barthes, Juan Ritvo o algún librero rosarino). Como un personaje de Svevo o de Bioy, el autor se sirve de Facebook para reducirlo a un barrio más, una aldea, donde construir su mitología.

El tiempo de la improvisación vale menos por su condición de experimento formal o crítico, testimonio de época o su condición de diario público que por el efecto estético que promueve. La belleza que, como dijo Alain Jouffroy, siempre nos vuelve ausentes de nosotros mismos.

El tiempo de la improvisación, Alberto Giordano, Iván Rosado, 292 páginas, $ 390

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.