Alberto Fernández: "En una pandemia no se critica con manifestaciones, prefiero que golpeen las cacerolas"

El Presidente participó esta noche de una entrevista televisiva y advirtió sobre el avance del coronavirus en el país
El Presidente participó esta noche de una entrevista televisiva y advirtió sobre el avance del coronavirus en el país Crédito: Presidencia
(0)
30 de agosto de 2020  • 06:12

Tras una semana cargada de hostilidades, una de las más ásperas en lo que lleva de gestión, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, participó de una entrevista televisiva. "Estoy predestinado a construir sobre las cenizas", expresó. Además, apuntó contra las protestas de la oposición, al decir: "En una pandemia no se critica con manifestaciones, prefiero que golpeen las cacerolas".

En un diálogo que giró en torno a la pandemia del coronavirus, la situación económica de la Argentina, las negociaciones con el FMIy la reforma judicial que impulsa el Gobierno, Fernández contó qué es lo que le preocupa y pidió a la población, una vez más, que respete las medidas de aislamiento. "Me quita el sueño que sigan los contagios", dijo.

En diálogo con el programa "Sobredosis de TV", del canal de noticias C5N, enfatizó: "Tenemos que entender que nadie nos está garantizando la vacuna para dentro de un mes. El que más rápido dice llegar llega en febrero. Tenemos que cuidarnos no hay otra vuelta".

Hubo un repunte de la economía

Respecto a su gestión durante el Covid-19 sostuvo que en los últimos datos se ve "un repunte de la economía" y resaltó que la Argentina "se va a recuperar". "No somos conscientes de todo lo que hicimos: la tarjeta contra el hambre, medicamentos gratis a los jubilados, el IFE, el ATP, pusimos de pie el ministerio de Salud, construimos hospitales y todo eso mientras renegociábamos la deuda que nos dejaron", enumeró.

Asimismo, reforzó el pedido de cuidados preventivos en todo el país, alertó sobre el aumento de la circulación y, por ende, del crecimiento en los contagios. Por eso, pidió que la población "no se relaje". Y dijo: "Quiero que todos tengamos presente que no estamos bien".

Pese a esto Fernández dijo que este domingo recibirá "seres queridos" en la Quinta de Olivos, lo que generó una gran repercusión en las redes sociales por usuarios que se indignaron ante el ejemplo del Jefe de Estado. "Si yo te cuento lo que hago mañana voy a tener gente en la puerta de Olivos esperando. Almuerzo con gente que quiero", contó.

Las aperturas en la ciudad

En esta línea, marcó una diferencia con Horacio Rodríguez Larreta, quien recientemente habilitó los bares en la ciudad de Buenos Aires y consideró que él hubiese esperado "un poco más". "El jefe de Gobierno porteño me planteó una presión muy grande de parte de los comerciantes. Pero no quiero cargar la responsabilidad sobre él porque es una decisión que tomamos en conjunto", dijo el mandatario.

Le han hecho pensar a la gente que al estar en la calle el riesgo no existe

"Le han hecho pensar a la gente que al estar en la calle el riesgo no existe", alertó. A pesar de que reconoció el actual reclamo de los comerciantes, sostuvo: "Tenemos que ser consciente de que estamos muy lejos de ganar la batalla. Hemos hecho un esfuerzo muy grande y no tiene sentido perderlo".

Sobre esto, el Presidente detalló que la idea original del Jefe de Gobierno era abrir alrededor de 8 mil bares y restaurantes. Sin embargo, contó que le pidió que habilite únicamente los que ya tienen habilitación para tener mesas en las calles.

Sus diferencias con Mauricio Macri

Respecto a Mauricio Macri, Fernández se refirió al cruce que tuvo con el exmandatario y apuntó: "No tengo necesidad de mentir, hubiese querido no escuchar eso de un expresidente".

Macri desmintió la versión que Fernández hizo pública sobre el diálogo entre ambos en la que, según el Presidente, el fundador de Pro lo habría alertado sobre el impacto económico de la cuarentena y le habría dicho "que se mueran todos los que tengan que morirse".

También, criticó las manifestaciones sociales multitudinarias que tuvieron lugar en rechazo de algunas medidas del Gobierno y dijo: "En una pandemia no se critica con manifestaciones, prefiero que golpeen las cacerolas". En esta línea, criticó que el expresidente celebre la salida de la población a la calle: "No me parece un comentario feliz", contó. Y añadió que "cada vez que hubo una marcha aumentaron los casos". Además, señaló que en Alemania la canciller Ángela Merkel mandó a "reprimir las marcha anticuarentena".

La reforma judicial

Así, el Presidente cuestionó la postura de la oposición frente al proyecto de reforma judicial, que obtuvo esta semana media sanción del Senado, al señalar que "ni conocían el proyecto y ya estaban haciendo un banderazo en contra de la ley".

En una pandemia no se critica con manifestaciones, prefiero que golpeen las cacerolas

"Me asombra que mientan de este modo, que sean tan cínicos de plantear la cosa de esta manera. Ni siquiera es una reforma judicial, es una ley que ordena el funcionamiento de la Justicia Federal en el país. No toca ningún juez", dijo el mandatario. Y subrayó: "La oposición tendría que votarla con las dos manos. Porque es la mejor garantía que a ellos no les vamos a hacer lo que ellos nos hicieron a nosotros"

La deuda y la economía argentina

Por otro lado, Fernández afirmó que no va a hacer "un ajuste que pague la gente" y dijo que confía que la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, lo "va a entender".

"Tengo mucha confianza en que ella se de cuenta que no le podemos hacer pagar más costos a los que ya han perdido todo, a ellos solo hay que volver a ponerlos en el escenario de la sociedad", dijo el Presidente en declaraciones a C5N.

No voy a hacer un ajuste que pague la gente

"Siento que el Papa Francisco siempre me aconseja bien. Me dijo que, cuando encaré una charla con Kristalina Gueorguieva, que es búlgara, le hable de la pobreza, que ella lo entendía bien. Ella me dijo que el Papa tenía razón", comenzó diciendo en cuanto a su vínculo con el Sumo Pontífice. Además, al hablar sobre Gueorguieva, añadió: "Confió en mí, en lo que no voy a hacer: no voy a hacer un ajuste que pague la gente".

Por último, se mostró optimista: "Ya estamos demostrando cómo salimos del laberinto de la deuda. Ahora vamos a salir del laberinto de la economía postrada que nos dejaron. Lo hicimos una vez y lo vamos a hacer dos veces. Y espero que sea la última vez".

Servicios públicos

En otro tramo de la entrevista, Fernández se refirió a su última medida que estableció por decreto que la televisión por cable, internet y la telefonía móvil serán servicios públicos. Y defendió la decisión al considerar que se trata de "una racionalidad económica absoluta" porque la telefonía fija prácticamente desapareció.

"Si teníamos que regular el precio de la telefonía fija porque era un servicio público, ahora que fue reemplazada por los celulares ¿no tenemos que regular también el precio de los celulares? Obviamente que sí", dijo.

Hoy Internet es lo que en mi época era la biblioteca

Y agregó: "Horacio me decía de lo de los 6 mil chicos que no tenían conectividad y necesitan volver al colegio. Yo le explicaba que el problema no es que vayan al colegio, sino que el problema a resolver es que los chicos tengan conectividad. Darle conectividad al que no lo tiene. Hoy Internet es lo que en mi época era la biblioteca".

Seguridad

El Presidente consideró que "hacen falta más efectivos y recursos" en seguridad. "Es un tema muy importante, tenemos menos casos, pero no es porque las cosas estén mejor, sino por la pandemia. La primera victima de la inseguridad es el más pobre, ese problema tenemos que abordarlo con toda seriedad. Estuvimos trabajando con Axel [Kicillof] y los intendentes y calculo que esta semana vamos a presentar un plan de seguridad para el Gran Buenos Aires que es donde más problemas tenemos y vamos a generar fondos para que la Policía se equipe adecuadamente y un proyecto para que 4 mil gendarmes estén presente".

Futuro económico

En una proyección como salida posible de la recesión que atraviesa la Argentina, Fernández resaltó el rol de los empresarios en el país, quienes deben "confiar, invertir y producir trabajo". "Lo primero que tenemos que hacer es que la actividad se recupere y que el trabajo sea una demanda constante. Lo hemos hecho mil veces", dijo.

Nos vamos a levantar y espero que haya sido la última vez que nos caigamos

"Yo tengo charla con los empresarios, sindicalistas, con los trabajadores, con todos. De esta nadie se salva solo. Lo que necesito son empresarios que confíen, inviertan, produzcan y den trabajo. Y en lo posible, que exporten, porque necesitamos que entren divisas", explicó.

Y contó: "No quiero una Argentina donde el negocio sea invertir en plazo fijo, comprar dólares o apostar a un bono. Quiero una Argentina donde la inversión vaya a construir caminos, puentes, ferrocarriles, puertos [...] No nos hemos caído y no nos van a tirar. Nos vamos a levantar y espero que haya sido la última vez que nos caigamos, que aprendamos".

Impuesto a la riqueza

Durante la entrevista, también defendió el proyecto del oficialismo para establecer el impuesto a la riqueza, al que calificó de ser "una contribución por única vez de las grandes fortunas" y resaltó que lo mismo fue aplicado en muchos países, entre ellos Alemania. Incluso recordó que, "en el G20, todos estuvieron de acuerdo en un impuesto a las grandes fortunas".

En esta línea, negó que se trate de un supuesto aumento en la alícuota del Impuesto a las Ganancias, versiones que tuvieron lugar a raíz de la presentación de esa iniciativa que se formalizó el viernes en la Cámara de Diputados.

"La responsabilidad y el compromiso social debería obligarlos a entender que la contribución hace falta", sostuvo Fernández y aclaró -también- que esos fondos tienen "fines específicos, destinado a los sectores más pobres y al sector productivo, a la pequeña y mediana empresa".

Haciendo referencia al rey de Inglaterra, Juan I, que gobernó en el siglo XII, problematizó: "De Juan Sin Tierra en adelante siempre ha sido un problema que el Estado cobre impuestos". Y agregó: "Lo que pasa es que en aquellos países tienen la fortuna de tener empresarios y ricos más solidarios de los que tenemos en la Argentina. La verdad es que esto afecta solo a 12 mil personas de los 44 millones [de habitantes]".

El Presidente subrayó que el monto mínimo para ser alcanzado por este impuesto sería de "200 millones de dólares", pero luego debió corregirse. "¿Puedo aclarar algo? para que no se desesperen, son 200 millones de pesos, no de dólares. Zafaban todos si eran de dólares. Bah, no sé si todos", indicó.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.