Auge, crisis y subsistencia del holding de la familia presidencial

Franco Macri, durante la presentación de un auto de la marca Chery, en 2008
Franco Macri, durante la presentación de un auto de la marca Chery, en 2008 Fuente: Archivo
El grupo Socma está muy lejos del esplendor de los 90; la venta de autos y los servicios petroleros son hoy las principales actividades
(0)
4 de marzo de 2019  

El 19 de enero de 1976 fue un día sobresaliente en el calendario de la familia presidencial. En ese momento se creó Sociedades Macri, más conocida como Socma, el holding que agrupó las compañías que el inmigrante italiano Franco Macri había comenzado a desarrollar años antes y nave insignia de los negocios del grupo hasta la actualidad.

A principios de los 90, la automotriz Sevel había llegado a tener una dotación de 25.000 trabajadores. Sin embargo, sus negocios se vieron reducidos fuertemente a lo largo de los años, hasta que Peugeot-Citroën y Fiat decidieron retomar en sus manos la producción de esas marcas, cuyas licencias manejaba la automotriz de Macri.

En 2009, Franco Macri dividió las acciones de Socma entre sus cinco hijos. Mauricio, entonces jefe de gobierno porteño, cedió, a su vez, sus acciones a manos de tres de sus hijos: Agustina, Jimena y Francisco, que se reparten en porciones iguales.

En los últimos años, Socma decidió desprenderse de algunas de sus principales empresas, incluyendo su constructora Iecsa. El comprador fue Ángelo Calcaterra, primo de Mauricio Macri, que en 2017 se la vendió a un grupo liderado por Marcelo Mindlin.

Actualmente, Socma tiene una presencia mucho más reducida que en su momento de mayor auge y una decisión de concentrarse en negocios sin vinculación con el Estado.

Gianfranco, hijo de Franco Macri, reemplazó en la cúpula de la empresa a su padre ante la decisión de Mauricio de dedicarse a la política. Los negocios de la familia Macri giran actualmente en torno de tres unidades bien diferenciadas.

Mirando a Oriente

De todos sus negocios, el que le trae los mejores recuerdos y en el que tienen situadas algunas de las mayores expectativas es el relacionado con la industria automotriz. La buena sintonía de Franco con China lo condujo a montar un negocio de venta de autos marca Chery en el país a partir de 2006, durante el gobierno de Néstor Kirchner.

Hoy Chery es la número uno en ventas en la Argentina entre las marcas chinas de autos, aunque los números que maneja siguen siendo relativamente pequeños. El año pasado, en total se vendieron en el mercado local 6169 autos de Chery, según los datos de la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (Acara). La cifra representa una leve baja (-1,3%) frente a 2017, aunque prácticamente cuadruplica el volumen de ventas de Lifan, segunda en el ranking de marcas chinas.

Franco Macri
Franco Macri Fuente: Archivo - Crédito: Rodrigo Néspolo

Los planes de Franco Macri para Chery incluyeron inicialmente la puesta en marcha de una planta de ensamble de vehículos en Uruguay y una posterior radicación en Brasil. Además, desde el año pasado sumó la licencia de importación de otras marcas de autos chinos, como DFSK y JAC Motors (una de las automotrices más antiguas de China, fundada nada menos que por el líder Mao Tsé-tung).

Servicios petroleros

El segundo eslabón en la red de negocios de la familia presidencial es Green Oil Services, una compañía de servicios petroleros. Los Macri confían que ese capítulo también les dará buenas noticias en el futuro, de la mano del desarrollo hidrocarburífero en Vaca Muerta.

Menos conocida es la actividad de Socma en Uruguay. Allí es dueña, a través de Sideco, de Ecotecno, una compañía que del otro lado del Río de la Plata se dedica a la recolección y el tratamiento de residuos urbanos y hospitalarios. Los Macri sostienen que no trajeron ese negocio al país (lo habían explotado en la ciudad de Buenos Aires con la firma Manliba) para evitar conflictos de intereses en la Argentina.

La vida comercial de los Macri marcó un antes y un después tras la expropiación del Correo Argentino. Allí invirtieron US$400 millones para modernizar la empresa, que tras el atraso en el pago del canon le fue expropiada por el kirchnerismo.

Ese traspié la llevó a desprenderse de otros negocios, como la concesión de autopistas en Brasil, la aerolínea Macair Jet (que fue adquirida por Avian Líneas Aéreas, la socia local de la colombiana Avianca) o Pago Fácil, que terminó en manos del grupo Western Union.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.