Como en 2015, Vidal sumó más votos que Macri en la provincia por el corte de boleta

Vidal, entre Macri y Carrió, no puede disimular su tristeza, anoche, en Costa Salguero
Vidal, entre Macri y Carrió, no puede disimular su tristeza, anoche, en Costa Salguero Crédito: Fabián Marelli
La gobernadora sumó el apoyo de 260.000 bonaerenses más que el Presidente, mientras que Kicillof registró 65.000 sufragios menos que Alberto Fernández
María José Lucesole
(0)
12 de agosto de 2019  

LA PLATA.- María Eugenia Vidal tuvo más votos nominales que Mauricio Macri en todo el territorio de la provincia de Buenos Aires. La gobernadora cosechó 2.735.670 sufragios frente a los 2.473.933 que logró el Presidente. Es decir, una diferencia de 260.000 votos más a favor de la mujer que ahora tiene en serio riesgo su reelección.

En términos porcentuales, Vidal logró el 32,6% del total de los votos emitidos en el distrito bonaerense contra el 29,9% de los sufragios emitidos que Macri obtuvo en esta misma geografía.

En otras palabras, hubo miles de electores que ingresaron al cuarto oscuro, cortaron boletas y decidieron apoyar a la gobernadora, pero rechazar al Presidente. Pero, aun así, Vidal cargó con el peso de la derrota más estentórea, ya que la distancia con su máximo competidor provincial, Axel Kicillof, resultó más amplia que la que registró Macri con Alberto Fernández. "Lamentablemente, teníamos razón cuando propusimos desdoblar las elecciones", se lamentó anoche, al cierre de esta edición, un funcionario de la Casa de Gobierno de La Plata.

La propia gobernadora había dado una señal en ese sentido el jueves. "Vidal es Vidal. No es Macri", dijo, en una confesión tardía, acaso destinada a acortar una derrota que por entonces se sabía inevitable, pero no por la amplitud que arrojaron las urnas.

De hecho, la jefa del Estado provincial sabía el viernes que perdería. ¿Una señal? Ordenó cancelar los globos que pretendían comprar en el búnker de Juntos por el Cambio. Nada había para celebrar.

Aun así, "Vidal es Vidal" entendieron cientos de miles de bonaerenses que la separaron del derrotero de Macri a la hora de emitir su voto.

La distancia entre la gobernadora y el Presidente rondaba los 261.737 sufragios al cierre de esta edición. En otras palabras, una brecha apenas inferior a la registrada en las primarias de cuatro años atrás. En agosto de 2015, unas 263.000 personas también votaron a Vidal, pero no a Macri.

Lo ocurrido con los candidatos del Frente de Todos acentuó el contraste observado entre Vidal y Macri. ¿Por qué? Porque Alberto Fernández logró 4.217.488, frente a los 4.152.631 que cosechó Kicillof.

En ese contexto, ocurrió una situación paradojal: en la composición final de los resultados, Macri registró una diferencia negativa de más de dos puntos al comparar los votos que obtuvo en la provincia (29,9%) y los que cosechó a nivel de todo el país (32,24%). Pero Vidal pareció cargar con una derrota mayor, ya que la diferencia de 16,6 puntos porcentuales frente a Kicillof fue casi dos puntos más amplia que la de Macri contra Fernández (15,12).

¿Cómo se explica? Por el momento, solo hay datos: Consenso Federal tuvo una mejor performance en el ámbito nacional que en territorio bonaerense. La fuerza liderada por Roberto Lavagna logró 8,3% de los votos en todo el país. Pero logró el 5,8% en la provincia.

Un análisis apresurado podría conjeturar que el electorado peronista que acompañó a Lavagna a nivel nacional se inclinó por votar a Kicillof antes que a Eduardo "Bali" Bucca, quien perdió un enorme caudal de los sufragios que arrastró Lavagna en el total nacional.

Bucca quedó conforme

Con un tono cauto pero optimista, el candidato a gobernador bonaerense de Consenso Federal, Eduardo "Bali" Bucca, señaló que quedó conforme con sostener una gran parte del voto de su candidato presidencial, Roberto Lavagna. "En lo personal, hasta hace tres días me hacían sentir que no iba a pasar las PASO, por la polarización, pero aquí estamos", dijo Bucca a LA NACION.

"Nos votaron casi 500.000 bonaerenses, el 5,81%, que es solo un punto y medio menos que Lavagna, pero está claro que hubo una polarización muy clara entre María Eugenia Vidal y Axel Kicillof que produjo un corte de boleta", agregó el diputado, médico y ultramaratonista."En adelante, la gran perdedora es Vidal, nosotros podemos ser árbitros, no soy el perdedor", dijo Bucca.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.