Condenan a Pérez Corradi a siete años de prisión por el tráfico de 19 toneladas de efedrina en cuatro años

Fuente: Reuters - Crédito: Archivo
Iván Ruiz
(0)
13 de noviembre de 2018  • 14:38

Ya lejos de los flashes mediáticos después de haber sido capturado en Paraguay hace dos años, el narcotraficante Esteban Ibar Pérez Corradi fue condenado hoy a siete años de prisión por el tráfico ilegal de 19 toneladas de efedrina que permitió entre 2004 y 2008 producir drogas sintéticas.

El Tribunal Oral Federal (TOF) N° 8, integrado por los jueces Nicolás Toselli, Sabrina Namer y María Gabriela López Iñíguez, entendió -después de escuchar a más de 30 testigos- que Pérez Corradi compró efedrina en negro y la vendió entre narcotraficantes vinculados a cárteles mexicanos. La Justicia lo consideró un eslabón fundamental de la "mafia de la efedrina", que terminó con el triple crimen de General Rodríguez en 2008.

Aunque el fiscal Marcelo Colombo había pedido un pena de diez años de prisión, el tribunal le redujo la sentencia a Pérez Corradi por haber colaborado con la investigación como arrepentido. Pérez Corradi escuchó el veredicto sin mayores sobresaltos en Comodoro Py, ante un fuerte operativo de seguridad.

Al narcotraficante, que fue detenido en la Triple Frontera en 2016, le quedan entonces unos cuatro años de condena por cumplir, aunque su defensa podría pedir salidas transitorias durante 2019, informaron fuentes judiciales. Desde que fue extraditado a la Argentina, Pérez Corradi ingresó junto a su familia paraguaya al programa de protección de testigo.

Colaborar con la Justicia le permitió gozar de algunos beneficios en su condición de detenido. Aportó información en decenas de declaraciones en las distintas causas que enfrenta por lavado, narcotráfico y el triple crimen de General Rodríguez. Ante la jueza María Servini, sin embargo, el narcotraficante se desligó de los crímenes y señaló a políticos, empresarios y servicios de inteligencia como parte del millonario negocio de la efedrina.

La sentencia contra Pérez Corradi se construyó en base a distintas evidencias, como las llamadas que mantuvo con sus proveedores; la utilización de Jorge Ochoa como pantalla con la droguería Master Farm para importar 1300 kilos desde China y la India, y hasta la propia confesión del imputado sobre el tráfico de este precursor químico.

Aunque Pérez Corradi traficaba el precursor químico en negro, la mayoría de la efedrina era importada de manera lícita hacia la Argentina hasta el triple crimen de General Rodríguez allá por 2008. La Justicia todavía investiga -en otro expediente- su supuesta autoría intelectual por los asesinatos de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina.

La jueza María Servini lo indagó en una decena de oportunidades, pero le dictó la falta de mérito en diciembre de 2016. La Cámara Federal revocó ese fallo, le pidió a la jueza que profundice la investigación y que se expida a la brevedad, pero casi dos años después no hubo novedades sobre el expediente. Las pruebas que -hasta ahora- constan en el expediente no alcanzarían para señalarlo como el autor intelectual del triple crimen.

Un exempleado bancario

Pérez Corradi nació el 16 de julio de 1977. Fue empleado del Banco Nación entre 1996 y 2002, mientras incursionaba en el negocio de los medicamentos. Su fortuna creció pronto: se mudó de Los Polvorines a una casa en Martínez, en la zona norte del Gran Buenos Aires. Dio sus primeros pasos con la importación de suplementos para deportistas y fisiculturistas, pero después expandió su negocio.

Nunca soportó la traición. Dijo que había sido estafado por un socio, cayó en un pico depresivo. Sobrevivió y de ahí en adelante, además, se embarró en el negocio de las cuevas financieras. Cambió cheques a los personajes vinculados a la trama de la mafia de los medicamentos. Su relación con el negocio terminó de cerrarse con la importación de efedrina.

Tuvo su primer revés cuando Estados Unidos pidió su captura internacional por traficar 80 pastillas de oxicodona, un analgésico derivado del opio, a través de una encomienda. Había dejado las huellas digitales en una caja. Fue detenido en San Isidro en octubre de 2008, dos meses después del triple crimen, pero fue liberado. Se refugió durante años en Ciudad del Este, donde finalmente fue detenido en 2016.

Pese a la condena de Pérez Corradi, el TOF N°8 continúa con la investigación por la importación de efedrina. Los exfuncionarios José Granero, Gabriel Abboud, Máximo Zacarías y Miguel Zacarías, entre otros, fueron procesados por la jueza Servini. El expediente está ahora en manos del tribunal, que continúa en la fase de acumulación de pruebas, informaron fuentes judiciales.

Por: Iván Ruiz
ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.