Córdoba: el rechazo al kirchnerismo sigue intacto

Schiaretti hizo equilibrio entre Macri y Fernández
Schiaretti hizo equilibrio entre Macri y Fernández Crédito: Gob. Córdoba
Macri consolidó votos propios y volvió a atraer a habituales adherentes al peronismo que lidera el gobernador Schiaretti
Gabriela Origlia
(0)
29 de octubre de 2019  

CÓRDOBA.- Una vez más, Córdoba se tiñó de amarillo el domingo; Juntos por el Cambio creció 13,1 puntos porcentuales respecto de las PASO y el Frente de Todos perdió 1,13 puntos. Además del aumento de la participación en los comicios, hay varias razones políticas que explican el amplio triunfo de Mauricio Macri: el acuerdo tácito que mantiene con el peronismo cordobés, la "kirchnerización" de Alberto Fernández en los últimos días y la migración de votantes de Consenso Federal a su favor.

El gobernador Juan Schiaretti resistió las presiones nacionales y también las de los dirigentes locales para apoyar a Alberto Fernández. El jueves escuchó la decisión de renunciar a la conducción del PJ del senador nacional Carlos Caserio, quien hizo campaña con Fernández. El vínculo personal e institucional del gobernador con el Presidente siempre fue bueno y ayer se transparentó que comparten electorado.

El tramo presidencial de Juntos por el Cambio sacó diez puntos más que el de diputados encabezado por Mario Negri; en el caso del Frente de Todos la diferencia fue de siete puntos. La boleta corta impulsada por Schiaretti cosechó el 16,95%. El análisis marca que seis de cada diez votantes de la lista de diputados del gobernador votaron por la reelección de Macri.

En la última reunión que mantuvieron Schiaretti y Fernández, el cordobés le planteó que debía salir a "pescar fuera de la pecera". Es decir, que buscara votos en los sectores no peronistas. El Frente de Todos no logró superar ese escollo.

La lista cordobesa de candidatos del Frente de Todos no tenía nombres que traccionaran por fuera del núcleo duro, incluso en el quinto puesto llevaba a Franco Saillén, gremialista del Surbac imputado por supuesta asociación ilícita y lavado de dinero y cuyo padre, Mauricio, está preso por esa causa. En una provincia fuertemente antikirchnerista era un obstáculo extra. Fernández le sugirió que se bajara; no lo hizo. El viernes, en el video en que agradeció a los candidatos, "olvidó" mencionarlo.

Fernández, en la campaña para las PASO, vino tres veces a Córdoba (incluso cerró en la ciudad) e hizo siempre un discurso conciliador, incluyendo hasta un "pedido de disculpas" por la discriminación que Cristina Kirchner había hecho con la provincia.

A horas de la misa por el año de la muerte de José Manuel de la Sota, el candidato dijo por primera vez que Schiaretti "piensa que da lo mismo cualquier país; el país que propone [Mauricio] Macri o el que proponemos nosotros". Después compartieron un café para tratar de sellar una tregua; se quebró el jueves cuando Fernández se volvió a "kirchnerizar" y a criticar al gobernador. Una mala estrategia para "pescar fuera de la pecera".

El domingo, Macri ganó 21 de los 26 departamentos de Córdoba (cuatro más que en las PASO); Fernández se impuso en los más pobres.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.