Coronavirus en la Argentina: el obispo Oscar Ojea pidió mejorar las condiciones de trabajo

El obispo Oscar Ojea dijo que en la Argentina "no solo se gana el pan con el sudor de la frente, sino también con el sudor del corazón, porque a veces las condiciones de trabajo no son las debidas"
El obispo Oscar Ojea dijo que en la Argentina "no solo se gana el pan con el sudor de la frente, sino también con el sudor del corazón, porque a veces las condiciones de trabajo no son las debidas" Fuente: LA NACION - Crédito: Patricio Pidal/AFV
Mariano De Vedia
(0)
30 de abril de 2020  • 20:24

El presidente del Episcopado y obispo de San Isidro, Oscar Ojea, pidió mejorar en el país las condiciones de trabajo, en momentos en que "la crisis por la pandemia del coronavirus nos llena de angustia y de preocupación". Pidió, además, que Dios "ilumine a la dirigencia política para que en este tiempo tan delicado puedan ir pensando en una economía al servicio del hombre y no un hombre al servicio de la economía".

En un mensaje difundido por el Día del Trabajo, que se celebra mañana, Ojea recordó la festividad religiosa de San José Obrero, patrono de los trabajadores, y difundió un mensaje, a través de un video grabado en su domicilio.

"Acompañamos con nuestra oración a todos las trabajadores y trabajadoras argentinas. El trabajo hace a la dignidad de la persona, por eso decimos que el trabajo es sagrado", expresó el titular del Episcopado.

"Sabemos muy bien -prosiguió- que en nuestra patria no solamente se gana el pan con el sudor de la frente, sino también con el sudor del corazón, porque a veces las condiciones de trabajo no son las debidas".

En el mismo sentido, al reflexionar sobre la situación del país, señalò: "Estábamos en una gran crisis y ahora la crisis de la pandemia nos llena de angustia y de preocupación, por eso queremos pedirle a San José Obrero que ilumine a todos nuestros dirigentes para que en este tiempo tan delicado puedan ir pensando una economía en función del hombre y no un hombre al servicio de la economía, que puedan primar los verdaderos valores, el bien común y, así, cada trabajador podrá ejercer su dignidad y llevar el pan a la mesa familiar".

Hace una semana, en un gesto de acercamiento entre las organizaciones gremiales y la Iglesia, la Juventud Sindical de la CGT donó 10 toneladas de alimentos a Cáritas, como ayuda para enfrentar la crisis, en medio de la emergencia por la pandemia del coronavirus.

La donación fue recibida en la sede de Cáritas de la arquidiócesis de Buenos Aires por el obispo auxiliar Gustavo Carrara, vicario episcopal para la pastoral de villas y barrios de emergencia. "Estamos muy agradecidos porque va a ser destinada a los comedores comunitarios de las parroquias en las villas de la Ciudad de Buenos Aires, y si podemos dar una manito más, la vamos a dar", dijo en ese momento el obispo, al reconocer el gesto solidario.

Los alimentos fueron entregados por una delegación encabezada por el dirigente Sergio Ortiz, secretario de Juventud del Sindicato de Comercio, que conduce Armando Cavalieri. Acompañado por Diego Sisto, del gremio de Sanidad, y Sebastián Maturano, de La Fraternidad, ue se harán en las villas. "Queremos dar una mano", prometió el dirigente sindical.

Personal de la salud

También el obispo de Mar del Plata, Gabriel Mestre, saludó a los trabajadores en su día y a quienes a causa de la cuarentena atraviesan una situación difícil. Puso en primera línea "a los trabajadores de la salud y de la seguridad, que están asumiendo las realidades sociales y sanitarias de esta pandemia".

Por su parte, el obispo de San Francisco, Sergio Buenanueva, pidió a la Virgen de Luján "por las autoridades públicas", a quienes llamó a mantener "la llamada del servicio al bien común, vocación y servicio", especialmente "en esta hora de prueba que vive nuestro pueblo por la emergencia sanitaria, que vivimos solidariamente unidos a todos los pueblos de la tierra".

En tanto, la Acción Católica Argentina emitió una declaración, con el título "Frente a las dificultades, una oportunidad para la esperanza", en la que remarca que este 1º de Mayo será recordado especialmente en la historia de la humanidad por su contexto de fragilidad e incertidumbre y, a la vez, de esperanza. La institución llamó, así, a reafirmar el compromiso de "poner el hombro" para que el país pueda salir de la situación actual y "proyectar juntos una Argentina mejor para todos y cada uno de quienes la habitamos".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.