De la Sota desplazó al jefe de la policía

Lo relevó tras la crisis en el marco de una renovación de su gabinete
Orlando Andrada
(0)
10 de diciembre de 2013  

CÓRDOBA.- Como coletazo de la grave crisis en Córdoba por la huelga policial y la ola de saqueos y robos, a lo que se sumaron paros de los gremios estatales, el gobernador de la provincia, José Manuel de la Sota, desplazó a los dos ministros y al jefe de la policía, que no lograron controlar la situación en momentos en que el mandatario provincial estaba en el exterior.

En las violentas jornadas del 3 y 4 de este mes, un joven resultó muerto de un balazo, hubo más de 200 heridos, más de un millar de negocios vaciados con pérdidas estimadas por el sector empresario en alrededor de 400 millones de pesos.

Cuando la situación se tranquilizó, recién hubo acuerdo entre la Nación y la provincia y se enviaron 2000 gendarmes que ahora cooperan con la policía en la seguridad. Desde el jueves último no se produjeron más actos de pillaje.

Fruto de esa crisis debieron dejar sus puestos el jefe de Gabinete, Oscar González; la ministra de Seguridad, Alejandra Monteoliva, y el jefe de policía, comisario César Almada. Al mismo tiempo, dejaron el gobierno de De la Sota otros funcionarios que ya estaban en la mira después del retroceso electoral que sufrió el delasotismo en los comicios legislativos de octubre pasado.

Al anunciar los cambios, el gobernador puso en funciones a la nueva cúpula de la policía, que es encabezada por el comisario general Julio Cesar Suárez, quien era jefe de la Caminera; lo secundará en la subjefatura el comisario mayor Héctor Alberto Laguía.

De la Sota les deseó éxito a los nuevos jefes y los exhortó a poner el máximo empeño para recomponer las relaciones de la policía con la sociedad. "Deben devolvernos la tranquilidad y la paz social", enfatizó.

Cuestión de confianza

Por su lado, el flamante jefe se manifestó confiado en recomponer a la fuerza. "Por el bien de la sociedad cordobesa, hay que restablecer la tranquilidad, cambiar la desconfianza por la confianza desde la ciudadanía hacia la policía", expresó.

"Estamos poniéndonos a trabajar fuertemente para tener a nuestro personal motivado y recuperar la tranquilidad. Es una institución noble la nuestra", dijo Suárez.

Reconoció que durante los recientes saqueos se podría "haber tenido un servicio de vigilancia y la seguridad mínima de los cordobeses garantizada".

Se comprometió a "dialogar mucho" con su tropa, pero advirtió: "Vamos a exigir que trabajen y sientan este uniforme con orgullo, que los policías estén prestos a los requerimientos de la gente".

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.