Debut en Santa Cruz con un regalo de Rudy Ulloa y guiños a Miguel Pichetto

Crédito: Prensa Unidad Ciudadana
Alberto Fernández visitó la provincia patagónica y se mostró junto a Alicia Kirchner
Mariela Arias
(0)
21 de mayo de 2019  

RÍO GALLEGOS.- Alberto Fernández volvió a terreno conocido, se abrazó y sacó fotos con militantes, recibió ovaciones en sus recorridos y, sobre todo, se dio un baño de mística kirchnerista en la cuna política de Néstor y Cristina Kirchner . Con tono calmo y conciliador, convocó a los dirigentes de Alternativa Federal a competir en las PASO y a los argentinos a "dar vuelta la página" y acompañar la fórmula de Alberto y Cristina.

"Hemos tocado fondo. Ha llegado el momento de que empecemos a mejorar; tenemos que aprender mucho de lo que hicimos. A mí me encanta la consigna 'vamos a volver'. Pero digo: vamos a volver para ser mejores", remarcó Fernández e ironizó: "Ser mejores que Macri no cuesta nada; el desafío es que tenemos que ser mejores que lo que fuimos. No puede pasar desapercibido que perdimos tres elecciones consecutivas".

El exjefe de Gabinete se esforzó en aclarar que su presencia en Santa Cruz respondía a un compromiso previo con Alicia Kirchner. Pero, tras el anuncio del sábado, la conferencia que ofreció tomó un fuerte tono electoral y culminó con un mensaje a los jóvenes: "No se vayan, que vienen Alberto y Cristina".

El candidato a presidente comparó la actual situación del país con la que recibió Néstor Kirchner en 2003, aunque aclaró: "Por momentos siento que estamos mucho peor". También pidió un reconocimiento para el expresidente Eduardo Duhalde, por considerar que había "apagado el incendio".

El discurso estuvo lleno de recuerdos y palabras de afecto hacia Néstor Kirchner y culminó con un guiño hacia ese pasado: al escenario subió el amigo del expresidente Rudy Ulloa Igor , que le entregó a Fernández una estatuilla con la figura de Kirchner.

El candidato buscó enviar también un mensaje de tranquilidad a los mercados. Aseguró que las deudas con el FMI se van a pagar si él llegaba a la presidencia. "El país asumió un compromiso y vamos a tener que cumplir. Nuestro espíritu es cumplir", aseguró, y consideró que para hacerlo tendrá que apelar al "ingenio". Pero aclaró: "Sé que calles hay que transitar para salir de este problema, como lo saben todos los que estuvieron con nosotros en esos años".

También pidió que se considere su reconciliación con la expresidenta como un símbolo del fin de la grieta. "A Cristina y a Alberto [sic] les pasó lo mismo que a miles de argentinos. Un día se pelearon por la política", afirmó, y adelantó que los analistas deberán considerar que ambos volvieron a ser un equipo político. "Si alguien pretende que no la escuche a Cristina, está loco. La voy a escuchar siempre, porque es el centro político de la Argentina", señaló.

Acto seguido, aseguró que su deseo es que Alternativa Federal se reúna con el kirchnerismo y dijo que sigue hablando con Sergio Massa . "Ojalá podamos entender que tenemos que estar todos juntos, en un mismo espacio, dando la pelea contra un proyecto de país que está dando resultados muy poco gratos", justificó.

En ese línea, instaló la posibilidad de competir en agosto con los integrantes de Alternativa Federal. "Si no nos ponemos de acuerdo, vayamos a unas PASO y dejemos que la gente decida", agregó.

Massa no fue el único aludido. Fernández reiteró su "fuerte aprecio" por el senador Miguel Pichetto , a quien dedicó un elogio que pareció un dardo: "El que estuvo hasta el último día con Cristina fue Miguel: yo me fui a los seis meses marcando mis diferencias".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.