De los elogios a la "guerra civil": cómo cambió la relación entre Eduardo Duhalde y Alberto Fernández

El expresidente elevó el tono de sus críticas a la gestión del Gobierno, aunque no cortó la comunicación con el mandatario
El expresidente elevó el tono de sus críticas a la gestión del Gobierno, aunque no cortó la comunicación con el mandatario
Alan Soria Guadalupe
(0)
25 de agosto de 2020  • 11:25

Los elogios y las sonrisas se convirtieron en apenas unos meses en cuestionamientos y augurios polémicos. Con sus críticas al Gobierno en un tono más belicoso, el expresidente Eduardo Duhalde dio una nueva muestra de su relación variante con el presidente Alberto Fernández. El diálogo entre los dirigentes, sin embargo, no se cortó.

Sus afirmaciones sobre que en la Argentina puede volver a haber un golpe de Estado y una "guerra civil" si se agrava la crisis y sobre la posibilidad de que el año que viene no haya elecciones legislativas contrasta con aquellos tiempos, no muy atrás, en los que Fernández terminó una reunión con el exmandatario afirmando que le haría un "monumento al bombero por sacar al país del incendio".

Aunque la elección de Fernández como candidato presidencial por parte de Cristina Kirchner ya le había llamado la atención -"Pensé que era un chiste", había dicho Duhalde el año pasado-, los dirigentes mantuvieron un diálogo fluido antes y en los tiempos posteriores a la asunción. El propio expresidente había bromeado sobre la cantidad de mensajes que le enviaba por WhatsApp.

Ya por abril, sin embargo, la relación con el Gobierno pareció enfriarse. El 3 de abril, Duhalde dijo en declaraciones a FM Futurock que Fernández tenía gente a su alrededor que "no maneja bien las cosas" y que "no cuidan" al Presidente. Ese día también contó que en una charla le había aconsejado ceder ante el reclamo de que la clase política se recorte los salarios para dar un mensaje simbólico de apoyo a la población. El Presidente negó con determinación tomar esa medida.

Duhalde estuvo con el gobernador Axel Kicillof la semana pasada en La Plata
Duhalde estuvo con el gobernador Axel Kicillof la semana pasada en La Plata

El mes pasado, Duhalde se acopló a Juntos por el Cambio, intelectuales y empresarios al poner su firma en una solicitada para pedirle al Gobierno que habilitara la creación de una mesa de diálogo para enfrentar la crisis. En ese texto se cuestiona la desconfianza de la sociedad en las instituciones y advierte por la falta de independencia de la Justicia.

Además de manifestar recientemente su temor por un estallido social que puede ser "peor que 2001", Duhalde también dejó ver su enojo con medidas polémicas que el Gobierno, como el intento de expropiación de la cerealera Vicentin o el avance del proyecto de reforma judicial. El expresidente cuestionó la falta de consensos.

Polémicas declaraciones de Eduardo Duhalde: "Esto puede terminar en una guerra civil"

03:40
Video

"La reforma judicial es un gran error. No creo que salga. No estoy de acuerdo con nada que no sea de consenso, ya los partidos no alcanzan, un partido no puede gobernar solo aún teniendo mayoría parlamentaria", dijo a CNN Radio.

En esa línea, en diálogo con LN+, el exmandatario también afirmó que cuando Fernández anunció la intervención de Vicentin se molestó. "Con Vicentin me enojé, lo dije el primer día. Toda resolución que vaya en contra del consenso, yo no voy a estar de acuerdo. Todo tiene que estar acordado, incluido la reforma de la Corte. Yo no creo que haya una ley de la nación, ni que haya una reforma no consensuada con todos los partidos opositores", lanzó.

Eduardo Duhalde con el ministro Agustín Rossi, que hoy lo criticó duramente, en una reunión de hace un mes
Eduardo Duhalde con el ministro Agustín Rossi, que hoy lo criticó duramente, en una reunión de hace un mes

Aunque se percibe una erosión en el vínculo político de los dirigentes, Duhalde sigue en contacto con el Presidente. En las reuniones, le aconseja descansar. Según publicó el medio mendocino MDZ, Duhalde dijo ayer que "Alberto ya no es el que conocemos todos, está enojado" y advirtió que si no hay unidad de la clase política "esto termina muy mal, peor de que esperamos".

La semana pasada, tras un encuentro con Fernández en Olivos, el expresidente contó que fue enfático en su reclamo a Fernández para que descanse y dedique "tres o cuatro horas" para él. "Un Presidente cuando no se cuida puede tener alucinaciones. Alucinaciones como tuve yo o tuvo Fernando De la Rúa, que en los últimos meses era un boxeador que no respondía", dijo a Radio Rivadavia.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.