El globo de Cristina, el "bache" de Lavagna y "Micky Vainilla": las perlitas del debate

El inflable de Cristina Kirchner presa que exhibieron manifestantes frente a la Facultad de Derecho
El inflable de Cristina Kirchner presa que exhibieron manifestantes frente a la Facultad de Derecho Fuente: LA NACION - Crédito: @agulman
(0)
21 de octubre de 2019  • 03:40

Llegó el día. Comenzó el segundo debate, donde compiten los seis candidatos por la Presidencia, de cara a los comicios del próximo domingo, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), en el que se abordarán temas relacionados a la seguridad, el empleo y la calidad institucional.

El "bache" de Lavagna

Ya en el primer bloque de la noche, durante el desarollo del eje temático de la seguridad, el candidato de Consenso Federal, Roberto Lavagna, protagonizó la primera perlita del encuentro, cuando durante su exposición mantuvo un silencio de unos segundos, en el que se pudo percibir al candidato un tanto perdido, en cuanto al rumbo de su discurso.

"En materia de seguridad, ni la mano dura ni la fascinación que tiene alguna candidata por las armas", destacó Lavagna al inicio de su exposición. Y agregó: "Tampoco la mano flácida con incapacidad de servir para defender a nuestras familias. Como en el mundo desarrollado, se necesita una mano justa y firme; y en caso extremo, incluso, el puño cerrado". Tras completar esa frase el exministro de Economía, pareció perder el rumbo del discurso, aunque segundos después retomó la idea y destacó la importancia de ahondar sobre la problemática de los delitos de género.

Micky Vainilla

Durante ese mismo bloque, el candidato por el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) Nicolás del Caño, interpeló directamente al compañero de fórmula del oficialismo y lo vinculó con el personaje neonazi del humorista Diego Capussotto. "[Miguel] Pichetto quiere parecerse a Micky Vainilla", disparó.

Las perlitas del segundo debate presidencial 2019

01:09
Video

La vuelta del "dedo acusador" de Alberto Fernández

Si bien el candidato por el Frente de Todos comenzó el debate con un tono apacible, como lo habían adelantado desde su entorno más cercano, a lo largo de noche, Fernández comenzó a exhibir con mayor frecuencia su dedo y el gesto que lo caracterizó en el encuentro anterior.

Básicamente, el gesto acusador tuvo lugar esta vez durante uno de los momentos más tensos de la noche, en medio del intercambio entre los cinco candidatos en materia de Empleo, Producción e Infraestructura. Claro está, que el cruce más fuerte lo protagonizaron Macri y Fernández, a la hora de adjudicarse el uno al otro causas de corrupción.

Las perlitas horas antes del debate

Como suele suceder, además de las definiciones, y algunos cruces esperados, hay algunas "perlitas". Desde la tarde, distintas manifestaciones políticas, algunas espontáneas y otras preparadas, se ubicaron frente al edificio de la Facultad de Derecho. En uno de ellas, se exhibió un enorme dispositivo inflable que mostraba un dibujo de Cristina Kirchner vestida con un traje a rayas junto a Alberto Fernández, ambos rodeados de dólares.

Según pudo averiguar LA NACION, los organizadores son miembros de distintas agrupaciones, algunas identificadas con el macrismo, otras con el "antikirchnerismo".

Buscaron imitar una iniciativa similar durante una de las marchas más importantes contra el expresidente de Brasil, Lula Da Silva. Hoy, uno de los ejes del debate más destacadas desde el punto de vista político es la de "corrupción".

Las llegadas de los políticos y el tráfico

Durante todo el día el tránsito fue un caos por el corte de Figueroa Alcorta y desde los autos, que eran desviados por agentes de la Ciudad, se escuchaban consignas políticas. Tanto es así, que el candidato por el Frente de Todos, Alberto Fernández, llegó alrededor de las 20:30 caminando dada la mala circulación.

En tanto, el consultor del macrismo Jaime Durán Barba llegó a la UBA, pero evitó hacer declaraciones periodísticas."Vamos a volver", cantaban algunos sacando las manos por las ventanillas de los autos que se acumularon por Figueroa Alcorta. "Sí se puede", entonaban otros. Desde un Peugeot se escuchaba la canción del Frente de Todos a nivel porteño, "Larreta también".

En tanto, el consultor del macrismo Jaime Durán Barba llegó a la UBA, pero evitó hacer declaraciones periodísticas."Vamos a volver", cantaban algunos sacando las manos por las ventanillas de los autos que se acumularon por Figueroa Alcorta. "Sí se puede", entonaban otros. Desde un Peugeot se escuchaba la canción del Frente de Todos a nivel porteño, "Larreta también".

La llegada del candidato a vice por Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, también llamó la atención, ya que en su arribo a la facultad saludó a todos los peronistas ubicados en fila pero evitó a al dirigente Juan Cabandié.

Informe de Brenda Struminger

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.