En el Conurbano, la tendencia de Cambiemos es sumar trabajadores municipales

En Morón, Tres de Febrero y Quilmes, los intendentes tienen más empleados que sus antecesores; Pilar se maneja con los mismos que durante la gestión peronista; recorte reducido en Lanús, y más fuerte en La Plata
Javier Fuego Simondet
(0)
26 de agosto de 2016  

Grindetti, Ducoté, Tagliaferro y Valenzuela, intendentes de Lanús, Pilar, Morón y Tres de Febrero
Grindetti, Ducoté, Tagliaferro y Valenzuela, intendentes de Lanús, Pilar, Morón y Tres de Febrero Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

A contramano de lo que podría presuponerse, el recorte de empleados en el sector público no se hizo sentir en los principales bastiones del conurbano que Cambiemos le arrebató al peronismo en las últimas elecciones. Al relevar datos aportados desde las intendencias más importantes que la alianza gobernante ganó en el Gran Buenos Aires, surge que en la mayoría de los casos la planta de empleados municipales se mantiene igual, o incluso es mayor a la que había cuando asumieron en el poder los nuevos jefes comunales.

Aunque los incrementos en la cantidad de trabajadores no son significativos, marcan un cambio de clima en las intendencias, ya que en muchos casos vivieron un primer semestre de conflictos, marchas y largas negociaciones salariales con los sindicatos municipales.

En Morón, Tres de Febrero y Quilmes, los intendentes Ramiro Tagliaferro, Diego Valenzuela y Martiniano Molina sumaron trabajadores al plantel que heredaron de sus antecesores. En Pilar, Nicolás Ducoté se maneja con la misma cantidad de empleados que tenía la gestión anterior.

El recorte en Lanús, donde gobierna Néstor Grindetti, fue de alrededor del 4% de los empleados. Para encontrar un ajuste fuerte hay que ir hasta La Plata, ya fuera del conurbano. Allí, Julio Garro redujo la cantidad de trabajadores municipales en un 23%.

Según informaron a LA NACION desde la intendencia de Morón, en julio de 2015, cuando todavía gobernaba el distrito Lucas Ghi, de Nuevo Encuentro, había 4865 empleados. En julio de este año, la plantilla era de 4982 trabajadores, 117 más. El aumento representa un 2,4%.

Tres de Febrero tiene un plantel de empleados más reducido, pero con un incremento prácticamente igual que el informado en Morón. Valenzuela, quien desbancó al peronista Hugo Curto tras 24 años ininterrumpidos en el poder, tiene 116 empleados más en la municipalidad.

Valenzuela contó a LA NACION que asumió con 2426 empleados bajo la órbita del Estado municipal y, según los números de agosto, ahora trabajan 2542 personas. “Incorporamos y vamos a seguir incorporando empleados. Entre el SAME, las salitas de salud y la UPA, incorporamos cien empleados. Además, pasamos a 203 monotributistas a mensualizados, y 111 mensualizados a planta permanente”, señaló.

Martiniano Molina, intendente de Quilmes
Martiniano Molina, intendente de Quilmes Fuente: LA NACION - Crédito: Julián Bongiovanni

Molina tiene más empleados municipales que Francisco “Barba” Gutiérrez, el ex jefe comunal kirchnerista a quien venció en las elecciones de 2015, en uno de los grandes triunfos de Cambiemos en el conurbano.

Los datos de la Municipalidad de Quilmes aportados a LA NACION marcan que, al asumir Molina, en diciembre de 2015, había 7918 trabajadores. Con datos relevados a julio de este año, el número asciende a 7952, es decir, 34 empleados más. Esa diferencia surge de que el municipio tiene 50 trabajadores menos en planta permanente que en la gestión Gutiérrez, pero 84 más contratados como mensualizados.

En Pilar, entre la actual gestión de Ducoté y la anterior, de Humberto Zúccaro (FPV), no hay diferencias en el número de empleados. “Estamos igual en números. Recibimos entre 4900 y 5000 empleados, y hoy estamos con 5000”, contó a LA NACION un vocero del intendente. En el municipio destacaron que se derivó gente a las áreas de salud y seguridad, y que hubo reemplazos para sustituir a empleados que no se comprometían con su tarea.

Grindetti se hizo cargo de la intendencia de Lanús con 5200 empleados heredados de la administración de Darío Díaz Pérez, actual senador provincial por el FPV. El municipio tiene hoy alrededor de 5000 empleados, aseguraron desde la intendencia. Subrayaron que redujeron los cargos políticos, de 200 a 80, y que no renovaron unos 300 contratos que vencían a fin de año, aunque un 20% de esos empleados terminó siendo reincorporado.

Julio Garro, intendente de La Plata
Julio Garro, intendente de La Plata

Con 1616 empleados menos que en la gestión de Pablo Bruera (FPV), el intendente Garro protagonizó en La Plata uno de los recortes importantes en la planta municipal. Cuando asumió, según los datos a los que accedió LA NACION, la comuna tenía 7189 trabajadores; actualmente, tiene 5573. Se trata de un 23% menos de empleados que durante la administración kirchnerista que Cambiemos desplazó del poder en la capital bonaerense.

En detalle, Garro redujo la planta temporaria, la planta permanente y el número de funcionarios. Por el contrario, sumó 22 empleados contratados más con respecto al cierre de la gestión de Bruera.

“En el municipio había muchos «empleados de papel», que estaban inscriptos, cobraban un sueldo, pero no se les conocía el rostro. No pudimos identificar quiénes eran”, señaló Garro.

El intendente ejemplificó: “En la Secretaría General había más de 650 contratos, cuando en la práctica trabajan 80”. El caso de La Plata es el más fuerte por los números, pero no se condice con lo que ocurre en los distritos del conurbano que ganó Cambiemos, donde la tendencia es engordar la plantilla de empleados.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.