En su visita a la Argentina, Ban-Ki Moon quedó embelesado con las Cataratas de Iguazú