Hugo Rodríguez Nicolat: "Twitter es dialogar, no intentar convencer a los que ya están convencidos"

Hugo Rodríguez Nicolat
Hugo Rodríguez Nicolat Crédito: Enrique Villegas
El responsable de políticas públicas para la región recomienda a los dirigentes políticos utilizar la red para generar estrategias de comunicación
Hugo Alconada Mon
(0)
1 de agosto de 2019  

Tres semanas atrás viajó a Buenos Aires una de las máximas responsables de WhatsApp a nivel mundial. Vino a exponer la posición de la empresa y a defender su rol en las campañas presidenciales de la Argentina. Ahora llegó el turno de Twitter, que tampoco quiere quedar envuelto en la campaña sucia local, entre las fake news, la manipulación de la agenda pública y las agresiones de los trolls. Es decir, los usuarios que, a menudo escondidos en el anonimato, agreden, provocan y amedrentan al resto.

"Twitter está apalancado en la libertad de expresión, pero hemos creado reglas que combaten el lenguaje abusivo", plantea su máximo responsable de Políticas Públicas para América Latina, Hugo Rodríguez Nicolat, de paso por Buenos Aires.

"Buscamos fomentar el diálogo con tres pautas: seguridad, privacidad y autenticidad. Por eso no se permiten amenazas, ni grupos violentos, ni utilizar cuentas a nombre de otros, salvo que quede muy claro que es algo ficticio", plantea.

Mexicano y exejecutivo de Uber, Rodríguez Nicolat urge a los políticos a que miren más allá de competir para que los temas que quieren imponer en la agenda pública, incluso con malas artes, sean tendencia o trending topic. "Una buena estrategia en Twitter es conversar, tender un puente. Si no, ¿a qué te vas a dedicar? ¿A convencer a aquellos que ya están convencidos?", desafía.

- ¿Cuántos mensajes se necesitan para generar un trending topic en la Argentina?

-No es un tema de cantidad de mensajes, sino una combinación de volumen, velocidad y relevancia. Si participan cuentas "verificadas" [cuentas de usuarios cuya identidad fue autenticada por Twitter], o si se trata de un tema que ocurre en ese momento. Por eso Twitter se define como "lo que está pasando".

-Académicos, expertos y consultores coinciden en que se puede generar una "tendencia" artificial en la Argentina con entre 500 y 1000 mensajes coordinados de manera artificial y, así, manipular la red social.

-Eso depende de qué se defina como tendencia. Si tú haces un mitin político a las 10 de la mañana y dices algo relevante y el público comienza a tuitear sobre eso, serás tendencia.

-Pero se pueden manipular los trending topics para elevar ciertos temas y eclipsar otros, que son incómodos para un candidato. Muchos periodistas pueden creer que esos trending topics son reales y caer en la manipulación informativa...

-Ahí [asiente con la cabeza]... Tienes razón en lo hipotético, pero el problema es en la operación real para lograrlo. Twitter tiene reglas de autenticidad y no te permite crear cuentas falsas, duplicadas o con fines iguales. Y si eso ocurre, Twitter las detecta y las investiga, y mientras se desarrolla esa investigación se bloquea su incidencia en el algoritmo de "relevancia", por lo que aquello que tuitean no impacta en la tendencia. Si doy una conferencia y 25 personas pueden entrar, pero otras 15 no, el análisis académico vería a las 40 personas, aunque en realidad solo 25 pueden interactuar conmigo y son parte del debate generado.

-¿Cómo combaten los trolls?

-Tenemos reglas de abuso y de privacidad. Hoy removemos el 38% de los contenidos sin que medie un reporte, por nuestra combinación de tecnología y control humano; el resto es por reportes de los usuarios. Y en cuanto a trolls, detectamos 9 millones de cuentas a la semana, a nivel global, a las que se les solicita algún proceso de verificación. Por ejemplo, un número de teléfono o correo electrónico. Si no pasan esa prueba, se eliminan.

-¿Dónde trazan la línea entre los trolls y la libertad de expresión?

-La filosofía básica de Twitter está con la libertad de expresión. Y fijamos estándares muy claros antes de eliminar o restringir una cuenta. El combate a los trolls y las cuentas falsas es muy proactivo.

-¿Y entre la libertad de expresión y el bullying?

-Excelente pregunta. Twitter está apalancado en la libertad de expresión, pero tenemos reglas que combaten el lenguaje abusivo. Buscamos fomentar el diálogo con tres pautas: seguridad, privacidad y autenticidad. Por eso no se permiten amenazas, ni grupos violentos, ni utilizar cuentas a nombre de otros, salvo que quede muy claro, de manera explícita, que es algo ficticio, o se revelen datos como una dirección privada o el teléfono de una persona.

-¿Twitter da información privada de sus usuarios a clientes (empresas, equipos de campaña)? ¿Hacen "cosas raras", como las que ocurrieron entre Facebook y Cambridge Analytica? ¿O nos vamos a encontrar, dentro de seis meses, con que...?

-[Ríe] No, no. Y no por dos motivos. Primero, por la gran diferencia entre las plataformas. Twitter es extremadamente abierta. Todos tienen acceso a lo que publicas, incluso sin siquiera suscribirte. Segundo, tenemos políticas muy claras de privacidad, de protección de datos.

-Usted ha recibido críticas en México. ¿Su sensación es que Twitter alimenta la "grieta"?

-[Se tira para atrás, inhala]. Lo que vimos en... [suspira] Lo que hay que trabajar es en tender un puente, una conversación, con el otro lado. Generar una buena estrategia de comunicación, de diálogo, y no esta suerte de concurso por generar la tendencia del día. Si no, ¿a qué te vas a dedicar? ¿A convencer a aquellos que ya están convencidos?

-¿Y los candidatos escuchan?

-Hay una... Es... [Sonríe] Je... Este... Hem... Hay una gran oportunidad. Por lo menos eso es lo que declaran los usuarios. Les preguntamos concretamente qué esperan de los candidatos y la respuesta fue diálogo, debate, interacciones entre ellos, con nosotros.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.