"Jechu" Acevedo, el sucesor de Díaz Gilligan que gana poder en la Casa Rosada de cara a 2019

El funcionario milita en el Pro hace diez años
El funcionario milita en el Pro hace diez años
Matías Moreno
(0)
28 de julio de 2018  

Ascendió bajo el ala de Fernando De Andreis , uno de los funcionarios más cercanos a Mauricio Macri y Marcos Peña . Tras la salida del Ejecutivo de Valentín Díaz Gilligan, que planea regresar a Pro si logra aclarar la denuncia por supuesto lavado de dinero que lo eyectó de su cargo, Jesús Mariano Acevedo se convirtió en el número dos del secretario general de la Presidencia. "Jechu", como lo llaman en Balcarce 50, ganó poder en la Casa Rosada y tendrá un rol clave en la campaña del oficialismo para los comicios de 2019: tejer el vínculo diario del Gobierno con las provincias y coordinar el armado electoral de Cambiemos en el interior.

De Andreis lo promovió en junio pasado a un cargo nuevo: secretario de Gestión Institucional. Ese puesto, que se creó durante la "reorganización" del Estado que impulsó Macri en su cruzada para bajar el déficit fiscal, había sido pensado inicialmente para Díaz Gilligan. Pero el exfuncionario se alejó de la función pública en febrero pasado después de que el diario El País, de España, revelara que tenía una cuenta en un banco en Andorra con un depósito de 1,2 millones de dólares.

Acevedo, de 33 años y quien hasta entonces estaba a cargo de la subsecretaría de Legal y Administrativa, quedó posicionado como "el sucesor natural" de Díaz Gilligan. Si bien tenía un perfil más técnico, De Andreis le asignó un papel político: articular el diálogo del Ejecutivo con intendentes y gobernadores de los lugares que visita Macri por sus compromisos de agenda. Acevedo no solo atiende los reclamos de gestión o partidarios que llegan al Gobierno desde los distritos, sino que también coordina el armado de Cambiemos en el interior para los comicios de 2019. Evalúa posibles candidatos y analiza los escenarios locales, contiene a intendentes oficialistas y busca atraer a Cambiemos a dirigentes de la oposición en aquellos distritos donde la coalición gobernante no hace pie.

La tarea que De Andreis le asignó a Acevedo, que se intensificará durante la campaña, es un complemento a la labor del ministro del Interior, Rogelio Frigerio , y su número dos, Sebastián García de Luca, con quienes tiene una relación cercana.

De la mano de De Andreis

Graduado de abogado en la Universidad Católica Argentina, "Jechu" comenzó a militar en el macrismo hace diez años. Integraba la juventud Pro, donde se acercó a Francisco Quintana, fue tesorero en el centro de Estudiantes de la UCA e integró el equipo técnico del exlegislador porteño del macrismo Jorge San Martino.

Su vínculo con De Andreis comenzó cuando ingresó como asesor de los temas económicos y financieros en su despacho de la Legislatura porteña. "Jechu" se ganó la confianza de su jefe, quien, cuando asumió como titular del Ente de Turismo de la Ciudad, lo designó como director general Técnico Administrativo y Legal del organismo.

Como todo integrante de la "juventud Pro", Acevedo tuvo su experiencia en las campañas del macrismo. En 2013, colaboró con Alfredo De Angeli en Entre Ríos y, en 2015, en Mar del Plata y La Plata.

Su "referente" en el macrismo es De Andreis, pero también tiene un vínculo cercano con Humberto Schiavoni, presidente de Pro, y Quintana, vicepresidente primero de la Legislatura.

Luego de la victoria de Cambiemos en las elecciones presidenciales de 2015, De Andreis lo designó como subsecretario de Coordinación (luego llamada subsecretaría de Legal y Administrativa). Cuando estaba en ese cargo, Acevedo controlaba las compras, contrataciones y licitaciones de la Presidencia. Por sus manos pasaron desde la remodelación de la quinta de Olivos hasta la eventual adquisición de un avión para Macri. También controlaba el área de recursos humanos.

El 7 de junio pasado Macri le dio un ascenso al hombre de confianza de De Andreis. A través del decreto 509/2018, "Jechu" fue nombrado como secretario de Gestión Institucional.

Familiares y amigos en el Estado

Tras el desembarco de Acevedo en Balcarce 50, varios integrantes de su entorno fueron nombrados en la Secretaría General de la Presidencia. Muchos de ellos tenían vínculos con el Pro o venían de trabajar con "Jechu" en la ciudad.

Su mujer, Sofía Benegas, es directora de Producción y Agenda Presidencial y reporta a Fátima Micheo, subsecretaria de Comunicación Presidencial, bajo la órbita de De Andreis. Ella es una de las hijas del exlegislador Pedro Benegas, dirigente de la Ucedé y luego de Pro, que falleció en 2014. Antes de ingresar a la Casa Rosada, trabajó en el Ministerio de Desarrollo Económico porteño con Francisco Cabrera, fue asesora de De Andreis en la Legislatura y estuvo en el Ente de Turismo. En esa época conoció a Acevedo.

Durante 2016, Benegas fue designada como jefa de la Unidad de Enlace Institucional de la Dirección General de Programas de Gobierno, dependiente de la Secretaría General de Presidencia, según el decreto 896 firmado por Gabriela Michetti y Peña. En noviembre de 2016, fue nombrada como coordinadora de Planificación de Agenda Presidencial. Ambas designaciones tuvieron carácter transitorio por 180 días hábiles. Desde el Ejecutivo informaron a LA NACION que Benegas solo mantiene la segunda designación.

Los cuñados de Acevedo también tienen contratos con el Estado. Tiburcio Benegas es asistente comercial en el ministerio de Producción desde noviembre de 2016. Antes había tenido una experiencia como asesor legal en la gestión porteña. Su hermano, Pedro, está contratado por la Secretaría General de la Presidencia. Según fuentes oficiales, también pasó previamente por la administración de Pro en la Ciudad.

Otros integrantes del entorno de Acevedo que trabajan en Presidencia son sus amigos Agustín González Calderón, director de Patrimonio y Suministros, y Federico Olmedo, coordinador de Infraestructura Técnica. Leonardo Bellante, también cercano a "Jechu", es director general de Administración de la Secretaría General de la Nación. Desde el Ejecutivo aseguraron que venían de trabajar con él en la ciudad o en la campaña 2015. Acevedo es amigo de otro joven Pro que llegó a la Casa Rosada con Macri: Darío Nieto, subsecretario de Asuntos Presidenciales, del riñón de Quintana y Marcos Peña.

Mientras Acevedo se amolda a su nueva función, Díaz Gilligan se mantiene activo en la política. Aguarda que se expidan sobre su caso la Oficina Anticorrupción (OA) y el juez federal Claudio Bonadio. Trata de ir poco a Balcarce 50 para mantener un perfil bajo, pero tiene contacto permanente con su sucesor y se prepara para volver al partido en 2019.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.