La medida cosechó el rechazo de opositores y organizaciones civiles

La ministra Bullrich, ayer, al presentar el Servicio Cívico Voluntario
La ministra Bullrich, ayer, al presentar el Servicio Cívico Voluntario Crédito: Télam
Señalan que esconde un regreso al servicio militar y cuestionan el rol educativo a cargo de Gendarmería
María Paula Etcheberry
(0)
17 de julio de 2019  

El proyecto de Servicio Cívico Voluntario en Valores que impulsa el Gobierno despertó críticas y polémicas en la oposición y en organizaciones de derechos humanos y de la sociedad civil. Del kirchnerismo a la izquierda, pasando por el premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, la Comisión por la Memoria o la Asociación de Pensamiento Penal (APP), rechazaron la medida dirigida a los jóvenes de entre 16 y 20 años anunciada ayer por la ministra Patricia Bullrich .

Las críticas apuntan a que se debería priorizar la educación como herramienta para inculcar valores en la juventud. También señalan que el proyecto podría ser "un servicio militar encubierto".

"Que alguien le avise a Patricia Bullrich que para 'formar a los jóvenes en valores democráticos y republicanos' existen las escuelas y universidades. No la Gendarmería.Los jóvenes necesitan más y mejor educación y oportunidades de trabajo", escribió en Twitter el senador Fernando "Pino" Solanas, que encabeza la lista de candidatos a diputados nacionales por la ciudad de Buenos Aires del Frente de Todos.

"¿Qué quiere para la juventud este gobierno? ¿Educación de calidad? No, cae el presupuesto año tras año, caen las becas progresar. ¿Empleos dignos? No, precarización. ¿Y qué sí quieren? Que recibamos formación de Gendarmería. Esa es su única política para nosotrxs, bárbaro che", expresó Ofelia Fernández, la joven compañera de lista de Solanas, a través de la misma red social.

Myriam Bregman, legisladora porteña y candidata a diputada nacional del FIT-Unidad, también criticó la medida. "A la juventud no le ofrecen educación, becas ni posibilidades de estudiar; le ofrecen llevarla a los cuarteles de Gendarmería", destacó.

"Bullrich lanza el Servicio Cívico Voluntario porque quiere una juventud militarizada. ¿A quién se le ocurre que con la Gendarmería que desapareció a Santiago Maldonado se puedan aprender 'valores democráticos'? Repudiamos esta propuesta de prédica derechista hacia la juventud", lanzó a su turno Manuela Castañeira, precandidata a presidenta del Nuevo MAS.

Algunos espacios políticos evitaron pronunciarse al respecto. Tal fue el caso de Consenso Federal. "Faltan detalles. Está el decreto, pero falta información. La presentación de la ministra fue incompleta", dijeron a LA NACION.

Las críticas al proyecto trascendieron la política. "Si quieren formar en valores, que lo hagan a través de la educación pública, en lugar de poner a los jóvenes bajo un régimen militar como es la Gendarmería. Esto es volver al servicio militar obligatorio de manera encubierta. Es una medida antidemocrática", dijo Pérez Esquivel a LA NACION. También recordó el caso Maldonado y cuestionó la idoneidad de la fuerza de seguridad a cargo de Bullrich.

"Las políticas de promoción y protección de niños, niñas y adolescentes en manos del Ministerio de Seguridad y la Gendarmería Nacional es un claro retroceso para nuestra democracia", señalaron, a su vez, desde la Comisión por la Memoria. "Basta de la doctrina Bullrich", completaron.

En una línea similar, la Asociación de Pensamiento Penal, que reúne a profesionales del derecho, planteó un "enérgico rechazo" a la medida del Gobierno a través de un comunicado. "La iniciativa del Ministerio de Seguridad encubre el deliberado propósito de reinstalar un disimulado servicio militar que la República Argentina abandonó hace muchos años, ya que los jóvenes deben ser preparados para la construcción de una sociedad pacífica y no para la guerra", señala el comunicado.

Una oferta para los "ni-ni"

Luego de participar del anuncio, Bullrich salió al cruce de los sectores que expresaron críticas a la medida. La ministra enfatizó que el Servicio Cívico "no equivale al servicio militar o colimba". También señaló que los jóvenes no van a "ver un arma ni cerca" y remarcó que "ni siquiera las van a portar los gendarmes".

"Los chicos que se acerquen lo harán con el propósito de tener una contención y un espacio donde poder expresarse y desarrollarse", agregó, para enfatizar: "Esta es una oferta para quienes no están haciendo nada, están en la calle, no trabajan ni estudian", explicó.

También respaldó el proyecto el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro. Señalo que mientras el programa enseñará "valores, civismo y oficios", la escuela secundaria "otorga un título que permite acceder a otras cuestiones".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.