La pelea invisible detrás del papelón con el avión de la realeza española

El video de los reyes de España esperando el avión

00:00
Video
Nicolás Balinotti
(0)
25 de marzo de 2019  • 18:38

Detrás del papelón por la falta de una escalera adecuada para que los reyes de España pudieran descender del avión, aparece una tensa disputa entre el Gobierno y la empresa estatal Intercargo, que se dedica casi monopólicamente a la atención en tierra de los aviones que llegan al país.

Mediante el decreto 49/2019, el Gobierno dispuso el 15 de enero pasado abrir el mercado del denominado servicio de rampas para acabar con la exclusividad de Intercargo, que cuenta hoy con unos 1750 trabajadores a los que el Estado prevé reubicar en otras áreas si es que finalmente logra romper la concentración del servicio.

Este lunes, como ocurre semanalmente desde que se publicó el decreto, un grupo de delegados gremiales de Intercargo asistió a las oficinas del Ministerio de Transporte para avanzar en la eventual reestructuración. El inconveniente con el avión oficial de la realeza española fue un tema de debate obligado. En el organismo que encabeza Guillermo Dietrich deslindaron cualquier responsabilidad en la Fuerza Aérea y evitaron señalar a los operarios de Intercargo. Desde otros despachos oficiales, en cambio, sí sugierieron miradas sospechosas hacia la Unión del Personal Superior Aeronáutico, que es el gremio que tiene injerencia en la empresa estatal. La "caza de brujas" continúa y amenazó con arrastrar al jefe de ceremonial de Cancillería, Marcelo Suárez Salvia, a quien defendió su jefe, Jorge Faurie, ante la consulta de la nacion.

La decisión oficial de quitarle el monopolio del servicio a Intercargo es parte de la pulseada entre el Gobierno y los gremios aeronáuticos, que rechazan el desembarco de las líneas aéreas low cost. Detrás de la disputa está en juego la redefinición de la política aerocomercial y un cambio de fondo en las condiciones laborales, con reducción de costos, flexibilización de leyes y controles, y hasta el posible final de los convenios colectivos.

Desde hace años Dietrich impulsa cambios en el mercado aerocomercial y hacia allí fue cuando decidió tender una alfombra roja para la llegada de las low cost. Es curioso: el funcionario que tiene bajo su órbita Aerolíneas Argentinas celebra el progreso de sus competidores.

Con Intercargo, que estuvo en manos de La Cámpora durante el kirchnerismo, sucede algo similar: hay dos empresas extranjeras interesadas. Intercargo depende desde 1994 en un 80% del Ministerio de Economía y en un 20% de Defensa. Antes de pasar a manos del Estado, pertenecía al empresario Alfredo Yabrán. Existió un proyecto para que Intercargo sea absorbida por Aerolíneas Argentinas, que ya tiene una empresa propia que se encarga del servicio de rampa: Aero Handling. Pero eso no sucedió porque Aerolíneas no logró aún ser autosustentable, como imaginó Mauricio Macri cuando en 2015 asumió la presidencia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?