Las claves de un nuevo juego político

Laura Di Marco
Laura Di Marco PARA LA NACION

Análisis de Laura Di Marco en LN+

12:03
Video
(0)
6 de diciembre de 2019  • 17:16

A continuación, sus principales conceptos:

  • Arranca un juego político nuevo en la Argentina: un nuevo oficialismo y una nueva oposición. Lo que todos vamos a estar mirando en el gobierno son dos cosas: la economía y el grado de autonomía de Alberto Fernández con respecto a Cristina Kirchner. Hace un mes, Alberto dijo dos cosas sobre Cristina que la realidad desmintió: que se estaba "apagando" y que estaba más para el retiro que para otra cosa. Esta semana aparecieron dos versiones de Cristina Kirchner. Una, la furibunda, cuando atacó a los jueces en el juicio por el direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz para beneficiar a Lázaro Báez. Una causa que fue iniciada por Elisa Carrió en 2008 sobre un señor que era cajero de un banco en Santa Cruz y se convierte en millonario, con fuertes inversiones inmobiliarias en la Argentina. Un "self made man", como dirían los americanos, que amasó su fortuna justo en los 12 años de kirchnerismo.
  • Pese a las muchas evidencias en contra, Cristina dijo ahí una frase calcada de Fidel Castro antes del triunfo de la revolución cubana. A Castro lo meten preso por el ataque al Cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, y como abogado se defiende solo y dice: "La historia me absolverá". ¿Es Fidel Castro su maestro, su inspiración? ¿Se está comparando con él? ¿Está llevando a cabo una revolución? ¿De dónde sacó que la historia la absolvió? La otra cara de Cristina fue el encuentro con Gabriela Michetti en el Senado, donde se produjo la transición. Esa postal, que simplemente mostraba el encuentro entre dos mujeres, una del gobierno saliente y otra del entrante, nos acercó por un momento a la postal de un país casi normal.
  • Alberto Fernández también mostró dos caras. Una, cuando le respondió un tuit a Hugo Alconada Mon como si todavía estuviese en campaña. Se enganchó en la tribuna tuitera como uno más olvidándose de que es el nuevo presidente. Al otro día, pidió disculpas y dijo que respetaba a Alconada Mon. ¿Tendremos un presidente así, con arranques de furia tuiteros y contramarchas?
  • En la economía no hay un plan. Lo que parece haber es improvisación, como casi siempre la hubo en la Argentina al menos desde el regreso de la democracia hasta nuestros días. ¿Cuál es la receta? Simple y a la vez pobre: demorar lo más posible el vencimiento de la deuda y ponerle plata en el bolsillo de la gente durante los próximos meses emitiendo. El ajuste ya está hecho: lo hizo Macri. Nada demasiado sofisticado.
  • El triunfo electoral del peronismo quedó cristalizado esta semana con la conformación de la nueva Cámara de Diputados y la designación por unanimidad de Sergio Massa como su presidente. Massa va a encontrar un límite en su poder: Máximo Kirchner, jefe del bloque del Frente de Todos, impuesto por su madre. Juntos por el cambio se estrena como oposición, con buenas y malas noticias. Vamos a tener una Cámara muy polarizada por las dos grandes coaliciones. El Frente de Todos quedó a un paso de alcanzar por sí mismo la mayoría: el objetivo de Massa es dotar a las futuras leyes de la mayor legitimidad posible.
  • El futuro oficialismo quedó consagrado como primera minoría en Diputados con 120 miembros (a sólo 9 de la mayoría). El principal bloque opositor será Juntos por el Cambio, con 116 miembros. El escándalo de la semana fue la pérdida de tres diputados con su sorpresivo pase al kirchnerismo. Sergio Massa fue quien articuló esa maniobra. Pasado en limpio: tres diputados que habían sido elegidos por Juntos por el Cambio estafaron a la ciudadanía pasándose al "Frente de Todos". Se trata de Beatriz Ávila (Tucumán), Pablo Ansaloni (Buenos Aires) y Antonio Carambia (Santa Cruz). Dicho de otro modo: los que fueron elegidos para controlar al gobierno se unieron a él. Una estafa lisa y llana que se va a enfrentar a una ciudadanía empoderada, muy distinta a la de hace 10 o 15 años atrás cuando estas borocotizaciones tenían muy bajo costo.
  • En la Argentina hay una innovación de la que, tal vez, la clase política todavía no terminó de tomar nota. Se trata de un 40 % de la sociedad fortalecida- que votó a Juntos por el Cambio, con una sensibilidad más democrática y republicana que le va a estar marcando la cancha al nuevo gobierno. Hay una clase media que ha despertado en la Argentina y que no parece que vaya a dejar pasar tan fácilmente este tipo de estafas a la representación. El kirchnerismo comparó la fuga de los tres diputados peronistas con el pase de Miguel Ángel Pichetto de la oposición al oficialismo cuando se unió al macrismo. ¿Es la misma situación?
  • Pichetto renunció a su banca en el Consejo de la Magistratura, pero además no pareciera el mismo escenario. Pichetto fue elegido por el peronismo, eso es cierto, pero se mantuvo muchos años en su banca. Tuvo conflictos con Cristina Kirchner e igual se mantuvo leal durante toda la era K. Llegó a confesar que durante el kirchnerismo sentía que le habían expropiado su cerebro y recién después de un largo proceso de maduración se dio cuenta de que había dos proyectos de país enfrentados y que él quería estar del lado de una Argentina con una sensibilidad republicana, democrática. Esa Argentina la encarnaba Juntos por el Cambio. No pareció oportunismo sino madurez. El inesperado regreso de Cristina fue lo que lo terminó empujando fuera un peronismo que volvía a acercarse al populismo.
  • Mañana se hará la marcha para despedir a Macri y se revelará un misterio de la futura oposición: ¿en las marchas del "Sí se puede" había amor por Macri o miedo a Cristina? La cantidad de gente que vaya a esa marcha nos va a dar una pista.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.