Las crisis regionales se colaron en la campaña y elevaron la temperatura

Fernández utilizó los aumentos en Chile, disparadores de las protestas, para criticar los incrementos de Macri; Bullrich, Faurie y Pichetto salieron a cruzarlo
Fernández utilizó los aumentos en Chile, disparadores de las protestas, para criticar los incrementos de Macri; Bullrich, Faurie y Pichetto salieron a cruzarlo Fuente: Archivo - Crédito: Marcelo Manera
Santiago Dapelo
(0)
23 de octubre de 2019  

La escalada de los conflictos en la región se coló en la campaña electoral. Cuando faltan cinco días para los comicios, los principales candidatos toman posición frente a las crisis que atraviesan los gobiernos de Chile, Bolivia y Ecuador y aprovechan para confrontar con sus rivales.

Alberto Fernández hizo la comparación entre los aumentos en el transporte que generaron el estallido en la capital chilena y los incrementos de "1500% de tarifas eléctricas, de gas y agua" durante la gestión de Mauricio Macri. "¿Somos conscientes los argentinos de lo que toleramos?", se preguntó el candidato a presidente del Frente de Todos.

Además, se quejó por lo que consideró una doble vara para medir lo que sucede en Chile y lo que pasa en Venezuela. "¿Qué hubiera dicho Macri si esto hubiera pasado en la Venezuela del presente?", lanzó el candidato a presidente del Frente de Todos sobre el estallido en las calles de Santiago de Chile, que ya sumó 15 muertos y más de 2500 detenidos. Y agregó: "Hago esta reflexión para que veamos cómo manipulan nuestra cabeza".

La primera respuesta de la Casa Rosada estuvo a cargo de Patricia Bullrich. La ministra de Seguridad describió los conflictos en Chile como "un intento concreto de voltear un gobierno" y advirtió que no se trata de una protesta social, sino que "es una insurrección con carácter cuasi terrorista".

Además, criticó al postulante kirchnerista por poner en igualdad lo que ocurre en el país trasandino con el régimen de Maduro.

"El mismo Alberto Fernández compara una democracia como la de Chile, donde necesariamente tenía que salir el Estado a poner orden, con un régimen dictatorial que cerró el Parlamento y la Justicia", dijo la funcionaria.

Sin eufemismos, el candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Pichetto, acusó a los gobiernos de Venezuela y Cuba de impulsar "procesos de desestabilización en otros países latinoamericanos", en relación con las violentas protestas en Ecuador y Chile. Y añadió: "Hay un conjunto de acontecimientos que tienen un eje: la desestabilización de los países de la región. Parecería que hay injerencia venezolana-cubana. Se perciben grandes convulsiones políticas y de reclamos sociales".

El senador por Río Negro sostuvo que "hay que seguir atentamente algunos discursos de Diosdado Cabello [número dos del chavismo] y Nicolás Maduro en Venezuela. Inducen a pensar en un acontecimiento en cadena y organizado".

Para Pichetto, los incidentes frente al consulado tienen "un tufillo cubano en la Argentina que se percibe en distintos lugares de América Latina, hay procesos organizados de cierta desestabilización". Y volvió a cargar contra Fernández por no condenar al régimen venezolano: "Hay hechos que requieren una definición política de los candidatos a presidente que sea categórica. Estamos frente a una dictadura militar que, en sociedad con Cuba, está avanzando en procesos de desestabilización en otros países latinoamericanos".

El canciller Jorge Faurie también se metió en la polémica y aseguró que en la región existe "un afán destructivo con manifestaciones anárquicas", en referencia a los incidentes que se produjeron anteayer en el consulado de ese país en la ciudad de Buenos Aires.

"En esa brisita bolivariana de la que hablan en Venezuela hay claramente una intención de intervenir o estar presentes en la vida institucional, política y social de nuestros países. Como un huracán bolivariano... y el huracán bolivariano nos va a traer un viento de hambre, pobreza, falta de libertad y dictadura", dijo el ministro de Relaciones Exteriores.

Según Faurie, en las protestas registradas "hay gente organizada, métodos calcados para actuar y generar situaciones de extrema violencia y generar un caos institucional para desestabilizar a los procesos políticos". Y, en ese sentido, vinculó lo que pasó en Chile y en Buenos Aires. "La 9 de Julio es una especie de campo de entrenamiento de este tipo de manifestaciones", dijo el canciller en declaraciones radiales.

Felipe Solá, en tanto, minimizó el impacto que podrían tener en la región esos países. "Creo que Venezuela y Cuba no están en condiciones de hacer una muestra de poder tan grande. Es imposible, esa capacidad o existe", dijo el dirigente peronista, uno de los hombres más cercanos a Alberto Fernández.

Solá, que suena como posible canciller, señaló que "Pichetto está diciendo cualquier cosa, en una desesperación para acortar la distancia [electoral]".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.