Los aportes privados y de municipios que ayudaron a evitar el default

Kicillof y López en conferencia de prensa anunciaron el pago de U$S 250 millones. Con aportes de privados y municipios, logró contra reloj sumar el 60% del monto a pagar y esquivó el default
Kicillof y López en conferencia de prensa anunciaron el pago de U$S 250 millones. Con aportes de privados y municipios, logró contra reloj sumar el 60% del monto a pagar y esquivó el default Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Javier Fuego Simondet
(0)
4 de febrero de 2020  • 19:45

LA PLATA.- La salida del laberinto en el que se había convertido el vencimiento del bono BP21 para el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, estuvo en una colocación de Letras del Tesoro provincial que aportó la mayoría del dinero necesario para afrontar el pago y evitar la caída en default de la provincia de Buenos Aires. Esa posibilidad de financiamiento estaba latente desde hace unos quince días, cuando en la administración bonaerense había incertidumbre sobre cómo afrontar el pago de la deuda sin poner en riesgo el depósito de los salarios del sector público. Con la adquisición de las letras por parte de privados y municipios, se sorteó la falta de acuerdo con los bonistas y se depositó el dinero, que hoy tendrán disponible los acreedores.

La definición se aceleró a partir del viernes cuando se hizo la colocación de letras por 10 mil millones de pesos y se recaudaron 9300 millones de pesos por el mercado doméstico
Axel Kicillof

La definición se aceleró a partir del viernes cuando, según contó Kicillof en conferencia de prensa, se hizo la colocación de letras por 10 mil millones de pesos y se recaudaron "9300 millones de pesos por el mercado doméstico". Pero la alternativa de las letras estaba en análisis desde unos días antes y fue tomando forma al compás de las distintas ofertas que hizo el gobierno bonaerense.

"Pasado el 20 de enero, ya lo teníamos en mente. Se acercaba el vencimiento y, analizando el mercado local, estaban dadas las condiciones para tomar este instrumento", reveló a LA NACION una fuente del gobierno que participó en las negociaciones con los bonistas. "Veníamos realizando varias operaciones. Habíamos hecho una [colocación] en diciembre, es difícil que un mismo emisor recurra al mercado tan seguido", aclaró.

En la definición del camino que tomó Kicillof para cancelar el pago del vencimiento del bono estaba incluida una dificultad potencial con el pago de salarios. "Para el 23 o el 24 de enero, cuando había que depositar los fondos sin apelar al período de gracia [que finalizaba hoy], la provincia tenía incertidumbre para poder afrontar el vencimiento y el pago de salarios", graficó la fuente, que destacó que pudieron "obtener los fondos [para la deuda] y tener garantizado el pago de salarios". La provincia, que había ofrecido pagar 30% del capital e intereses por la prórroga del vencimiento hasta el 1° de mayo, finalmente pagará capital e intereses en su totalidad.

Logramos el 60% [con las letras] y ya teníamos el 40%. No podíamos hacer un pago parcial porque hubiéramos entrado igual en default
Fuente del gobierno provincial

El dinero obtenido a través de las Letras del Tesoro aportó la mayoría de los fondos. "Logramos el 60% [con las letras] y ya teníamos el 40%. No podíamos hacer un pago parcial porque hubiéramos entrado igual en default", subrayó la fuente, de estrecha confianza del gobernador. La compra estuvo a cargo de "mercado local privado y entidades públicas, como municipios", añadió. Dos intendentes señalaron el viernes a LA NACION que desde el gobierno bonaerense llamaron a municipios para sugerirles que adquieran las letras. El gobierno provincial niega de plano que esas gestiones hayan existido. "Son un instrumento de inversión de corto plazo que está disponible para todos los que tengan excedente de liquidez", resaltaron.

La traba fundamental para la negociación que pretendía Kicillof fue el fondo Fidelity, cuya postura dura le impidió alcanzar el acuerdo con el 75% de los bonistas, lo que le hubiera permitido diferir el pago del capital hasta el 1° de mayo. Kicillof planteó ayer que ese fondo tiene "capacidad de bloquear" acuerdos porque tiene más del 25% de las tenencias del bono. Según pudo saber LA NACION, las charlas del gobierno con Fidelity fueron tensándose cada vez más con el correr de los días. "Respondían menos a nuestras comunicaciones", describió la fuente oficial.

La administración Kicillof se ilusiona con que la ley de sostenibilidad de la deuda nacional, que trata el Senado, ordene y alivie la situación bonaerense. Mientras, muestran satisfacción por haber sorteado el vencimiento incómodo del BP21 de enero. "Logramos los fondos y la decisión responsable fue pagar", destacó uno de los negociadores con los bonistas que, a tono con Kicillof, cargó las tintas sobre la administración de la exgobernadora María Eugenia Vidal: "En los últimos meses de gestión, pospusieron pagos y avanzaron en la recaudación impositiva a partir de adelantos de Ingresos Brutos. Cuando entramos, la caja reflejaba la recaudación de 2020".

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.