Los dos Cambiemos

Carlos Pagni
Carlos Pagni LA NACION

Editorial de Carlos Pagni

28:18
Video
(0)
9 de abril de 2019  • 01:03

Escuchá la columna en formato podcast

A continuación, sus principales conceptos:

  • Dentro de todas las patologías institucionales que presenta habitualmente la Argentina hay un problema central con la corrupción, de hecho hay una candidata o "protocandidata" muy relevante en el país que es Cristina Kirchner que no puede hacer campaña: inhibida por su imagen pública advierte que lo mejor que puede hacer es no aparecer por la impugnación moral que lleva encima.
  • Y este problema de la corrupción está ligado a otro problema de segundo grado mucho más importante que es el problema de la impunidad cuando hablamos ya no de corrupción sino de falta de castigo al delito y a la corrupción. Nos estamos refiriendo a deficiencias, a miserias del Poder Judicial , sobre todo el Federal. En la Argentina este problema de la administración de Justicia tiene que ver con el poder político y con la calidad moral que el poder político está teniendo desde hace mucho tiempo ligado a los organismos de inteligencia.
  • Esto que la ciencia política y el periodismo internacional descubren ahora nosotros lo descubrimos hace mucho tiempo en la Argentina, por este puente que hay entre servicios de inteligencia y Justicia Federal y en el fondo calidad de la democracia por deficiencias de la Justicia. La semana pasada la Argentina produjo muchas novedades en este sentido. Supimos que dos ministros de la Corte, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti , son presumiblemente espiados por bandas de inteligencia aparentemente autónomas que tienen alguna vinculación con la AFI .
  • El jueves de la semana pasada, un exsocio del doctor Rosenkrantz, el doctor Gabriel Bouzat fue al juzgado de Dolores del Alejo Ramos Padilla, un juez con simpatías probablemente con el kichernismo o la izquierda pero no con Macri, dijo que le mostraron los lugares por donde había estado porque lo habían estado espiando y que seguramente lo habían estado espiando porque había estado en esos destinos.
  • Hay que ver si Rosenkrantz y Rosatti declaran como testigos en el juzgado de Padilla para ver si hay un organismo de inteligencia aparentemente paralelo o clandestino que ha espiado a estos dos jueces. A su vez aparece un fiscal general de la ciudad de Mercedes, el fiscal del triple crimen de la efedrina, Ignacio Bidone, que dice que se quiere declarar como arrepentido para que le rebajen la pena. Estos son indicios de estas patologías institucionales de las que estamos hablando.
  • El fiscal va a confesar que le proveía información a estos servicios de inteligencia clandestinos para vigilar a esos dos jueces de la Corte, entre otras cosas. Todo esto determinó que el jefe de la inteligencia argentina, el escribano Gustavo Arribas y su segunda, Silvia Majdalani, tuvieran que ir a una Comisión Bicameral que controla o dice controlar a los organismos de inteligencia, donde tuvieron que dar explicaciones de una cantidad de cuestiones que tienen que ver con estas actividades clandestinas.
  • Lo primero que dijeron es que de todo eso clandestino no se hacen cargo a pesar de que algunos de los agentes, como por ejemplo uno llamado Barreiro, que fue a hacer una gran catarsis ante el juzgado de Ramos Padilla contando todas estas irregularidades, trabajaron en la AFI pero no los echaron. Ahora sí reconocieron y esto va a dar para todo una investigación judicial seguramente, que este grupo clandestino en el que figuran el falso abogado D' Alessio, el exespía Barreiro, reportaban a alguien que se llama Pablo Pinamonti y tanto Arribas como Majdalani dijeron que si Pinamonti es un agente oficial de la AFI quiere decir que hay una conexión entre alguien de la AFI y esas bandas.
  • En determinado momento le preguntaron a Arribas y a Majdalani si dos agentes de inteligencia orgánicos, de hecho uno de ellos se llama Sebastián Di Stefano, encargado de legales de la AFI, habían ido a ver al juez de Avellaneda, Carzoglio, que es el que maneja la causa en la cual está imputado Pablo Moyano por varios delitos cometidos como dirigente de Independiente junto con su padre Hugo Moyano. Arribas y Majdalani dijeron que sí, que hubo dos agentes de inteligencia visitando al juez Carzoglio. Dijeron que querían saber si el juez tenía pensado en agosto del año pasado detener a Pablo Moyano porque querían prever -para hacer inteligencia- cuáles podrían ser las reacciones del sindicalismo, de los camioneros, o si iba a haber alguna embestida sindical contra el Gobierno o algún tipo de desorden público en caso de detenerlo.
  • Lo cierto es que ahora el juez Carzoglio deja trascender que a él lo fueron a ver para presionarlo porque quería que el Gobierno por orden de Macri meta preso a Hugo Moyano. Lo curioso es que el kirchnerismo ahora levanta esta bandera de transparencia pidiendo que no se presione a los jueces cuando el propio juez Oyarbide dijo: "Me agarraron del cogote para que yo dicte rápidamente el sobreseimiento del matrimonio Kirchner", cosa que hizo. Pero no contó que Néstor lo llamó un día a Olivos para pedirle el sobreseimiento en su causa de enriquecimiento ilícito con Cristina y que la quería antes de Nochebuena.
  • El Gobierno o el grupo político que hacía estas cosas se rasga las vestiduras porque alguien de la AFI visitó al juez Carzoglio. Ese alguien de la AFI que decimos que es el encargado de legales es nada menos que el representante de Daniel Angelici, el presidente de Boca. Es el hombre de Angelici en la AFI, con lo cual uno podría sospechar que en esta jugada donde alguien de Angelici pide que se lo meta preso o está interesado en la prisión de Moyano lo que estamos viendo es también una ruptura en la interna de la AFA, porque todo este esquema de poder fue trasladado al fútbol, es decir es una noticia interesantísima que hará las delicias seguramente de Marcelo Tinelli, que fue víctima, desplazado por esta alianza entre Angelici y Moyano que se rompe ahora en los tribunales o en los servicios de inteligencia si es que se rompió.
  • Como vemos opacidad de la Justicia, opacidad de los servicios de inteligencia y ahora opacidad del fútbol, es una forma de la institucionalidad. Hay una curiosidad en todo esto, el juez Carzoglio que usa este caso para defenderse diciendo que lo acosaban está a punto de ser juzgado en la provincia de Buenos Aires por cantidad de irregularidades que se cometían en su juzgado y curiosamente tiene un defensor: Eduardo Duhalde, el expresidente, que a su vez fue el hombre que más hizo para pedirle al Gobierno que no hubiera un conflicto con Moyano. Es decir, entre Moyano y el juez que lo debe juzgar hay un nexo tan importante y evidente como el expresidente de la Nación Duhalde también haciendo un aporte muy controvertido o problemático a la transparencia y a la Justicia en la Argentina.
  • Ahora, aquellos que agarraban del cogote al Juez Oyarbide denuncian a Macri y a Arribas por haber mandado dos agentes al juzgado de Carzoglio. ¿Qué está pagando con esto Macri? Una gran impericia o frivolidad en el manejo de las relaciones entre el Poder Ejecutivo y la Justicia. Y está pagando haber menospreciado el lugar que ha ocupado tan problemático, cuestionable, inquietante, la AFI en la vida democrática en los últimos años.
  • Uno hubiera esperado un contraste entre el kirchnerismo y Macri pero no hay un contraste sino más bien continuidad, pero sí hay un contraste dentro de Cambiemos, que es María Eugenia Vidal, y pareciera haber dos modelos o dos estilos en relación con la institucionalidad dentro de Cambiemos y Vidal, que lo salva a Macri electoralmente en la provincia de Buenos Aires, lo salva también en términos de apariencia institucional y estilo en el manejo del poder.
  • Frente a todas estas informaciones que están apareciendo todo el tiempo en los diarios sobre la AFI Macri no tomó ninguna determinación ni sobre Arribas ni sobre Majdalani, la única que ha tomado una determinación es Vidal, que ha mandado, como informó ayer en LA NACION Iván Ruiz, a investigar a los comisarios que ella exoneró y que Majdalani tomó en la AFI para ver cuáles fueron sus actividades y eventualmente cuáles fueron las contaminaciones entre el narcotráfico y los servicios de inteligencia en el gran Buenos Aires y bajo el amparo de la AFI.
  • Quiere decir que la gobernadora de Cambiemos está interesada en saber lo que las autoridades de inteligencia de la Nación de Cambiemos pretenden en general ocultar o por lo menos distraer. Hace más o menos 15 días tanto Vidal como Elisa Carrió le pidieron a Macri que cierre la AFI, como se lo había pedido en su momento Jaime Durán Barba. Mientras tanto el Gobierno "no sabe, no contesta". Esto es clave porque uno de los temas que el Gobierno va a llevar como bandera a la arena electoral es la institucionalidad, dado que la situación económica está muy complicada. De nuevo Vidal se pone al frente siendo ella una figura central del oficialismo porque tiene una gran batalla en la provincia de Buenos Aires que está dada porque allí está sentada la mayor base electoral de quien es la principal desafiante del Gobierno: Cristina.
  • Esto nos lleva de la arena institucional a la agenda electoral . Estamos viendo una cantidad de elecciones: Neuquén, San Juan, Río Negro, donde si bien no gana el Gobierno hace pésima elección el kirchnerismo. Esto es interesante porque nos habla de varias dimensiones de la vida político electoral en la Argentina: ganan los oficialismos, los gobernadores o los candidatos de esos gobernadores que en general lo han pasado muy bien con Macri porque el Gobierno para obtener gobernabilidad y leyes en el Congreso les ha dado una cantidad de recursos que ahora ellos cobran electoralmente.
  • La pregunta es cómo hace Cristina para tener el 30% de los votos que dicen las encuestas para anclar ese porcentaje en una situación territorial que le es tan adversa y no solo en estas provincias que hemos visto donde el kirchnerismo sale muy mal sino en la elección de Córdoba del 2 de mayo, donde el kirchnerismo no pudo nisiquiera presentar listas y donde Cambiemos va dividido. Quiere decir que empezamos a ver que hay árbitros en la vida política Argentina de hoy que son Sergio Uñac en San Juan, el oficialismo en Río Negro, que ganó ayer con Arabela Carreras, en la provincia de Neuquén Omar Gutierrez con el MPN, y que no son Cambiemos ni el kirchnerismo.
  • En Córdoba lo más probable es que gane Juan Schiaretti, que se puede convertir en un árbitro sobre todo de la interna peronista y habrá a ver a quién apoya, si a Cristina o a Lavagna. Pero también va a ser muy importante lo que suceda con los radicales porque a los pocos días de atravesar una elección complicada en Córdoba, donde muy probablemente el radicalismo no solo no gane la provincia sino que pierda la capital que hoy gobierna, se va a producir la convención radical donde los radicales tienen que decidir básicamente si van con Macri o si buscan una alternativa en Lavagna. Esta elección de Córdoba va a ser entonces una elección muy importante para saber qué grado de consistencia tiene la tercera fuerza que no es ni kirchnerismo ni Cambiemos, hasta ahora esa consistencia es muy débil, sumados Massa, Urtubey, Lavagna, Pichetto, no dan muchos más votos de los que sacó Massa en la primera vuelta electoral de 2015, es decir, más o menos 15 o 17% de los votos y vamos a saber a través de Córdoba qué destino toma el radicalismo.
  • El Gobierno mira esta escena con una preocupación novedosa, porque ven que el programa económico no trae las novedades que había prometido, y el verdadero drama es que si Cristina sigue siendo realmente la principal desafiante genera inquietudes en el mercado. Plantea interrogantes dramáticos sobre el futuro económico y por lo tanto hace que la gente compre dólares. Esto ha hecho que haya dos novedades que dominan hoy la escena oficial, la primera es que Marcos Peña, que es el jefe de campaña del oficialismo, ha empezado a sostener diálogos con distintos sectores del establishment, distintas corporaciones, lo que ellos llaman peyorativamente "el círculo rojo", que va desde banqueros a industriales, obispos, pastores evangélicos, gente de la construcción y empresarios de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC).
  • De hecho hubo una comida la semana pasada en la casa de Julio Crivelli, presidente de la CAC, a la que fue Marcos Peña. En esas charlas Peña dijo: "Vamos a seguir privilegiando nuestra identidad sobre cualquier acuerdo político". Eso debe ser leído por la convención radical como que ni sueñen con que haya un candidato a vicepresidente radical, a pesar de lo que pase en Córdoba y a pesar de lo que los seduzca Lavagna y lo que diga Ricardo Alfonsín.
  • La segunda novedad que plantea Peña es que ya no dice: "La posibilidad de que Cristina Kirchner gane una elección es cero". Ahora, dice: "Va a haber un ballottage entre Macri y Cristina, no hay tercera opción, Lavagna es un invento de la política, de los medios. Pero en esa opción ganamos nosotros". Y esta es la novedad: "O en una segunda posibilidad gana Cristina". Es la primera vez que hombres del establishment (muchos de ellos es la primera vez que escuchan en una mesa como esa a Marcos Peña), escuchan que para el Gobierno Cristina empieza a ser una amenaza real a pesar de las enormes dificultades que se están haciendo evidentes en las elecciones del interior que estamos viendo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.