Los intelectuales de Mauricio Macri: de la psicología positiva a la robótica y la inteligencia artificial

El Presidente recibe mensualmente a un pensador seleccionado en su despacho; el jefe de Gabinete siempre está presente
El Presidente recibe mensualmente a un pensador seleccionado en su despacho; el jefe de Gabinete siempre está presente Crédito: Casa Rosada
Brenda Struminger
(0)
27 de diciembre de 2018  • 02:03

Más allá de lo acuciante que pueda resultar la actualidad política, económica y social del país ese día, Mauricio Macri asiste a la cita. Sin falta, una vez por mes recibe en su despacho de la Casa Rosada a un intelectual y escucha sobre inteligencia artificial, robótica, psicología "positiva" y avances mundiales en energía renovable. Sin embargo, su principal interés está en el estudio del populismo y las formas de salir de "la grieta". Cada encuentro es único, pero todos tienen algo en común: la presencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Las charlas con intelectuales ocurren desde que el Presidente asumió al mando. Las organiza el programa Argentina 2030, que depende de Jefatura de Gabinete. El exdirector Eduardo Levy Yeyati convocaba principalmente pensadores locales. Pero desde el año pasado, cuando tomó el mando el expresidente de la Fundación Pensar, Iván Petrella, se empezaron a sumar extranjeros.

De todas formas, el Presidente sigue reuniéndose con escritores o filósofos argentinos. A veces incluso con posturas críticas hacia el Gobierno. Y aunque en general los invitados asisten, hay límites. Los integrantes de Carta Abierta, por ejemplo, nunca aceptaron el convite.

En la Casa Rosada aseguran que los invitados internacionales no cobraron cachet por viajar a la Argentina o conversar virtualmente con el Presidente. Sí les pagan los viajes, el alojamiento y los gastos de estadía.

Los encuentros son privados y duran entre 40 minutos y una hora. Tienen lugar en el despacho presidencial, aunque no siempre en carne y hueso: cuando traer al intelectual elegido no es posible, las charlas con el Presidente se hacen por videoconferencia.

Fuente: LA NACION - Crédito: Alfredo Sabat

POPULISMO

La tendencia al populismo no fue eje de una, sino de varias charlas de Macri con intelectuales. Al igual que las "formas de salir de esquemas políticos de polarización ideológica" (léase: "la grieta"). Los diálogos sobre estos temas surgieron en especial en los encuentros con el historiador y periodista británico Timothy Garton Ash, que estudia las democracias occidentales liberales; y con el filósofo israelí Noah Yuval Harari, autor de De animales a dioses y Veinte ideas para el siglo XXI. Pero también con el psicólogo cognitivo Steven Pinker, conocido como el "gurú de la felicidad" por su teoría basada en la premisa de que las personas pesimistas lo son porque no ven la realidad correctamente.

Harari, por ejemplo, le planteó a Macri que uno de los principales problemas de los líderes populistas es que "nunca reconocen sus errores, por lo que son incapaces de rectificar posiciones, y siempre plantean que la culpa debe ser de otro". Según le dijo el escritor, en la genética misma del populismo está la incapacidad de cambiar de rumbo. Tal vez en ese momento Macri recordó que meses atrás su Gobierno había admitido "errores" como los recortes de las pensiones de los jubilados y la forma en que se implementaron los tarifazos, entre otros.

INTELECTUALES ARGENTINOS

Macri tiene acceso a una nómina de 25 "consejeros presidenciales" argentinos: el escritor Marcos Aguinis, el geógrafo José Barbero, el investigador Roberto Bisang, el cineasta Juan José Campanella, la economista ambiental Mariana Conte Grand, entre otros que fueron inscriptos cuando el programa estaba a cargo de Yeyati.

Pero el Presidente recibe también a pensadores que no forman parte de esa lista, muchas veces críticos de su gestión, como el escritor Martín Caparrós y el filósofo Tomás Abraham. Con ellos discute más sobre temas de coyuntura que con los extranjeros.

Desde el programa invitaron intelectuales kirchneristas, que siempre eludieron los encuentros con el mandatario.

PERFILES

Los intelectuales se eligen según los intereses del Presidente; o por el vínculo de sus ideas con el "proyecto de desarrollo" del Gobierno; o por la relación de sus teorías con rasgos del país que la Casa Rosada considera problemáticos (nuevamente: el populismo).

Los perfiles de cada experto son variados, pero tienen en común la amplitud de ideas. La académica australiana Kate Crawford, que estuvo con Macri la primera semana de noviembre, escribe y estudia la evolución de la inteligencia artificial, pero también sobre su injerencia en la vida social y política de un país. Por ejemplo, las consecuencias negativas de las tecnologías de reconocimiento social en términos de derechos humanos. Con Macri hablaron de la diferencia entre la realidad y marketing de la IA, de su repercusión en el empleo y la educación, de los modelos nacionales y de la carrera "armamentista" de IA entre Estados Unidos y China.

Macri se reunió en mayo con el experto en robótica estadounidense Marc Raibart, creador de la empresa Boston Dynamics y pionero en la fabricación de robots avanzados. "Estamos orgullosos de construir máquinas que rompan los límites y trabajen en el mundo real", se presenta la compañía en su página web. Sus robots se asemejan a perros que se mueven con llamativa precisión y pueden abrir puertas y manipular objetos, entre otras capacidades.

Con el Presidente hablaron, entre otras cosas, sobre el futuro del trabajo en un mundo donde las máquinas podrán hacerse cargo de muchas de las tareas que hasta ahora realizó el hombre.

"Gobernar y gestionar puede ser claustrofóbico", dijo Petrella a LA NACION sobre los encuentros. "Las urgencias no te permiten abrir la cabeza y estar atento a otras posibilidades. Por eso muchas veces se gobierna con las herramientas que se tienen a mano. Estos encuentros, además de ayudarnos a estar atentos al mediano plazo en la Argentina y el mundo, son también un intento de no caer en esa trampa", dijo.

Más allá de los encuentros con Macri, los intelectuales que llegan desde el extranjero son invitados por el Gobierno a "circular" por distintos ámbitos. Charlas en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación (ISEN), conferencias en el CCK y conversaciones con jóvenes académicos y periodistas, entre otros, forman parte de la agitada agenda que les arman desde la Casa Rosada a los pensadores de otros países.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.