Los Panama Papers: el caso que desató una reacción desesperada por borrar las huellas

Las revelaciones de los arrepentidos de la causa de los cuadernos muestran el impacto que tuvo la revelación de las sociedades offshore en el círculo kirchnerista
Las revelaciones de los arrepentidos de la causa de los cuadernos muestran el impacto que tuvo la revelación de las sociedades offshore en el círculo kirchnerista
Las revelaciones de los arrepentidos de la causa de los cuadernos muestran el impacto que tuvo la revelación de las sociedades offshore en el círculo kirchnerista
Hugo Alconada Mon
(0)
23 de febrero de 2019  

Poco antes de morir, el exsecretario privado de los Kirchner Daniel Muñoz admitió ante sus íntimos que había cometido un gravísimo error. Los Panama Papers eran ya un escándalo planetario en ciernes y les confió que había recurrido a sociedades offshore y había comprado propiedades en el extranjero, pero las había puesto a su nombre, por lo que todo saldría a la luz, según surge de las confesiones de varios arrepentidos de los cuadernos de la corrupción a los que accedió LA NACION.

El escándalo de los Panama Papers también generó otras reacciones. La expresidenta Cristina Kirchner le preguntó a su círculo íntimo cuánto de esas revelaciones era cierto y a comprender, según ella misma refirió, algunas conductas que hasta entonces no tenían explicación. Por ejemplo, le preguntó a su contador Víctor Manzanares qué sabía sobre los negocios offshore de Muñoz. La respuesta que recibió la llevó, a su vez, a lanzar un comentario. "Con razón tardó tanto tiempo en devolverme las llaves del departamento de la calle Uruguay", según la versión que Manzanares les dio a los fiscales, ya como "arrepentido". Es decir, el piso de Recoleta que se utilizó como bóveda para los bolsos con dinero. Mientras tanto, Muñoz procuró tapar sus rastros. Y para eso se apoyó en un círculo acotado de personas. Entre otros, Manzanares, así como en otro secretario privado del matrimonio presidencial, Isidro Bounine, que unieron fuerzas con el abogado Miguel Ángel Plo y el extitular de Oncca Juan Manuel Campillo.

El 4 de abril de 2016, LA NACION había revelado que Muñoz acumulaba actividades en paraísos fiscales. Entre otras, a través de una sociedad offshore en las Islas Vírgenes Británicas, según documentos de los Panama Papers, el proyecto global liderado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y el diario alemán Süddeutsche Zeitung. Esos documentos internos del estudio Mossack Fonseca, expusieron que Muñoz y su esposa, Carolina Pochetti, habían utilizado la sociedad Glod Black Limited para adquirir al menos una propiedad en Estados Unidos. Y en esa firma offshore también aparecía, entre otros, el marplatense Sergio Todisco, con inmuebles en Miami por al menos US$65 millones. Al igual que en decenas de investigaciones judiciales más, periodistas de LA NACION fueron citados a declarar ante la Justicia y aportaron copias de la documentación offshore. Pero al mismo tiempo, según comienza ahora a salir a la luz, el entorno de Muñoz intentó emprolijar y encubrir sus rastros, según admitieron varios de ellos en la causa por los cuadernos de las coimas durante las últimas semanas.

"Yo sabía que Campillo era Ministro de Economía de Santa Cruz, pero lo conozco cuando me lo presenta mi marido en mi casa y vino con Isidro Bounine", rememoró Pochetti tras la muerte de Muñoz. "Hubo una reunión en la que participaron los tres y fue luego de Panama Papers. [?] Campillo se ofreció a solucionar u ordenar las cuestiones de las sociedades en el exterior. Muñoz con lo de Panama Papers se asustó mucho, pero no me contaba porque estaba con la enfermedad muy avanzada y yo no le quería preguntar. Yo estaba abocada a su cuidado, no a todo esto. Muñoz estaba asustado y me pedía perdón por el desastre que me dejaba a mí, eso lo angustiaba mucho".

En la misma línea, Todisco declaró que cuando "saltó todo el tema este" de los Panama Papers, "Campillo, Pochetti y Plo ayudaron a desarmar el entramado societario", mientras que su exesposa Elizabeth Ortiz Municoy recordó que "fue muy de repente cuando mandaron a esta gente [a Estados Unidos] luego de los Panama Papers". "Yo estaba viviendo en Miami. Entonces me llamó quien resultó ser Juan Manuel Campillo, nos encontramos en mi oficina. Me dijo que iba a liquidar todos los inmuebles y a sacar el dinero al exterior", rememoró. "Campillo vino con su sobrino, Gastón Campillo. Me dijeron que tenían la orden de liquidar todo, que habían cobrado 4,8 millones de dólares para esa tarea".

Ante el fiscal Stornelli, Manzanares también aludió a los esfuerzos de Muñoz por acotar el impacto de las revelaciones de los Panama Papers, para lo cual requirió su ayuda y le comunicó que también Isidro Bounine iba a darle una mano. Manzanares relató, además, que Bounine se encargaría de contratar a alguien con vínculos en los medios de comunicación y que Muñoz ordenó desembolsar US$100.000 para que las revelaciones sobre Muñoz pasaran desapercibidas, en especial, en Clarín y LA NACION, que para entonces ya había revelado su aparición en los Panama Papers. Desde abril de 2016, este diario publicó más de sesenta artículos y columnas en los que alude al fallecido secretario privado de los Kirchner y su fortuna offshore.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.