Luis Majul: "¿Por qué Cristina Kirchner los doblega a todos?"

Luis Majul
Luis Majul LA NACION

Luis Majul, en LN+

20:15
Video
(0)
3 de septiembre de 2020  • 21:59

  • ¿Por qué, a pesar de tantos años, de tanta resistencia, y con tan alta imagen negativa, la vicepresidenta Cristina Fernández los termina doblegando a todos? ¿Por qué sigue imponiendo su agenda egocéntrica y caprichosa, y nada más y nada menos que en el medio del Covid-19?
  • Lo planteamos ayer aquí en Mirá lo que te digo y creo que vale la pena ampliar la idea. Ella sabe a dónde va. Es más que determinada, tiene un máster plan de poder y lo ejecuta. No duda y no se distrae. Ni siquiera le importa.

  • Ayer, Carlos Pagni, contó, que el sábado Cristina y Alberto almorzaron en Olivos. Y también contó que ella le volvió a pedir que siguiera esmerilando a Horacio Rodríguez Larreta. Ayer, en la entrevista con TN, el Presidente lo volvió a cuidar. ¿Cuánto podrá durar ese gesto de autonomía? A ella no le importa la grieta. No le importa la polarización. No le importa el daño que pueda hacerle al país. Va y embiste. No pierde tiempo, está enfocada.
  • Sus prioridades no son un secreto para nadie. La primera: poner patas para arriba el sistema judicial y zafar de una eventual condena. La segunda: ganar sí o sí en la provincia de Buenos Aires el año que viene. Allí está el epicentro del verdadero poder.

  • Los 12 mil millones de pesos que le acaba de enviar la Nación al gobernador Axel Kicillof, junto al traslado de 4 mil gendarmes, muestran que ella manda no solo haciendo política: también maneja la caja.
  • La gran caja del poder. El Presidente, como lo explicamos hoy, es el típico operador o lobbista que trabaja para conciliar, para unir a las partes. Fue exitoso en el armado del Frente de Todos, pero esa "virtud" no le sirve para gestionar o gobernar. Porque todo lo que construye, se lo tira abajo la vice.
  • Algo parecido está pasando con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Ayer, en un momento, estaban a punto de ponerse de acuerdo con la mayoría, pero Máximo Kirchner recibió un llamado urgente. ¿Adiviná de quién? Parece que de su madre.

  • Así se terminó de romper la armonía, y Massa fue arrastrado por la estrategia de polarización comandada, una vez más, por Cristina. Ahora parece que las sesiones van a ser mixtas. Cada bloque va a elegir a sus representantes para que asistan en forma presencial, pero hoy también es interesante analizar el nuevo conflicto de la toma de tierras desde la perspectiva de la interna del Frente de Todos.
  • El domingo, en La Cornisa, a través de un drone, pudimos mostrar la magnitud de la toma de Guernica, en el corazón del conurbano de la provincia de Buenos Aires. En el mismo informe, mostramos lo que estaba pasando en el Partido de la Costa. Solo en Guernica tomaron 100 hectáreas. Pero en toda la provincia, ya usurparon 4300 hectáreas.
  • Ayer el Presidente tuvo que salir a dejar en claro que la toma de tierras es un delito. Hoy a la mañana, la ministra de Seguridad de La Nación, Sabina Frederic, tuvo que poner a la ley por encima de la empatía social. Y Sergio Berni, que es Cristina, volvió con su discurso bien de derecha, con el objetivo de evitar la fuga de votos que se estaría produciendo en la provincia debido a la preocupación por la inseguridad.
  • Pero lo más curioso de todo es que la conducta determinada y prepotente de Cristina se esparció como una mancha hacia sus nuevos aliados circunstanciales: la familia Moyano, en especial Hugo y Pablo, y los dueños del "canal de la venganza", C5N, Cristóbal López y Fabián de Sousa. Lo de la indagatoria frustrada de Pablo Moyano fue un papelón.
  • Pero un papelón, primero, para el propio Pablo Moyano, y en segundo lugar para su abogado, Daniel Llermanos, a quien Eduardo Duhalde, en su momento, aconsejó separar, por su evidente desequilibrio emocional. Los argumentos para suspender la indagatoria fueron muy lábiles.
  • Primero, Llermanos reclamó la certificación del encriptado del sistema. Enseguida lo confirmaron y retomaron el acto. Pero a los pocos minutos, Llermanos argumentó que necesitaba suspender porque no había podido leer el PDF en el que estaba incluida la causa completa. La estrategia de Llermanos es pésima. En vez de sacar a su defendido del foco de la mirada de la opinión pública, lo coloca en el centro del debate una y otra vez.
  • Los abogados que siguen la trama de la causa se preguntan si lo hace a propósito, para generarle a la familia Moyano un problema mayor y enseguida facturarle en consecuencia, o porque de veras perdió la cordura y el profesionalismo mínimo para defender a la familia. La foto de hace dos fines de semana todavía sigue haciendo ruido.
  • Como Cristina y Cristóbal, quizá los Moyano supongan que la victoria electoral les da derecho a cualquier cosa. Pero ni siquiera el triunfo del año pasado fue de una contundencia tal, como para asumir que se pueden llevar todo puesto.
  • Miles de personas en las calles y en las redes sociales se expresan todos los días. Y son un límite contante y sonante para los "nuevos dueños" de la Argentina 2020.

Por: Luis Majul

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.