Luis Majul: "Una buena noticia que no da para festejar"

Luis Majul
Luis Majul LA NACION

Luis Majul, en LN+

05:23
Video
(0)
4 de agosto de 2020  • 20:56

  • ¿Es una buena noticia el acuerdo con los acreedores? Sí. ¿Da para festejar? No. ¿Fue el mejor acuerdo que se podía lograr? Tampoco. De hecho, si se cumple, el Estado terminará pagando 15 mil dólares más de lo que pretendía abonar originalmente. Y eso, después de anunciar más de cinco veces que se plantaba ahí mismo. Así y todo, el final de la película, el arreglo le permitiría ahorrar al país cerca de 30 mil millones de dólares.
  • Me pareció madura e inteligente la reacción de la oposición en general, al celebrar el acuerdo. También me parecieron prudentes las primeras declaraciones del presidente Alberto Fernández, lejos de la autocelebración y cerca de la prudencia. No sé cuánto le va a durar la prudencia al Frente de Todos. Y no soy muy optimista al respecto.

  • Si sus principales voceros son capaces de mentir una y otra vez sobre la parte de responsabilidad que les cabe a las gestiones de Cristina Fernández en la generación de esta deuda y le siguen echando la culpa de manera exclusiva al gobierno de Mauricio Macri, no creo que cambien de la noche a la mañana su sesgada manera de presentar la realidad. No será la primera ni la última vez.
  • Sí se sabe que el kirchnerismo despotrica mucho contra el capitalismo, pero termina pagando hasta el último peso. Y a veces, un poquito más. Es que una cosa es lo que dicen y otra muy distinta lo que hacen.

  • Pagaron de más a YPF después de la expropiación. Pagaron al contado y el cien por ciento de la deuda al Club de París. Manipularon las estadísticas del Indec y los datos de la pobreza y el hambre.
  • El Presidente, a poco de asumir, propinó un recorte de haberes a todos los jubilados y en vez de asumir que se trató de un ajuste lo quiso vender al revés. Tampoco fueron muy felices en presentar los datos de la pandemia. Ante cada estadística falsa o sesgada reciben la respuesta de países o regiones, con los números sobre la mesa. Pero volvamos al principio de la cuestión.

  • El acuerdo con los bonistas privados es una buena noticia, más por lo que se evitará que por lo que se pueda lograr. Se evitará, por ejemplo, un total aislamiento del mundo. Esto se iba a expresar de mil y una maneras diferentes. Desde la carencia total de crédito al Estado nacional y los provinciales y las empresas privadas hasta la imposibilidad de usar la tarjeta fuera del país.
  • Ahora, después del acuerdo, el Gobierno, si de veras quiere empezar a llenar la heladera de los argentinos necesita un plan. Y no solamente lo necesita: se lo debe presentar al Fondo Monetario para seguir por buen camino. Aunque se enoje el ala delirante del oficialismo, esto es lo que hay que hacer.
  • Porque como dice Martín Tetaz, desde su forma de mirar las cosas, o Javier Milei, desde su propia ideología, la deuda es hija del déficit fiscal. Y el déficit de este año podría ser el más alto, o unos de los más altos de la historia: cerca del 10 por ciento del Producto Bruto Interno. Por lo demás, y junto con esta buena noticia, la Argentina está repleta de otras malas noticias que están sucediendo aquí y ahora.

  • Una fuerte ola de inseguridad, con un considerable aumento no solo de los casos, sino de la crueldad y la violencia con la que se ejecutan los delitos. La respuesta a esto es un video de propaganda de Sergio Berni que da vergüenza ajena.
  • La aprobación de la cláusula Cristóbal López en el proyecto de Ley de Moratoria que está generando una nueva ola de indignación en una buena parte de la sociedad.
  • No por repetido hay que dejar de recordarlo: López evadió de manera fraudulenta mil millones de dólares, compró bancos, grandes empresas y una señal de cable a la que hoy utiliza como ariete de impunidad y venganza. Ahora está a punto de transformarse en un deudor moroso, a pagar en cómodas cuotas, y con grandes posibilidades de ser amnistiado.

  • Cristina Fernández y los chicos grandes de La Cámpora no se detienen y todos los días piensan o ejecutan alguna maldad política para lograr la impunidad de la vicepresidenta. En las últimas horas embistieron contra el jefe de los fiscales, el procurador General Eduardo Casal. Como no tienen de qué acusarlo, lo denuncian por persecución a la fiscal que lleva el juicio del Correo Argentino, Gabriela Boquín. Pero la fiscal antes había sido denunciada por sus empleados de acoso laboral (mobbing)
  • Hoy legisladores de la Coalición Cívica denunciaron al Presidente por el delito de abuso de autoridad. Creen que abusó de su autoridad al haber designado al defensor de Cristóbal López y Cristina Fernández, Carlos Beraldi y también a León Arslanian, como integrante de la comisión asesora de la reforma judicial.

  • Los diputados, entre los que se encuentran Paula Oliveto, Mariana Zuvic, Juan Manuel López y Marcela Campagnoli, le piden a la Oficina Anticorrupción que le exija a Beraldi y Arslanian sus declaraciones juradas para probar el conflicto de intereses por litigar contra el Estado.
  • También Laura Alonso, extitular de la Oficina Anticorrupción, le pide a quien la sucedió, Félix Crous, que ese organismo se expida, de manera urgente, para determinar si hay conflicto de intereses en el nombramiento de Beraldi.
  • Alonso, con quien enseguida vamos a estar hablando, recordó que Beraldi tiene presentados, por lo menos seis recursos ante la Corte Suprema de Justicia.
  • Es decir, seis recursos ante la misma Corte a la que ya criticó y cuyo número de miembros quiere ampliar.

Por: Luis Majul

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.