Macri impulsa las primarias en la Capital

Un proyecto de Pro prevé llevarlas a cabo el año próximo y en 2015
Jaime Rosemberg
(0)
29 de mayo de 2012  

Por motivos políticos y electorales similares a los esgrimidos el año pasado por la Casa Rosada, Mauricio Macri promueve un 2013 con internas abiertas en la ciudad de Buenos Aires. Y que los ciudadanos elijan a su sucesor en el cargo por la misma vía dos años después.

Tres altas fuentes partidarias confirmaron ayer que un proyecto de ley de primarias abiertas y obligatorias en la Capital, que se harían junto con las internas para cargos nacionales, llegaría la semana próxima a la Legislatura porteña desde el Ministerio de Gobierno, que encabeza Emilio Monzó. La amplia reforma electoral que pretende Pro incluiría también, aunque en etapas posteriores, el voto electrónico y la boleta única.

De conseguir el siempre difícil apoyo de la oposición y aprobar la reforma del Código Electoral (se necesitan 40 de los 60 votos), el macrismo logrará un doble objetivo: por un lado, aportar a "la transparencia electoral" en la elección de legisladores porteños, que podrán presentarse en más de una lista por partido. En la misma fecha, Pro tendría por primera vez en su historia a tres o cuatro candidatos dirimiendo la candidatura a senador por la Capital. Una envidiable vidriera para la competencia contra el kirchnerismo y otras fuerzas porteñas, que ya miran de reojo la llegada de un proyecto que podría tener resistencia legislativa.

"Nada como las campañas para potenciar y hacer conocidos a los candidatos", explican en el macrismo, y ya ven al jefe de gabinete Horacio Rodríguez Larreta, al diputado Federico Pinedo y a los ministros Diego Santilli (Ambiente) y Esteban Bullrich (Educación), entre otros, compitiendo por encabezar la lista de senadores, una competencia que según Macri ganan "con cualquier candidato en la cancha".

La pelea por 2013 es fundamental para Macri. Sin un claro triunfo en su principal distrito, el proyecto presidencial para 2015 quedaría magullado. Por eso, en el macrismo alientan una pelea electoral previa que saque a la cancha a varios ministros y dirigentes. "Y de paso que muestren cuántos votos tiene cada uno", expresó, con algo de malicia, un ministro porteño.

Para Larreta, comentan en Pro, sería la oportunidad de demostrar que "es algo más que un buen funcionario". Pinedo, que según distintos macristas "ya tiene imagen de senador", intentará revalidar los veinte puntos obtenidos el año último cuando renovó su banca de diputado. En aquel entonces, Macri expresó su discrepancia con las internas que promovía el kirchnerismo y pidió "una reforma política más profunda". Bullrich y Santilli, dos ministros con alta exposición relacionada con la gestión, también se anotan para la pelea por la senaduría. "Y quién te dice: si ganás en 2013, quedás bien posicionado para suceder a Macri en 2015", se entusiasman cerca de uno de los cuatro precandidatos.

En Pro dicen que no hay temor a una eventual "guerra sucia" entre candidatos del mismo partido. "Es normal que se agredan un poco. Así crecen los partidos", afirmaron desde Bolívar 1. De todos modos, en el macrismo porteño las aguas no están tranquilas: representantes de los distintos sectores internos tienen prevista una reunión esta semana para evitar una pelea sangrienta por la presidencia del partido, que Michetti dejó vacante al asumir como vice de Pro nacional.

Protagonistas

En el rubro Jefatura de Gobierno para 2015 ya está anotada hace rato María Eugenia Vidal, actual vicejefa de gobierno porteño. "No será candidata el año próximo. Corre para 2015", se entusiasman a su lado. Las internas volverían a ser protagonistas en ese entonces, cuando se elija al sucesor de Macri, que no tiene posibilidad de ser reelegido en el cargo. El líder de Pro espera dirimir su sucesión por medio de internas abiertas. "Van a llegar Horacio y María Eugenia. Y por ahí un tercero", contestan, misteriosos, en el macrismo.

Claro que el diseño del andamiaje electoral de Pro para el año próximo parte de una base: que Gabriela Michetti acepte finalmente mudarse y ser candidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires. "A ella le viene mejor el rol de opositora en provincia que defender la gestión porteña en la ciudad", asegura uno de los dirigentes que quieren persuadirla. ¿Y si, como dicen a su lado, quiere ser senadora por la Capital? "No hay discusión, va a ir ella por la senaduría. Pero nos quedamos sin candidato en provincia", contesta preocupado un funcionario Pro.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.