Massa mete presión en las gestiones con el kirchnerismo y acapara la atención

Hoy publicará un documento con la posición de su fuerza; en el Instituto Patria dicen que el acuerdo está cerca de cerrarse, pero que habrá que esperar hasta último momento
Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Hoy publicará un documento con la posición de su fuerza; en el Instituto Patria dicen que el acuerdo está cerca de cerrarse, pero que habrá que esperar hasta último momento
Gabriel Sued
(0)
8 de junio de 2019  

Cuando faltan cuatro días para la inscripción de los frentes electorales, Sergio Massa abrió ayer un signo de interrogación sobre el desenlace de sus negociaciones con el kirchnerismo.

Las tratativas registraron avances en los últimos días, pero aún no están cerradas, coincidieron dirigentes de los dos sectores. El jefe del Frente Renovador prevé publicar hoy un documento, dijeron fuentes de su entorno. Se espera que ahí clarifique su posición y sus intenciones, toda una incógnita, incluso para quienes hablan con él a diario.

Las gestiones se desarrollan en el más alto nivel. Massa negocia con Alberto Fernández , Máximo Kirchner y Eduardo "Wado" De Pedro . Cristina Kirchner no interviene de manera directa en las tratativas, pero está al tanto de todo y participa de las decisiones. "Es todo muy lento. Si cerramos un acuerdo, va a ser a último momento", dijeron, con fastidio, en el Instituto Patria.

Si bien en el kirchnerismo y en las segundas líneas del Frente Renovador afirman que solo faltan detalles para anunciar el acuerdo, Massa sigue en contacto con referentes de Cambiemos, donde todavía no descartan que termine jugando con el oficialismo.

La versión que circula con más fuerza es, de todos modos, que Massa y el kirchnerismo están negociando la conformación de listas de unidad para el Congreso, la Legislatura de la provincia de Buenos Aires y los municipios.

El jefe del Frente Renovador pretende garantizar espacios para sus dirigentes en la boleta del eventual frente de unidad. "Se quedaría con un legislador por sección y tres diputados nacionales", contó a LA NACION uno de los intendentes que siguen de cerca las negociaciones. Si se cumpliera ese esquema, el massismo podría renovar la mitad de las bancas nacionales que pone en juego y 8 de los 9 lugares que arriesga en la Legislatura bonaerense.

El segundo punto del acuerdo sería garantizar el respaldo a la reelección de los jefes comunales del Frente Renovador. Esa condición disparó el primer conflicto en la mesa de negociaciones. Massa exigió, cuentan dirigentes al tanto de las tratativas, apoyo para la candidatura de Malena Galmarini , su esposa, a la intendencia de Tigre. El actual jefe comunal es Julio Zamora, un peronista al que Massa eligió como sucesor en 2013, que dejó las filas del massismo y apoyó la candidatura de Alberto Fernández.

El pedido del jefe del Frente Renovador sería atendido, contó a LA NACION otro intendente peronista del conurbano. "Si estamos negociando con alguien que nos puede aportar 5 o 6 puntos a nivel nacional, no podemos empezar negándole el apoyo en Tigre", explicó.

Lo que todavía queda por definir es qué lugar ocuparía Massa en la boleta del eventual frente de unidad. Ayer circuló con fuerza la versión de que el jefe del Frente Renovador pretende competir en las PASO presidenciales ante el binomio que integran Alberto Fernández y Cristina Kirchner . Se mencionó incluso el nombre de una posible compañera de fórmula, la cordobesa Natalia de la Sota, hija del exgobernador de la provincia.

"Él no tiene claro qué quiere hacer. Un día dice que quiere un acuerdo. Otro día, que quiere unas PASO", renegaron en el Instituto Patria. Aclaran que están dispuestos a abrir la competencia para la presidencia y acordar las listas legislativas y municipales.

En la Casa Rosada también advierten que las características de Massa hacen más difícil anticipar el desenlace. "A los suyos los vemos más con el kirchnerismo. Pero es Massa, y con Massa todo puede pasar", dijo ayer un estrecho colaborador de Mauricio Macri , desde Olivos, cuando caía la tarde.

Las conversaciones entre el líder del Frente Renovador y el equipo de María Eugenia Vidal comenzaron a enfriarse el martes, cuando se frustró la reunión entre la gobernadora y el diputado.

Después Vidal viajó a Bogotá . Entre Cambiemos y el diputado, sin embargo, no se cortaron todos los puentes. Según pudo reconstruir LA NACION, actores de Cambiemos de buen feeling con Massa mantuvieron diálogos -telefónicos y reiterados- durante toda la semana.

"Lo que vemos es que su tropa le pide ir con el kirchnerismo. Pero no es lo que él quiere para su futuro político porque volver ahí lo puede destrozar", dijo a LA NACION un funcionario que siguió de cerca la negociación.

En el Gobierno esperan a que Massa, finalmente, se decida este fin de semana. Si anuncia que persiste como candidato presidencial de Alternativa Federal, leerán que la colectora con Vidal aún tiene chances: alcanza con asentar un vínculo jurídico entre ambas alianzas para que la jugada electoral sea posible.

Con la colaboración de Maia Jastreblansky

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.