Mauricio Macri: más allá de la política

El líder de Pro reconoció miedos, admitió errores y relató momentos importantes de su vida; en un reportaje con LANACION.com también habló de sus hijos, de sus ex esposas, de la relación con su padre
(0)
9 de mayo de 2007  • 00:03

Lejos de su despacho y en un intento por estar un tiempo, al menos, fuera de la campaña electoral, Mauricio Macri habló de sus hijos, de su padre, de sus ex esposas, de sus gustos, de sus miedos y de sus errores.

Sus definiciones políticas son conocidas. Pero, en su costado más profundo logró sorprender con algunas confesiones que lo definen como hombre, más allá del candidato.

En una entrevista con LANACION.com en la quinta que su padre Franco Macri tiene en Los Nogales, en la provincia de Buenos Aires, el postulante a jefe de gobierno porteño, que competirá en las elecciones del 3 de junio próximo, y que -según las encuestas- pelea por el primer puesto para ocupar el despacho de Avenida de Mayo 525, admitió que llora, reconoció que le tiene miedo a la traición y que hasta le tiene fobia a las víboras.

Tras un partido de fútbol, en el marco de un campeonato que organiza desde hace 28 años en ese predio, y en el que perdió por goleada (7-3), el líder de Pro se definió como un hombre pragmático, señaló como uno de sus peores defectos no ser buen marido y contó que mejoró la relación con su padre.

- ¿Cómo es Mauricio Macri como ciudadano común?

- Normal, impaciente con el tránsito, no me gusta la suciedad en el espacio público, ni que toquen bocina. Me gusta ver a la gente en los parques, tener tiempo para estar con mis amigos, jugar a las cartas, hacer deportes, estar con mis hijos.

- ¿Tres virtudes y tres defectos suyos?

- Le voy a decir los defectos: La ansiedad, la dispersión y… (piensa) ¿Qué otro más que no sea muy grave? (risas) ¿Por qué tres? ¿No alcanzan dos?... No ser buen marido.

- ¿Y cómo ex marido cómo es?

- Como ex marido soy bueno…

- ¿Y por qué como pareja no?

- Y… Digamos que no me sale. Lo intento pero por ahora no me salió. Pero no me rindo, puede ser que con la que viene lo logre.

- ¿Llora?

-Sí, lloro por amor, por impotencia, cuando me emociono. Boca me hizo llorar varias veces. Trato de no hacer un espectáculo llorando públicamente, no sea cosa que parezca un llorón, pero no me parece mal que los hombres lloren.

- ¿A qué le tiene miedo?

- A la traición, a las víboras…

- ¿Tiene fobia?

- Sí. Si las tengo enfrente no les tengo miedo, pero siempre tengo la imagen de que voy a pisar una víbora. Y obviamente, tengo miedo de que le pase algo a mis hijos. Vivo con ese tipo de idea espantosa.

- ¿Sigue haciendo terapia?

- Sí, hace diez años que hago terapia ortodoxa. Empecé por el tema del secuestro, pero de lo único que no hablé fue del secuestro.

- ¿Hay alguien que le esté faltando en este momento?

- Mi abuela y un amigo mío que se mató en un accidente de autos hace un par de años.

- ¿Cuál es su contacto con la religión? ¿Va a misa?

- No, no voy a misa. Soy católico no practicante. Fui practicante hasta los 25 años.

- ¿Hace yoga o meditación?

- No, pero yoga es algo que me está dando vueltas en la cabeza, en cualquier momento me lanzo.

- ¿Alguna anécdota de rebeldía de su adolescencia?

- Yo siempre fui bastante prolijo, no me voy a hacer el rebelde. Fui rebelde como para no aceptar la disciplina familiar sobre qué es lo que tenía que hacer en mi vida, pero en mi infancia siempre fui muy prolijo.

- ¿Le pusieron amonestaciones?

- Las veces que estuvieron a punto de expulsarme del colegio por amonestaciones fue por jugar al fútbol con una chapita en el recreo. Mi vieja me retaba porque me tenía que vivir comprando zapatos.

-¿Un amigo?

-Tengo muchos amigos. Eso me ayuda a no perder el equilibrio.

-¿Un enemigo?

-Tengo algunos que no me quieren, pero soy de los que piensan que si te enganchas con tener enemigos, te ganaron. Si odiás a alguien ya perdiste y esa persona te ganó.

-¿Qué cosas cree que no le gusta de usted a esa gente o a los que no lo van a votar?

-Hay de todo, gente con prejuicios, que cree cuentos irreales. Por ejemplo, hoy un hombre en la calle me dijo que su padre se había fundido porque mi padre era el dueño de la línea Plaza de colectivos. Yo le dije: ´¿Línea de qué?´. Hay gente que cree cosas rarísimas.

- ¿De qué se arrepiente?

- Me arrepiento de no haber intentado más que funcionen mis parejas. Me hubiese gustado haber tenido más tiempo para estar con mis hijos cuando ellos eran muy chiquitos. Yo trabajaba mucho y volvía muy tarde. Nada que uno diga muy grave…

- ¿Qué es lo que más le gusta hacer con sus hijos?

- Verlos actuar e interactuar entre ellos. Escucharlos. Reflexionar porque la verdad es que uno aprende. Compartir una película, un viaje, una comida.

- ¿Los ve mucho?

- Sí, todas las semanas. A pesar de que yo no vivo con ellos desde que son chiquitos, estoy muy contento de la relación que tenemos. Es muy intensa. Hablamos todo el tiempo por teléfono, nos mandamos mensajes de texto.

- ¿Qué piensan de su carrera política?

- La sufren. Respetan y admiran que tenga esa vocación, pero no la pasan bien.

- ¿Alguna vez pensó en dejar su candidatura por eso?

- No, les expliqué que para mi era algo que sentía profundamente y que comprendía que era incómodo y difícil para ellos, pero entendieron mi vocación.

- ¿Piensa que lo perjudica no tener una esposa al lado suyo como candidato en la campaña?

- No, me perjudica volver a casa y estar solo y no tener quien me mime un poco. Los recios quedan solamente en las películas. Cada tanto viene una de mis hijas a dormir a casa y me hace compañía.

- ¿Cómo es su relación con su padre?

- He tenido idas y vueltas. Pero ahora, que ya hace años que no trabajo con él, tenemos una relación afectiva.

- ¿Con qué frecuencia lo ve?

- Organiza una mesa de cartas con amigos y cada tanto yo voy a jugar. Ahora en campaña casi nunca; sino, una vez por semana, o cada diez días paso por la casa y juego a las cartas con él y los amigos.

- ¿Y de qué temas hablan?

- De la familia, pero no mucho. Cuando se juega a las cartas, se juega a las cartas.

Las preferencias del candidato

  • Libros que está leyendo en la actualidad: La virtud del egoísmo, y La rebelión de Atlas, de Ayn Rand, y Sexo, mujeres y política, de Durán Barba.
  • Libros preferidos: La biografía de Gandhi; Esta noche, la libertad, de Dominique Lapierre y Larry Collins; y El manantial, de Ayn Rand.
  • Películas preferidas: El Placard, La fiesta inolvidable, Actually Love, Gladiador.
  • Música preferida: Variada. Génesis y Queen, entre otros grupos.

  • Un hombre en la historia: Frondizi, Roca, Sarmiento.
  • Político de la oposición: Lifchitz, el intendente de Rosario
  • Una mujer en la historia: La Madre Teresa de Calcuta.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.