Luján: Mauricio Macri y Alberto Fernández asistieron juntos a una misa "por la unidad y la paz"

Juliana Awada, Mauricio Macri, Alberto Fernández y Fabiola Yañez
Juliana Awada, Mauricio Macri, Alberto Fernández y Fabiola Yañez Crédito: Prensa Frente de Todos
(0)
8 de diciembre de 2019  

En un anticipo del acto de traspaso del poder que protagonizarán el martes, Mauricio Macri y Alberto Fernández coincidieron hoy en la misa "por la unidad y la paz" que celebró la Iglesia en la Basílica de Luján.

Ambos en primera fila, junto a sus parejas Juliana Awada y Fabiola Yañez, escucharon la homilía predicada por el arzobispo de Mercedes-Luján, Eduardo Scheinig, que agradeció a ambos "presidentes" por su presencia.

Macri y Fernández no se mostraban juntos desde el 28 de octubre, el día después de la primera vuelta, cuando se reunieron en Casa Rosada.

"No somos ingenuos, no creemos que una celebración sea la solución de los problemas, pero estamos seguros de que este gesto que estamos realizando juntos, habla por sí mismo, y deseamos que en estos días históricos y con la ayuda de lo Alto, se convierta en una puerta para entrar en esta nueva etapa, con sinceros anhelos de unidad y de paz", dijo Scheinig.

Asimismo, en consonancia con uno de los objetivos del encuentro, el religioso destacó: "Ninguna persona o grupo en soledad o aislado es la Patria. La Patria somos todos. La comunión entre nosotros no es una cuestión estratégica, hace a la esencia de lo que somos en el origen y a lo que podemos ser en el destino común".

El presidente saliente y el entrante se abrazan durante la misa celebrada frente a la Basílica de Luján
El presidente saliente y el entrante se abrazan durante la misa celebrada frente a la Basílica de Luján Crédito: Prensa Frente de Todos

" La unidad es un don y es también una tarea", agregó. E insistió en que "es una tarea que nos compromete a todos, porque la unidad es muy frágil y la rompemos con facilidad".

"La unión de un pueblo es una tarea, una lucha que comienza en el corazón de cada uno. Allí debemos ser capaces de vencer egoísmos profundos, vanidades, narcisismos, maldades y hasta la propia mentira que nos fabricamos para vender una imagen que no soy yo".

" Debemos hacer todo lo posible por resistir y no caer en la tentación de querer destruir al otro. En la patria, el otro es mi hermana, es mi hermano", insistió.

Scheinig hizo alusión también a la situación sociopolítica del continente y del mundo, y dijo: "Todos somos conscientes que lo que viene, lo que ya estamos viviendo en el mundo, en nuestra América Latina, no es fácil, y para seguir construyendo esta nación bendita necesitamos de todos. Nadie sobra en esta construcción".

" Estamos agotados de tantos desencuentros y peleas. No se trata de una unidad homogénea o hegemónica, sino de una unidad necesaria para construir el país deseado y salir del laberinto en el que nos encontramos. Necesitamos promover una cultura del encuentro. Necesitamos escucharnos y volver a dialogar todas las veces que sea necesario", añadió.

"Respetarnos"

Mauricio Macri y Alberto Fernández, en Luján
Mauricio Macri y Alberto Fernández, en Luján Crédito: Captura

Después de la misa, el presidente entrante, Alberto Fernández, se acercó al público, saludó a varios de los presentes e indicó que la clave para alcanzar la unión es el respeto. En declaraciones a la prensa, el compañero de fórmula de Cristina Kirchner dijo que hay que "respetarse", que eso es lo importante, y no tanto "pensar igual".

Asimismo, afirmó que "llegó el momento de estar juntos para siempre". Abordado por periodistas a la salida de la ceremonia, Fernández sostuvo que la Iglesia hizo "un enorme esfuerzo para unir a los argentinos" desde la llegada del papa Francisco.

"Fue una misa muy emotiva y muy linda. Es una aprendizaje para todos los argentinos, llegó la hora de estar juntos para siempre", sostuvo Fernández y agregó: "Debemos respetarnos, el secreto es respetarnos, no pensar igual", según lo publicado por Télam.

La misa

La convocatoria fue realizada por el presidente del Episcopado, Oscar Ojea, y Scheinig, con la intención de "rezar por la patria en el Día de la Inmaculada Concepción". Ambos presidentes -el saliente y el entrante- respondieron positivamente a la invitación de los obispos.

Mauricio Macri y Alberto Fernández, en Luján
Mauricio Macri y Alberto Fernández, en Luján Crédito: Captura

"Se los invitó a todos. Algunos confirmaron y otros no. Como el caso de Cristina", confió una fuente eclesiástica. Además de Macri y Fernández, estuvieron presentes el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y los futuros jefes de Gabinete, Santiago Cafiero, y canciller, Felipe Solá, entre otros.

No participaron de la reunión la vicepresidenta electa, Cristina Kirchner, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ni su sucesor, Axel Kicillof, como tampoco el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.