Gabriel Katopodis, el elegido de Fernández para evitar los escándalos del pasado en la obra pública

Gabriel Katopodis dejará la intendencia de San Martín para sumarse al Gabinete
Gabriel Katopodis dejará la intendencia de San Martín para sumarse al Gabinete Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Marcelo Veneranda
(0)
6 de diciembre de 2019  • 17:37

En 2011, Gabriel Katopodis ganó la intendencia de San Martín gracias a dos herejías. La primera fue, que el entonces ministro del Interior, Florencio Randazzo, le habilitó una lista para competir contra Daniel Ivoskus, hijo del por entonces intendente radical K, Ricardo Ivoskus. La norma no escrita prohibía perturbar a un distrito aliado, menos cuando Cristina Kirchner arrasaba en las encuestas. La segunda herejía fue el apoyo indisimulado que recibió de Sergio Massa, nacido en San Martín pero en ese entonces muy popular en el norte del conurbano por su gestión en Tigre y la Anses. Katopodis logró la intendencia, la revalidó en 2015 y repitió este año.

La efemérides no es casual. Katopodis pagó sus deudas. En 2013, acompañó a Massa en la creación del Frente Renovador que rompió con el kirchnerismo. En 2017, integró el Frente Cumplir con Randazzo, que enfrentó a Cristina Kirchner. Alberto Fernández, quien hoy lo confirmará como su ministro de Obras Públicas, participó como armador en ambas campañas.

La afinidad política entre Fernández y Katopodis se fortaleció durante la campaña de 2017, según señalan en ambas canteras. Los une un buen vínculo personal y una mirada humanista de la política y el Estado compartida, agregan.

Ya habían coincidido en el mismo espacio en 2003, aunque desde la asimetría. Fernández era jefe de gabinete de Néstor Kirchner y Katopodis, un funcionario de segunda línea en el ministerio de Desarrollo Social de Alicia Kirchner. En 2005 se convertiría en subsecretario de la cartera social bonaerense, entonces bajo el mando de Jorge Varela, en la gobernación de Felipe Solá. Continuó en el cargo con Daniel Scioli, hasta 2008. En el gabinete del motonauta trabaría amistad con otro joven funcionario, Santiago Cafiero, que hoy será presentado como jefe de gabinete de Fernández.

Katopodis nació en el barrio porteño de Belgrano, en 1967, pero su familia venía de San Martín, donde tenía un comercio. Llegó al peronismo de la mano de la militancia en la facultad de Derecho de la UBA y la labor con curas villeros, un vínculo que aún mantiene. Trabajando en las villas conoció a su mujer, Nancy Cappelloni, una estudiante mendocina con quien se mudó a San Martín al casarse y tuvo dos hijos. Cappelloni es la actual secretaria para la Integración Educativa, Cultural y Deportiva del Municipio.

Hincha de Boca, todavía sigue jugando en los campeonatos de GEBA. Con los años pasó de volante creativo a defensor central.

Desde el Frepaso

El desembarco político de Katopodis en San Martín fue a través del Frente Grande, luego Frepaso, pero su primera candidatura a intendente no fue la de 2011. Lo intentó con menos suerte en 2007, dentro del PJ, con un sello que pertenecía a Graciela Camaño.

Aunque las nomenclaturas y alianzas cambiaron continuamente con los años, algo se mantuvo estable en la vida política de Katopodis: la sociedad con Fernando Moreira, quien lo reemplazará como intendente cuando el nuevo ministro asuma en el gabinete nacional y se tome licencia.

Al frente de un distrito industrial, el nombre de Katopodis sonó en principio para el ministerio de Producción. Su desembarco en Obras Públicas respondería a dos razones. Por un lado, la necesidad de Fernández de no repetir los errores del pasado en una oficina que sigue alimentando investigaciones y escándalos para el kirchnerismo. Por el otro, el perfil componedor del candidato.

En todos estos años Katopodis mantuvo un discurso de contenido progresista, que evita las chicanas y las estridencias y, sobre todo, no suele "personalizar" las disputas políticas. Por eso no le quedaron enemigos declarados ni en el kirchnerismo, cuando lo enfrentó en 2013 y 2017, ni en Cambiemos, pese que cuestionó en público -y en los tribunales- las medidas de Macri y Vidal. "No es un ultra", dicen en su entorno a modo de elogio, pero pensando en que necesitará -y mucho- esa cintura política cuando le toque lidiar con los reclamos de obras de gobernadores e intendentes.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.